lunes, 31 de diciembre de 2007

Year Over


Inicialmente el escrito se iba a llamar "Game Over", que para los no iniciados es el cartelito que sale cuando pierdes en casi cualquier juego de video existente (o sea que vendría significando algo como "Fin del Juego"). Quién en su vida de videojugador no ha visto al menos una vez la pantalla de "Game Over"?

Bueno, pues por lo particular de la fecha, y por lo cercano del fin de año, no obtuvimos un "Game Over" sino un "Year Over" ("Fin del Año". Soy genial. Lo saben y lo admiran).

Pero volvamos al juego...

Veo con gran preocupación, igual que muchos otros padres, la cantidad de tiempo que los niños de hoy en día pasan frente a la televisión. Y sé, porque ya le gusta, que cuando mi bebé crezca pasará (invertirá? gastará? malgastará?) muchas horas frente a los videojuegos.

Nada como ser padre para entender a los padres. Recuerdo las quejas de mi mamá y mi abuela por las horas que le dedicaba a los videojuegos (en el Atari, primero, luego en la Computadora, seguidos por casi cualquier otra cónsola). "Sal a jugar", decían. "Pero es que estoy jugando!", retrucaba yo.

No tengo idea de cuántas horas habré usado (por no discutir si las invertí o las malgasté) jugando videojuegos: toda la vida me gustaron, aún me gustan, y no sé si han influido en que sea un descastado social. Pero el caso es que lo pasé bien, y aún lo hago. Y sueño con pasar horas jugando videojuegos con mi hijo (Y rol. Y miniaturas. Y...).

El detalle está en que cada día uno se vuelve más consciente de que las horas no regresan. Hoy en día pienso en las 60 u 80 horas que he de invertir para terminar un juego (sí, nos consta: los juegos ahora llevan la cuenta), y me doy cuenta de que eso significa 3 o 4 días continuos dedicados al videojuego en cuestión.

O sea, 3 o 4 días de no socializar, de no conocer chicas, de no crecer como persona (más allá del desarrollo en tu imaginación, que puede ser discutible en el mejor de los casos, y de tu coordinación y habilidad manual, que sí está comprobada), de no evolucionar (a pesar de que tu personaje en el juego haya ganado un montón de niveles).

Si acaso, lo más aceptado en nuestro hispanoparlante país sería que a punta de leernos los manuales aprendemos inglés...

Todos hacemos actividades solitarias (malpensados!) de vez en cuando, y a veces más a menudo de lo que deberíamos. Pero no todas esas actividades solitarias están tan mal vistas como los videojuegos. Haciendo algún deporte, al menos te mantienes en forma. Leyendo algún libro, al menos aumentas tus conocimientos. Robando bancos, al menos ganas un buen dinerito. Pero qué pasa con el tiempo que invertiste en un juego, cuando lo terminas o lo abandonas?

Para los verdaderos jugadores, ese tiempo no fué malgastado. Fué invertido. Jugar videojuegos a lo mejor es lo que nos permite aguantar el día a día. Es lo que evita que vivamos metidos de cabeza en un psiquiatra o un psicólogo.

No, no es una excusa. Pero entiendo que no me la compren. A veces, ni yo lo hago.

Al final de todas esas horas, ni siquiera te queda una satisfacción que la sociedad acepte. Por mucho que te sientas orgulloso de la lista de 300 juegos que has teminado (en serio. Tengo la lista completa de los juegos que he terminado. Apenas sepa cómo, la publico!), no serás famoso por ello (excepciones aplican), ni serás más atractivo sexualmente, ni te admirarán millones de personas. Con el deporte, con el trabajo, con un blog (jejeje), eso sí puede pasar.

Y ni hablemos de los juegos online, de los mundos completos de fantasía digital en los que puedes ahogar una vida que quizás no te llene, cambiándola por una más heróica. En verdad, me da miedo pensar en el tiempo que puedo invertir en eso si no me controlo...

Hoy en día he optado por las dos salidas que más me han convencido. La primera, jugar solo de noche, una o dos horas. Así no le quito tiempo a nadie, y lo único que pierdo es sueño, que al fin y al cabo tampoco me ayuda a ganar más experiencia. Si acaso, le quito tiempo a escribir aquí...

La segunda, jugar mayoritariamente juegos multijugador, si son cooperativos, mejor. Así, aunque gaste las mismas horas que antes, al menos ahora las puedo contabilizar como "horas sociales". Estoy interactuando con un grupo, no?

Lo que me asombra, y hasta asusta un poco, no es pensar en las horas a las que juego, o si sufriré de algún desorden mental por hacerlo, sino el hecho de que al parecer es una práctica común esto de jugar a deshoras: mucha gente de la Generación Atari lo hacen. No estamos solos en el mundo (hay hasta una Asociación Profesional de Gamers de Venezuela)... Aterrador, no es verdad?

Piénsenlo...

Y bueno... Saben que lo están esperando.

Feliz Año, y GAME OVER...


(Para leer un artículo bien interesante al respecto, lean la sección Salud de la revista Estampas del día 30 de Diciembre de 2007).

