martes, 21 de noviembre de 2006

Aviso previo


Hoy quería, necesitaba, escribir. Pero esa misma necesidad hizo que no pudiera... Así que les comparto un sentimiento robado...

Leyendo el blog de Soberana (Sempre Soberana) encontré con que hace referencia a uno de Fulana e Beltrana sobre una Reforma Laboral (diox, cuántas referencias a blogs hay hoy, no? Que alguien me referencie!).

É, namoro deveria ter aviso prévio. Emprego não tem? Um mês antes do fim, o terminante teria que avisar ao terminado: nosso namoro vai acabar no dia tal do tal. Daí o terminado passaria esse último mês namorando meio expediente.

Traduciendo, sería algo así:

Es así, el noviazgo debería tener preaviso. El trabajo no lo tiene? Un mes antes del fin, el "terminante" debería avisar al "terminado": nuestro noviazgo va a terminar el día tal del tal. Así el "terminado" pasaría ese último mes de novio "medio tiempo".

O sea, que un mes antes de terminar nos deberíamos avisar que se acabará en exactamente un mes, y así lo podríamos aprovechar buscando otra pareja, o exprimiendo la relación, o lo que fuera.

Y suena genial, verdad? Solo que no lo limitaría al amor, sino que lo extendería a todo en la vida. Absolutamente todo...


Las cosas no valen por el tiempo que duran, sino por las huellas que dejan...

Las cosas que nunca se dicen suelen ser las más importantes...

Las señales siempre están allí, para el que puede - o quiere - verlas...

Quiero ser el truco en tus trampas, quitarme el miedo, jugar tu juego, hacer lo que no puedo... Para que me quieras como quiero.

Uno aprende a amar, no cuando cree que encuentra a la persona perfecta, sino cuando aprende a creer en la perfección de una persona imperfecta...

No sé cómo volver, pero eso no es lo peor... Lo peor es no saber si aún quiero hacerlo. -- Gorka

miércoles, 1 de noviembre de 2006

Nostalgia?


Con multitud de horas de trabajo encima, con gran deuda en el apartado de sueño, y sin haber visto a la gente que amo en demasiado tiempo, no conseguí nada mejor que hacer que visitarte aquí. Y mientras pensaba en Sueños y Corazones Divididos, resulta que la ganadora fué la Nostalgia. Y me llené con un pensamiento -sentimiento?- sobre crecer... No envejecer, necesariamente, sino crecer.

Hoy, el día me amaneció gris. Y no sé por qué, porque el sol brillaba. Pero sencillamente fué -como le dije a alguien- uno de esos días con sol, sin nubes, pero en el que la luz tiene esa cualidad extraña que le quita luminosidad. Uno de esos días donde la lluvia se respira pero no llega a verse. Y en un día gris, poco puede uno lograr más que recordar, callar, y si corres con suerte, escribir...

No es que necesariamente recordara la vida de bachiller, de universitario, de joven con todo el camino por delante, de la etapa en la que todos los que compartíamos edad luchábamos por tener pareja, tocar a la pareja, estar con la pareja, en ese orden. En verdad que no pensé en nada de eso, y ahora lo escribo sin pensarlo aún...

Quizás sea que ahora que me acerco a los 30 (buen nombre para una novela, pero nunca puedo verla), me estoy ablandando, arrugando, y entendiendo muchas cosas que antes no entendía. Ahora quizás sabría leer entre líneas historias de como el tiempo se escurre, de miedo al compromiso, de las desviaciones en tu camino, y todas las sandeces -no tanto ahora- de ese tipo.

Han pasado 13 años desde que salimos del bachillerato (algunos menos desde la universidad). Cada uno ha seguido su propio camino, y todas esas horas que compartimos durante tantos años, y aquellas tardes de juegos, fiestas y matineés se convirtieron en pasado. 13 años (más que una vida para algunos) luego de aquella despedida donde prometimos tantas promesas que quedarían incumplidas, pocas veces he visto al grupo reunido.

Falta otra reunión frente a una botella de buen vino, o de mala cerveza. Otra reunión escuchando blues o bailando salsa. Otra reunión donde todos podremos charlar y recordar. Y espero que luego de esa, falte otra. Y otra más.

De todos mis grupos hay gente a la que nunca más ví, y gente a la que sé que nunca más veré, porque a veces no es la vida la que se interpone, sino la que es interpuesta... Gente que se perdió en el mar de gente que nos ahoga, que tomó caminos que no podemos conseguir. Gente que a pesar de la amistad y la cercanía pasada, hoy son desconocidos. Y, sinceramente, todos sabemos que en nuestra vida hay gente que no nos duele perder, que sabemos que no extrañaremos.