(Sobre los "Game Over")
Cómo olvidar al perro imbécil de Duck Hunt de NES cuando fallabas al darle a un pato.
-- Videojuegos Ecuador (Los Game Over)

Si te compras un videojuego yo nunca voy a salir embarazada. -- Jenny Quartarano a su esposo

¿Por qué lo hago? Imagino que por entrar a un mundo distinto, convertirme en capitán de un equipo de fútbol, comandar una batalla. Son minutos en los que te liberas del clima político del país, del tema de la inseguridad que vivimos a diario… Puedes convertirte en todo un estratega con sólo mover los dedos. -- Franklin Velásquez


domingo, 30 de diciembre de 2007

Bésame mucho


A veces, me dejo llevar por la fantasía.

ok, a menudo.

ok, casi siempre.

Normalmente, las fantasías son nuevas cada vez. Algunas de ellas las olvido pronto, como hacemos con casi todo. Otras duran un poco más, y a veces llegan hasta aquí. Y otras pocas más reinciden, creciendo y completándose un poco más cada vez.

Una de las que reinciden ocurre en una fiesta: estoy karaoketando, en una tarima, y la gente está bailando, bebiendo, hablando, pasándola bien. Comienzo a cantar Simarik, de Tarkan, y todo marcha a las mil maravillas. De pronto, en el descanso a mitad de la canción, comparto mi idea:

"Saben que Simarik significa 'beso' en árabe? Pues eso es lo que vamos a hacer. Chicos, quédense quietos: prohibido moverse. Chicas, cada vez que haga el sonido de un beso durante la canción, busquen a ese alguien especial, a esa persona a la que quieren besar, a la que besan a diario, a la que no se han atrevido a besar, a la que nunca habían pensado besar, y bésenlo. En los labios, en la mejilla, en la frente, en el alma, en donde quieran, pero compartan un beso, un sueño, una locura, y hagan especial esta noche!"

En mi imaginación, todo termina muy bien. Qué pasaría en la realidad?

* * *

En la realidad, Simarik significa 'consentida' en turco. Y quizás, en la realidad, mi ideota no tendría una recepción tan cálida como la imagino. Al menos, no sin mucho alcohol de por medio.

Las inhibiciones nos limitan, y evitan que mostremos nuestro verdadero "yo", incluso a nosotros mismos. Ellas y nuestros miedos quizás sean los culpables de que nos quedemos sin disfrutar una buena parte de nuestras vidas.

Cuántas personas no conoces que, quizás, no te gustan, pero a las cuales no eres totalmente indiferente? Cuántas personas no hay en tu vida con las cuales no quieres una relación pero sí un beso, sí una noche de sentimientos, de conocer más a esa otra alma?

Bueno, o quizás sí quieras más que eso...

Mucha gente, al leer los escritos de otra persona, se asombran y dicen "Hey! Es increíble que todo esto salga de tí! Realmente no te conozco!". Si eso ocurre leyendo unas cuantas líneas, imagina lo que pasaría si en verdad te acercaras a esa persona especial, que por alguna razón que no logras entender no es exactamente igual a los demás, que distrae tu atención, que te conmueve y te llena de dudas...

* * *

Si quieres, no te sinceres conmigo. Pero sincérate contigo. Y, al menos muy en el fondo, respóndete esta pregunta: hay alguien a quien desearías besar?

Por qué no lo haces?


Bésame, bésame mucho,
como si fuera esta noche
la última vez
-- Consuelo Velázquez (Bésame mucho)

Si tuvieras un chance,
una oportunidad,
para obtener todo lo que alguna vez deseaste,
un momento,
lo aprovecharías o simplemente lo dejarías escapar?
-- Eminem (Lose Yourself)

viernes, 28 de diciembre de 2007

Frente al Espejo


No han sentido que, a veces, la vida que viven es ajena a ustedes? Que, a veces, como dice una amiga, es la vida la que te vive a tí, y no tú a ella?

No han querido tomar las riendas de sus vidas, y hacer las cosas que en verdad desean? No se han dado cuenta, de repente, de golpe, del hecho de que sólo se vive una vez, y que es nuestra oportunidad de vivir felices la que estamos dejando escapar?

Siempre tenemos la posibilidad de vivir de forma distinta a como lo hemos venido haciendo, a como lo hacemos en este momento. Todo lo que tenemos que hacer es organizar nuestras prioridades, nuestros deseos, nuestras creencias, y vivir acorde a ellas. Como cuando éramos niños...

Los niños andan en patineta, en patines, en bicicleta, y los adultos no. Y eso ocurre porque no puedes andar sobre la patineta con cuidado, en patines con miedo a caerte, en bicicleta con respeto por la velocidad. Debes entregarte completamente y sin reservas para ser capaz de hacer algunas cosas. Si te detienes un momento a pensar "podré?", "me equivocaré?", pierdes.

Amar es así. Vivir es así.

Cuando eres joven tomas las decisiones con el corazón. No te detienes a pensar en los "peros". Cuando eres joven disfrutas a toda hora de todo. Disfrutas cada instante. Cada momento trae nuevos retos, y cada reto nuevas esperanzas.

A medida que crecemos, perdemos cosas buenas en lugar de ganarlas. De niños, creemos en el amor y en que todo lo puede; a medida que crecemos, aprendemos que el amor no siempre se paga con amor, que no siempre conquista todo, y lo peor, que no siempre es amor; aprendemos que no podemos saber cuánto nos ama otra persona, y luego nos enteramos que quizás no podemos estar seguros ni de nuestro propio amor.

Hemos perdido la fe, hemos perdido la capacidad de asombrarnos.

Soñar con volar? En verdad no lo crees. Ni en la Magia.

Jugar por jugar? No. Hay que llevar los puntos, y jugar para ganar.

Pensar en ella? En verdad, lo crees?

Esta vida agridulce se divierte haciéndonos recorrer caminos equivocados, sabiendo que no tendremos un segundo chance. Porque lo creamos o no, existe un momento para cada cosa. Sólo podemos tomar la decisión de cambiar el rumbo cuando hemos llegado a donde el camino se divide. No antes. No después.

(Aunque siempre podemos dar una vuelta en U, aunque sea ilegal, verdad?).

Y es por eso que tenemos que distinguir entre las cosas que enriquecen nuestras vidas, y las que sólo nos proporcionan una sensación de satisfacción temporal: diferenciar entre las cosas que queremos, y las que necesitamos.

Y es que nuestro corazón es libre. Sólo necesitamos tener el valor para recorrer el camino que nos marca. Sólo tenemos que estar seguros de actuar por la razón correcta.

Normalmente, y aunque suene egoísta, esa razón somos (o deberíamos ser) nosotros mismos.

No hay nada de malo en que hayan razones por las cuales vivir, caminos que debamos seguir, reglas que debamos cumplir. Lo malo es cuando esas reglas hacen que nos olvidemos de lo que nuestro corazón nos dice. Y eso pasa: en algún momento olvidamos quienes somos, y comenzamos a vivir por los demás. El miedo al "qué dirán" impide que muchas personas tomen una decisión personal.

Es tu vida. Es tu felicidad. Que la logres o no solamente depende de tí, de tus decisiones: eres tú la principal persona que disfrutará o sufrirá los frutos de tus elecciones.

(Y, como dijo alguien, no hacer una elección, es una elección en sí mismo).

Saber hacia dónde queremos dirigirnos en la vida, y estar dispuestos a trabajar duro y jugar limpio para llegar allí, creo que es el secreto de la felicidad.

(Piensa en lo que harás con lo que quieres cuando lo tengas).

O como leí en un libro de rol: "El secreto de la vida está en tratar de ser felices, de hacer lo que nos llene, lo que queramos, sin dañar a los que nos rodean". La dijo un bardo sin nombre, en un libro sin página.

Así que párate, y comienza a vivir tu vida en vez de un pálido reflejo de ella. Decide, actúa, muévete.

Tal vez este no sea el mejor momento para reprocharse todo lo que se pudo haber hecho mejor; eso no va a ayudarte a cambiar lo que sucedió. Pero debes darte cuenta de que el tiempo se desliza entre tus dedos.

Eres tú quien debe hacer tus sueños realidad. Eres tú quien debe hacer que la vida que vives esté hecha para tí. Eres tú quien debe asegurarse de que la melancolía no logre entrar en tu vida, no se apodere de tí, no te deje incapaz de vivir el presente por estar sufriendo el pasado.

Te invito: haz una locura (si quieres, conmigo: me ofrezco), comete un error, haz una tontería, gasta algo de tiempo haciendo algo inútil, canta y sonríe bajo la lluvia...

Y luego, vive tu vida.


Muchas veces la mejor manera de ganar es olvidarse de anotar los tantos. -- Marianne Espinosa Murphy

Qué bueno sería levantarse un día y ver que la vida de uno depende de uno. -- Quino

El hombre correcto es aquel que, estando solo, no hace lo que no debe hacer estando acompañado. -- Antonio León

Muchos de vosotros sabéis que vivo mirando una estrella, siempre en estado de espera; que bebo a la noche ginebra, para acordarme de ella… que me gusta mojarme y poner toda la carne en el asador, las citas a ciegas y las frases hechas, las mujeres fáciles y las relaciones difíciles; reírme de mi suerte y tocarle el culo cuando me da la espalda. -- Soy Leyenda (Yo, minoría absoluta)

Es como un sueño, sin principio ni final. -- Madonna (Like a Prayer)

Sí, están compartiendo una bebida llamada soledad, pero es mejor que beber solo. -- Billy Joel (Piano Man)

Los aspectos aleatorios de nuestras vidas se juntan de vez en cuando. -- Duran Duran (Point of No Return)

Cuándo te darás cuenta de que sólo ocurrió que el momento no fué el correcto? -- Dire Straits (Romeo & Juliet)

El tiempo está hecho de memorias. -- Nelly Furtado (I Will Make You Cry)

Algunas personas oyen sus propias voces interiores con gran claridad y actuan según lo que oyen. Esas personas se vuelven locas o se convierten en leyenda. -- Leyendas de pasión

Ahora simplemente me aferro a algo largo tiempo ido. -- Blondie (Maria)

Aún creo que algún día tú y yo nos encontraremos enamorados de nuevo. -- Mariah Carey (I Still Believe)

martes, 25 de diciembre de 2007

Preferidos


Acabo de conocer a una chica a la que ví por primera vez hace ya algún tiempo. He de reconocer que si a alguien provoca conocer es a ella, pero no vengo a hablarles de esto, sino de un par de cosas que ocurrieron mientras nos presentábamos.

Primero, ella me preguntó si todo lo que estaba leyendo en mi blog era mío. Y, por si hay dudas, debo aclararles la situación al resto: todo lo que está escrito en este blog es de mi autoría, con la excepción de las frases finales de cada escrito (aunque también hay ahí algunas mías de mí), y unos pocos escritos ajenos que me han gustado tanto que quise compartirlos con ustedes; dichos escritos ajenos están identificados en la medida de lo posible, con todo y su autor siempre que he podido, y están agrupados en la etiqueta Externo.