Pero, a Dios gracias (aunque duela y aunque mal paguen!), también hay gente que sabemos que extrañaremos, pensaremos, sentiremos, toda la vida, aunque las tengamos al lado. Gente cuyo corazón y el tuyo aún laten al mismo ritmo. Gente que comparte sueños e -quizás?- imposibles. Gente que aún es, y seguro será, en lugar de fué.

Hace 13 años atrás, y algunos más también, no imaginábamos nada de esto. No preveíamos que la vida pondría otras personas en nuestro camino. Que podríamos amar tanto, odiar tanto, arrepentirnos tanto, recordar tanto... Pero aunque nunca sepamos cómo es el futuro, el pasado -al menos, lo que importa de él- siempre lo recordamos. Y gracias a lo selectiva que es la memoria y el corazón, siempre es bonito. A pesar de todo, siempre es bonito.

Y qué puedo hacer si el gris hoy me impulsó a escribir esto, mas que escribirlo? Qué puedo hacer sino pensar en que quizás estoy así por el pasado que no se va, el presente que no rinde, el futuro que no promete?

El desierto de la vida se cobra un precio en todo aquel que lo atraviesa: se cobra equivocaciones; se cobra aprendizaje; se cobra decepciones, enfermedades, arrugas, muertes; se cobra amores perdidos, alejados, olvidados, deseados, no encontrados... Supongo que tras tanto pagar, a todos se nos grisee un día de vez en cuando, y a mí me tocó hoy.

Sé que no podemos regodearnos en nuestra miseria, real o solo sentida. Sé que no podemos ponernos a coleccionar heridas eternamente sangrantes. Sé que no debemos ver gris un día azul, pero es que a veces eso es lo único que se puede hacer. Peor, a veces es lo único que se quiere hacer.

Siempre recomiendo que recuerdes lo que has vivido, los besos que te han dado, los paisajes que has descubierto, las risas que has intercambiado, los logros que has logrado. Siempre insisto en que visualices aquel atardecer que te emocionó, y hubieras deseado saber pintar; esa caricia que se te regaló de forma inesperada; esa paz que algún día viviste.

Pero yo, en este día gris, no puedo -quiero- pensar en lo vivido, sino en lo que no se vivirá. Elijo no recordar los besos recibidos, sino soñar con los que no han sido. No recordar los paisajes vistos, sino anhelar los que nunca presenciaré. Obviar las risas, los logros, las caricias, y sólo recordar todo lo contrario.

Quizás es que estoy en esos días. O quizás sea que llevo muchos fines de semana sin enchufarme en las venas una tanda de películas que me hagan amar la vida de nuevo. Aunque ahora, vistas desde el lente del recuerdo, pareciera que solo me ponen más nostálgico.

Quizás me niego a ver mis recuerdos felices, o es que sé que solo son eso, recuerdos. Quizás es que estoy atrapado en una lucha perdida conmigo mismo, con los "y sí...". Quizás sea que esta semana ni el trabajo me ha dado sonrisas. Quizás, solo sea que hoy fué el día que los pensamientos, los recuerdos, los sentires, eligieron para morderme el alma.

Les guardo los sueños, los corazones y las locuras para otro día más luminoso. Besos a tod@s.


¿Qué dices ahora, tristeza? ¿Cruzamos las armas?... -- Trini Reina

Conocí los amigos de mis padres... Los que dejaron con los años... y los juegos sin terminar... Y uno a veces solo le quedaba quedarse quieto y escucharlos hablar... -- Jeca

Hay que preguntarse constantemente si hay una manera mejor de hacer las cosas. Porque la mayoría de las veces, la ha habido.

La vida es lo que ocurre mientras estás ocupado haciendo otros planes. -- John Lennon

Creo que escribimos nuestras propias historias. Y cada vez que pensamos que conocemos el final... Nos equivocamos. -- Stacy (Little Black Book)

Soledad. Libertad. A veces, una es el precio de la otra. -- Carmen Martín Gaite

Lo que llamamos destino sale de los hombres, no entra en ellos desde fuera. -- Rainer María Rilke

Es una mierda que haya que morirse. Uno menos al que dar un abrazo... -- La Gata Azul

Ten Fé en el mañana, religión aparte. -- Miauu

Aún con los días grises me siento admirada de saber que persigo sueños. -- Jeca