Segundo, me pidió que le dijera el que más me gusta de todos mis escritos, para leerlo. Y me sorprendió lo lógico de su petición: no todo lo que está aquí tiene la calidad que desearía, y capaz que si un pre-fan lee uno de mis escritos chimbos, no se anota a seguir leyendo; así que por qué no tener una recomendación? Bueno, pues le hice caso: recorrí mis escritos y marqué los que más me han gustado con la etiqueta _Preferidos (con un underscore para que esté de primera en la lista de etiquetas). Así, de ahora en adelante, podré decirle a los nuevos reclutas que lean mis preferidas, si quieren comenzar por algún sitio.

(tarea para ustedes: chisméenme cuál de mis escritos les ha gustado más, para saber qué recomendar)

A pesar de que algunos de los escritos ajenos del blog están entre mis escritos preferidos, no los agregué a esa etiqueta. Digamos que en preferidos están escritos solo míos: quizás obras originales, quizás desahogos, quizás solo recuerdos llenos de nostalgia, pero el caso es que son míos, y me gustan.

Bueno, niños y niñas, no me pego mucho rato más hoy. Es Navidad, y eso significa fecha para pasarlo con la gente querida e importante, y pretendo sentarme a jugar carritos con el más importante y querido para mí. Espero que se hayan portado bien, y que el Niño Jesús les haya traído muchos regalos...

Y que alguno de esos haya sido para mí. Espero tu regalo.

Feliz Navidad...


Cónchale... Leerte es escucharte. -- Vanessa

Nunca nos ocurre nada relevante luego de que cumplimos los doce años. -- J. M. Barrie

Pero papá, Santa Claus no te trajo ningún regalo?
Cada año le he pedido el mismo regalo, y siempre me lo ha traído: tu felicidad.

-- Goofy e hijo

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Oompa-Tevé


Hemos aprendido algo primordial,
Algo que a los niños les hace mucho mal,
Y eso es que en el mundo no haya nada peor
Que sentarles frente a un televisor.
De hecho, sería muy recomendable
Suprimir del todo ese trasto abominable.

En todas las casas que hemos visitado
Así a los pequeños hemos encontrado:
Absortos, dormidos, casi idiotizados,
Mirando la tele como hipnotizados,

Con los ojos fijos en esa pantalla
Hasta que sus órbitas parece que estallan.
(Ayer vimos algo que aterra y asombra:
Seis pares de ojos rodar por la alfombra.)

Sentados mirando, mirando sentados,
Parecen de veras estar hechizados.
Borrachos de imágenes, ahítos de ruido,
Ciegos y atontados y reblandecidos.

Oh, sí, ya sabemos que les entretiene
Y que por lo menos quietos les mantiene.
No gritan, no lloran, no brincan, no juegan,
No saltan ni corren, tampoco se pegan.

A usted eso le da mucha tranquilidad,
Es libre de hacer muchas cosas, ¿verdad?
Mas yo le pregunto, ¿ha pensado un momento
Para qué le sirve a su hijo este invento?

¡LE PUDRE TODAS LAS IDEAS!
¡MATA SU IMAGINACIÓN!
¡HACE QUE EN NADA, NADA CREA!
¡DESTRUYE TODA SU ILUSIÓN!
SU POBRE MENTE SE TRANSFORMA
EN UN INÚTIL REFLECTOR
CON VER FIGURAS SE CONFORMA,
¡NO SUEÑA, NI EVOCA, NI PIENSA, SEÑOR!

«¡Muy bien!», dirá usted, «¡Muy bien!», gritará,
Mas si nos llevamos el televisor,
¿Qué haremos en cambio, qué se les dará
Para mantenerlos en orden, señor?

A esa pregunta yo responderé
Con otra, que es ésta: Los niños, ¿qué hacían
Para divertirse, cómo entretenían
Sus horas de ocio, qué los mantenía

Tranquilos, contentos, quietos y callados,
Felices, absortos y atentos
Antes de que este diabólico invento
Se hubiese inventado?

¿No lo recuerda? Se lo diremos
En voz muy alta, lo gritaremos
Para que acierte a comprender:
¡SOLÍAN... LEER, LEER, LEER!

LEÍAN y LEÍAN y procedían
A leer aún más. Y todo el día
Lo dedicaban a leer libros, y por doquier,
En bibliotecas y estanterías,
Sobre las mesas, en librerías,
¡Bajo las camas siempre había
Miles de libros para leer!

Historias fantásticas y maravillosas
De fieros dragones y reinas hermosas,
De osados piratas, de astutos ladrones,
De elefantes blancos, tigres y leones.
De islas misteriosas, de orillas lejanas,
De tristes princesas junto a una ventana,
De valientes príncipes, apuestos, galantes,
De exóticas playas, países distantes,
Historias de miedo, hermosas y raras,
Los más pequeñitos leían los cuentos
¡Historias que hacían que el tiempo volara!

De Grimm y de Andersen, de Louis Perrault.
Sabían quién era la Bella Durmiente,
Y la Cenicienta, y el Lobo Feroz.
Las Mil y Una Noches de magia nutrían
Con mil y una historias sus ensoñaciones.
La gran Scheherezade de la mano traía
A Alí Babá y los Cuarenta Ladrones,
A Aladino y su lámpara maravillosa,
Al genio que otorga deseos e ilusiones
Y mil aventuras a cual más hermosa.

¡Qué libros más bellos leían
Los niños que antaño vivían!
Por eso rogamos, por eso pedimos
Que tiren muy lejos el televisor,
Y en su sitio instalen estantes de libros
Que llenen sus horas de gozo y fervor.

Ignoren sus gritos, ignoren sus lloros,
No importan protestas, ni quejas, ni llanto.
Dirán que es usted un malvado y un ogro
Con caras de furia, de odio, de espanto.

Mas no tenga miedo, pues le prometemos
Que al cabo de pocos, de muy pocos días
Al verse aburridos, diciendo, «¿Qué hacemos
Para entretener estas horas vacías?»,

Irán poco a poco acercándose al sitio
Donde usted ha instalado esa librería,
Y cogerán un libro de cualquier estante,
Lo abrirán con cautela, recelosos primero,
Pero ya superados los primeros instantes
No podrán apartarse y lo leerán entero.

Y entonces, ¡qué gozo, qué dulce alegría
Llenará sus ojos y su corazón!
Se preguntarán cómo pudieron un día
Dejarse embrujar por la televisión.

Y al correr los años, cuando sean mayores,
Recordarán por siempre con agradecimiento
Aquel día feliz, aquel fausto momento
En que usted cambió libros por televisores.


Original de Charlie y la Fábrica de Chocolate,
de
Roald Dahl (site oficial).
Tomado de los
Libros del Rincón.

lunes, 17 de diciembre de 2007

45


Bueno, pues otro numerito.

Hagamos historia: El 17 de Julio Lómëanor pasó de las 1.000 visitas, luego de unos meses abierto. El 6 de Agosto, menos de un mes después, pasamos de las 2.000, y me llené la boca diciendo "vamos a por los 10.000".

El 16 de Diciembre (o sea, ayer. Cuatro días después del cumpleaños de Lómëanor) pasamos de las 20mil visitas. Menos de cuatro meses después de la última medida.

Sean sinceros: en verdad les gusta tanto leerme?

Comparado con otros blogs, como Busco Novia, que normalmente tiene más de mil COMENTARIOS por artículo (yo ni por error llego a cien VISITAS por artículo), mi alegría no pasa de ser alegría de tísico. Sin embargo, es alegría al fin.

(aunque ya sé cómo aumentar las visitas de desconocidos! Sólo diré que tengo fotos de María Conchita Alonso desnuda! Al parecer, lo mejor que nos ha llegado de Cuba atrae las visitas igual que los desnudos a los lectores!)

Así, este es un escrito de celebración. Celebramos ya el añito de edad. Celebramos las 20mil visitas. Celebramos más de 100 artículos publicados (y eso que aún me falta pasar unos cuantos de los viejos... Ya les avisaré cuando termine). Celebramos que Lómëanor sale cada vez más arriba si lo buscas por Google. Celebramos incluso que ya tengo presidenta del club de fans! Si tuviera dinero, les invitaba para irnos de celebración.

Gracias por leerme.

Sin embargo, también es un escrito de tristeza. O de anti-celebración, si así lo quieren ver.

Los que nos han leído, a mí y a otros blogueros, saben lo que sentimos por nuestros blogs. Pocas cosas hay tan malas, para alguien que tiene parte de su vida en una computadora, como el hecho de que su disco duro decida morir sin avisar, momento en el que se pierden documentos, fotos, recuerdos y momentos.

Imaginen lo que sentiremos si nos cierran nuestro blog...

Lycette Scott me escribió hace unos días para decirme que Blogger bloqueó el acceso a su blog, quizás por alguno de sus escritos... Sólo presume, pues Blogger ni siquiera le dijo por qué ocurrió, o si es un error técnico, o qué. Quizás le toque abrir un nuevo blog, con la consiguiente pérdida de escritos y lectores.

(Lycette, si te mudas, avísame a dónde, y allí estaré).

El caso es que, ni corta ni perezosa, la Negra escribió un post sobre lo que le pasó, a ella y a otros más, y levantó su voz digital iniciando un movimiento de protesta.

Y como los blogueros somos como los motorizados, que si atropellas a uno te rodean todos los de la ciudad, pues con solidaridad y orgullo me uno al movimiento: si revisan mis imágenes, verán una que dice "NO al error Blogger bX-rh26vj en blogs venezolanos!", con un link al post de Lycette.

Que triste saber que tu blog, tu lugar, tu hijo, pende de un hilo. Elegí a Blogger, a pesar de las quejas que he oído, por mi fiel adoración por Google. Aún hoy en día confío que corrijan los fallos técnicos que puedan haber causado, o causar en un futuro, pérdidas de información. Sin embargo, saber que siempre podrán cerrarte si publicas algo que no les guste, sin decirte por qué, no hace sino llenarte de inseguridad.

Será que Internet es como Venezuela, que es de todos...? De todos los que bailan al son del dueño de verdad?

(si me cierran por decir esto, asumo que me mudaré y me pondré a pasar a mano los artículos de este site. Espero verlos por allá... Pero no me busquen en Blogger si eso ocurre!).

(alguien que me diga cómo sacar backups del blog, por favor?).

En fin... Seguiré con mi sueño de que Google tiene tanto dinero, y domina a tal punto Internet, que ya no se preocupa de lo que podamos escribir, y no nos cobrará por quedarnos en nuestro blog.

(al momento de cerrar este artículo, por mera casualidad, me enteré que la Negra ya había podido solucionar su problema y tenía su blog on-line. Shame on Blogger, por obligarnos a actualizarnos sin avisarnos).

(Lycette, me alegro que no haya sido nada más serio. Avísame si sigo con el Banner. Y por favor, avísale a los chicos de tu lista cómo corregir el problema).

Felicidades a esos nuevos blogueros que se nos han unido a vivir una vida un poquito distinta. A los que no son tan nuevos, felicidades también por haberse atrevido, y por mantenerse aún. Y a los que leen, gracias por hacerlo, por formar parte importante de la familia bloguera, pues sin nadie que nos leyera, quizás no escribiríamos.

Familia, a ver cuándo nos reunimos a tomarnos unas copas juntos. Mientras, sepan que aquí estamos, y aquí seguiremos.


Cristóbal perdió el tiempo, no sabe hace cuanto… y tampoco le preocupa si demorará en hallarlo porque sencillamente, no tiene tiempo para ocuparse de eso. -- Parábola de una pretensión caprichosa

Faltaba un cuarto genio
que le dijera al tercero si lo hacía bien.
Era el más importante,
pues la magia del color necesitaba un juez.
Y así fué como nació el televidente.

-- Anuncio de Venevisión

Frotad la epidermis de un escéptico y casi siempre encontrareis debajo los nervios doloridos de un sentimental. -- Lua

En el eco de las miserias se mueve la pelambre del cadáver en descomposición de un perro al borde de la carretera, colocado ahí para no estorbar el paso de los autos. -- El Gran Mitote (El eco de las miserias)

Lo ideal sería encontrar a una persona con quien compartir vivencias, pero es maravilloso encontrar a alguien con quien compartir un sueño. -- Luna y Dragón (Comprar un Sueño)

sábado, 15 de diciembre de 2007

Cinco personajes de Animé


Por la web en estos momentos está ocurriendo un Meme (que frase tan sonsa. Siempre hay algún meme en Internet) sobre los cinco personajes favoritos en animé de los autores de los blogs. Yo me enteré por El Mundo Según JuanCPovE y no quise dejar pasar esta oportunidad por alto, así que aquí van mis 5 personajes predilectos:

Quizás un poco impulsivo, pero recordemos que es solo un niño. Es el protagonista ideal de un animé ideal (excepto, quizás, por el final). En verdad, no me esperaba que Fullmetal Alchemist fuera así: fué la sorpresa más sorpresiva desde El Quinto Elemento.

Definitivamente la novia que siempre he querido tener: elfa, cuchi, capaz... Sencillamente perfecta. Record of Lodoss Wars probablemente sea el animé más correcto que he visto de Fantasía Épica (se mueren buenos, malos y neutros. El primer malo era bueno, la segunda no es mala, y el tercero es mejor que los protagonistas. Y el prota? No es todopoderoso, sino que va subiendo de nivel en cada capítulo).

Luego de los animés que recuerdo como REALMENTE viejos (Mazinger Z, Dai Apolón, Capitán Centella...) hay unos cuantos no tan REALMENTE viejos, pero aún así antediluvianos, como Robotech, Galáctico, el Gladiador, el Vengador, Super-Magnetrón... Y Cobra. Este es el personaje preferido de muchos de mi generación, y con razón (quiero implantarme una psico-arma). Al que no haya visto la serie, se la puedo quemar.

Mi preferido de las chicas de CLAMP, así como el de muchas otras personas. Esta cuchitura de animé narra las peripecias de una niña muy particular, en su lucha por atrapar las cartas Clow. Contar la historia solo la desmerecería, así que véanla, y pierdan neuronas riendo con "Touya, Tomoyo, Yukito, Toyota... Faltó Mitsubishi!".


A pesar de su abrupto final (que siempre ha dado de qué hablar), este animé de Fantasía Épica es excelente. Guts es el guerrero berseker ideal, y el resto de la Banda del Halcón arman un buen party. La trama es original y está muy bien contada.


Por ahí hay unos cuantos más que trataron, pero creo que no llegaron: Mayor Motoko Kusanagi, de Ghost in the Shell. Unos cuantos de Escaflowne (gatas! hmmm...), El Gladiador (el robot! cuenta como personaje?).

Bueno, pues ahí tienen a mis favoritos. Ninguno de Evangelion (ya pueden venir y golpearme, si se atreven!), ninguno de Dragon Ball (nunca me decido entre Piccolo y Vegeta), ningún Caballero del Zodíaco (odio a Seiya, y no me decido entre Shiryu e Hyoga)... Pero casi todos de animés muy conocidos. Qué les puedo decir? Soy muy comercial...

Bueno, lectores, imítenme y avísenme (como a mis memeros conocidos les gusta el animé, pues ya se quejarán de que es culpa mía que estén escribiendo). Y los personajes que haya dejado en el tintero, que me disculpen. Besos...


Para obtener, algo de igual valor se debe perder. Esta es la Ley de la Equivalencia de Intercambio de la Alquimia. -- Alphonse Elric (Fullmetal Alchemist)

Crecer no necesariamente significa dejar de lado las cosas de niño. -- Something Positive (2005-09-28)

Echen paja! No quiero moriiiiiir! -- Cobra.

viernes, 14 de diciembre de 2007

¿Cómo sería todo?


Cada día al salir del trabajo, en lugar de ir a la entrada más cercana del subterráneo (del Metro, como le conocemos en Caracas) me gusta caminar a la siguiente estación, o a la siguiente a esa, sólo para tener algo de tiempo para mí. No es que no disfrute del tiempo de la gente que me rodea, pero a veces uno sólo quiere estar consigo mismo, y entre tu pareja, tus amigos, tus compañeros de trabajo, las prisas, los apuros y los problemas, sencillamente no te da chance de pararte un momento a escuchar la música que te rodea.

Durante estas caminatas, mientras veo el cielo cambiar de azul a rosado a negro (o lo veo negro de una vez. A veces el trabajo no lo suelta a uno tan pronto como se desearía) pienso en muchas cosas. Pienso en la vida. Pienso en la gente. Pienso en tonterías. Y muchas veces pienso en cómo sería todo. La caminata me da suficiente tiempo para pensar, para preguntarme, y para arrepentirme. Y los pensamientos y las preguntas me ayudan a no aburrirme en la caminata, y a curar un poco mi alma.

¿Cómo podría haber sido diferente mi vida? ¿Qué habría pasado si hubiera elegido otra universidad, otra carrera, otro grupo de posibles amistades? ¿Qué hubiera pasado si hubiera admitido mis sentimientos antes?

A veces pienso que todo pasa por una razón. Que sólo somos fichas en un tablero. Pero otras veces pienso que esta manera de pensar es estúpida y fatalista, y que sólo me viene a la mente tratando de que me arrepienta menos.

No creo tener remordimientos de nada de lo que ha pasado en mi vida, aunque creo que sí los tengo de varias de las cosas que no llegaron a pasar, sobre todo aquellas que ahora no es probable que ocurran.

¿Nos habríamos mantenido juntos? ¿Todo habría funcionado? ¿Nos habríamos dicho que nos amábamos?

¿Por qué no te lo dije antes? ¿Por qué nunca me lo dijiste?

No sé si lo sabía, o si tú lo sabías... O si siempre lo supimos. O cuánto. Supongo que es culpa de los dos por no compartir nuestros sentimientos, aunque creo que de alguna forma sabíamos qué sentía el otro.

¿Qué debemos hacer para que las cosas que queremos se mantengan con nosotros? Es una respuesta que no tengo. Y la respuesta de "disfrutar lo que tenemos mientras lo tengamos; decirle a la gente cuánto la amamos antes de que sea tarde; avanzar en la vida hasta que queramos, pero sin olvidar crecer como persona", a veces me suena simplemente estúpida.

Quizás las cosas ocurran para mejor. Quizás nuestras vidas, tal y como son hoy, son la mejor salida que uno puede desear. Pero somos humanos, y no podemos (al menos yo no) dejar de pensar en cómo sería todo, ni dejar de arrepentirnos, aunque todo esté bien.

Quizás nunca lo sepamos.

Hay tantas cosas que salen de nuestras vidas... Algunas de ellas, ni lo notamos. ¿Han echado de menos a sus compañeros de preparatoria? ¿Se acuerdan de los nombres de todos ellos? ¿De sus sueños? Otras, nos duelen en el alma para, quizás, toda la vida. Y seguramente ninguna se tome el tiempo de despedirse de nosotros, de decirnos lo que quieren decirnos, que quizás sea lo mismo que queremos escuchar, y quizás cambie todo.

Al contrario, tienen la mala costumbre de hacerlo cuando ya es muy tarde. Y lo malo es que, aún cuando "muy tarde" es otra frase que me suena sencillamente estúpida, eso no la hace menos verdadera o dolorosa.

Cuando las cosas vienen a despedirse, o a pedir que no las dejemos despedirse, siempre lamentamos que no hayan venido antes. Antes de que nos olvidáramos de ellas. Antes de que creciéramos. Antes de que consiguiéramos otra pareja. Antes de que construyéramos un muro de emociones para protegernos. Antes de que nos fuéramos.

Creo que lo peor sobre preguntarse cómo sería todo es que nunca obtienes respuesta.

Algunas veces desearía que fuéramos amigos. Saber qué ha pasado contigo. ¿Serás feliz? ¿Regresarás? ¿Te irá bien? ¿Me habrás olvidado? ¿Pensarás en mí?

A veces, la salida más fácil, o la única, es que deje de importarte. Y tratas de que no te importe, aún cuando sabes que eso es imposible, pero es que tenemos que seguir con nuestras vidas, ¿no?

Me limpio las lágrimas que se han escapado, como acostumbran a hacer a veces, y entro en la estación que me lleva al Metro que me lleva a mi casa que contiene a mi gente. Gente que no acepta que haya una parte de mi pasado que nunca dejaré ir (como si pudiera o quisiera hacerlo), que una (¿pequeña?) parte de mi corazón siempre pertenecerá a alguien más, a algo más, a otro lugar, a otro tiempo. Beso los labios que me esperan y sonrío al pensar en la suerte que tengo de haberlos encontrado.

Esta es mi vida ahora, esta es mi gente, mi lugar y mi tiempo, y estoy feliz con ello.

Es sólo que a veces me pregunto cómo sería todo si...


(Publicado originalmente en OcioJoven el 05 de Mayo de 2005).

Algo que leí me puso de ánimos para escribir esto. Disfruten del desahogo. O mejor aún, súfranlo conmigo. -- Gorka

Lo más difícil de aprender en la vida es qué puente hay que cruzar y qué puente hay que quemar. -- Bertrand Arthur William

Y mi amor quedó atrás,
a unos cuantos kilómetros de este lugar.
Tiempo, dame un chance más, déjame regresar,
quiero volver a empezar.
--
Aditus (Tiempo)

martes, 11 de diciembre de 2007

Cuaimas en las Escaleras


Ya regresé a Venezuela, a la rutina, a lo conocido, al día a día. Pero no había regresado a Las Tierras Oscuras. Y me parece apropiado volver aquí hablando de algo típico del país, aclarando una duda que surgió en una de esas sabrosas conversas con Belkys.

Qué es una cuaima?

Desconozco qué tanto se use el vocablo fuera de Venezuela, pero aquí es un clásico de uso diario. Comencemos desde el principio: si le hacemos caso al Diccionario de la Lengua Española, tenemos la siguiente definición:

cuaima.
(De or. chaima).
1. f. Serpiente muy ágil y venenosa, negra por el lomo y blanquecina por el vientre, que abunda en la región oriental de Venezuela.
2. f. coloq. Ven. Persona muy lista, peligrosa y cruel.

Cuaima. Literalmente, culebra. Por extensión, uso, y derecho propio, con esa palabra definimos a las mujeres que son... que son... bueno, que son cuaimas.

Pero, qué es una cuaima?

Se me dificulta dar una idea del tamaño de esa palabra para que nuestros lectores internacionales puedan comprendernos a cabalidad. El término en inglés que creo que es adecuado es "shrew", usado por Shakespeare para su "Taming of the Shrew" (traducida al español como "La fierecilla domada" o "La doma de la bravía"), fuente de la más actualizada "10 cosas que odio de tí". Sin embargo, comparto la opinión de que "fiera", "bravía" o cualquier otro epíteto que se les ocurra no reflejan fielmente el sentir que expresamos al usar la palabra cuaima.

Y, si quieren un ejemplo, baste decir que la mitología reconoce en Hera, esposa de Zeus, a la primera cuaima de la que tenga memoria la humanidad y la divinidad.

Pero bueno, qué es una cuaima?

Para algunos (bueno, algunas) es un insulto. Para otras, motivo de orgullo. Para los hombres, es otra forma de decir "mujer" (porque no creo que haya venezolano que no esté claro en que mujer que no es cuaima, no es mujer). Cito a una experta en el tema: "Sería una tarea inútil negarlo. Todas, absolutamente todas las féminas somos cuaimas en diferentes tonos".

Pero en fin, qué es una cuaima?

Una cuaima (y perdónenme que diga "una", pero si bien los hombres podemos ser cuaimos, normalmente el vocablo se usa dirigido a mujeres. Y, por broma, por joder, o por claridad, así lo usaremos aquí) es una mujer (vieron que sale natural?) que cumple con ciertas características. Cuáles son dichas características? Citaré a De Cualquier Vaina, que en mi opinión lo expresó de forma clara, completa y contundente:

Para mi es una persona con un carácter fuerte, a la que le gusta tener el control, imponer su visión y, por sobre todo, crear temor en el cuaimiado. Ya lo decía Maquiavelo: "no quiero que me amen sino que me teman".

Quedó claro qué es una cuaima?

Cuaima es aquella mujer de carácter, cuatriboleada, que se impone, que no se amilana, que decide comerse la vida y a aquellos que tratan de decirle cómo vivirla, que no depende de un hombre -quizás hasta lo somete-, que es independiente, que es luchadora, que decide vivir la vida y no dejar que la vivan a ella, que puede con una casa, un hijo, un trabajo...

Pero es bueno o malo ser una cuaima?

Como todas las palabras, depende de quién la dijo, quién la escuchó, y cuál fué su finalidad. Normalmente se usa con valor negativo, degradante, ridiculizante o al menos cómico, tratando de referirse a las mujeres como sometedoras de hombres, devoradoras de novelas, dictadoras que solo buscan atormentar y amargar la vida del esmerado y resignado individuo que tuvo la mala suerte de cruzarse en su camino.

Sin embargo, para algunas minorías ser cuaima es motivo de orgullo, pues una mujer cuaima es una mujer que no se deja pisar, que se impone a la sociedad machista en la que vivimos, que es emprendedora. Cualquier mujer cuaima sin duda es una heroína de todas las féminas que, por motivos personales, sociales o culturales, no hayan podido vivir su vida a plenitud, tal y como ellas lo hayan decidido.

Otro motivo para reflexionar sobre lo que jamás podrá ser vivido nunca...

Y tú, estás orgullosa de ser cuaima?

Cuaimas (y cuaimos), disfruten su condición. Enorgullézcanse de que alguien les diga que son capaces e independientes, echadas pa'lante, dignas de vivir -no sobrevivir- su vida. En verdad las felicito.

Recuerden que la lástima es gratuita, pero la envidia hay que ganarla...


Mujer que no jode es hombre. -- Dicho popular venezolano

Ahora no te la doy hasta que no caiga Chávez. -- Manual de la perfecta cuaima escuálida