jueves, 2 de julio de 2020

El robot se cansa


El tiempo y los recuerdos funcionan de maneras misteriosas, y lo que ayer fue lo más importante de la vida, mañana se nos olvida, y sale de nuestras almas.

Así me pasa con este blog, que durante tanto tiempo fue de importancia capital para mí, y que hoy cuando lo veo me da dolor notar que llevo años sin dedicarle tiempo, sin visitarlo, sin darle una mano de pintura o quitarle el polvo, siquiera.  Desde hace ya varios años solamente hago apariciones estelares, cameos, dejando escritos que a veces ni siquiera nacieron aquí.

Me justifico a menudo pensando que el blog es mi psicoanalista, el compañero al que recurres para contarle tu vida cuando la misma no está funcionando, y que el hecho de que no haya tenido necesidad de hablarle, quiere decir que todo marcha bien en mi vida.  Pero la verdad es que, a pesar de que eso es cierto, y mi vida está en la mejor de las etapas, la verdad es que no es excusa para no visitar a mi amigo de siempre y darle afecto.

Hoy es distinto.  Hoy sí vine con la intención de visitar, y espero, hacerlo a menudo.

Todo lo disparó un juego al que me meto por temporadas, Diablo 3.  Terminó la temporada, estoy haciendo limpieza de los cachivaches que la misma dejó (los que lo jueguen, entenderán), y me puse a hacer el proceso repetitivo de personalizar mi equipo, buscando que el azar me ayude a que quede mejor.  Mientras gastaba mi tiempo en ello, pensando "bueno, me detengo cuando me salga Rend otra vez", mi cerebro de computista se puso a pensar en "y qué pasa si no sale en un mes? No me voy a quedar aquí como un pendejo!".

Y ahí voló la memoria, como le pasó al crítico de Ratatouille... de repente me recordé a mí, hace mucho más de treinta años, leyendo un libro de introducción a la computación, y recordando la explicación de un algoritmo sobre cómo hacer un robot que fuera preguntando precios de un producto.  El algoritmo original no tenía una condición de parada, sino que el robot caminaría y caminaría por siempre a menos que consiguiera el producto al precio adecuado, y el libro sugería agregar una condición de "si no estás cansado, continúa".  Revolucionario para mi mente de la época. XD

Y ahí me comió la nostalgia, recordando esos buenos momentos, ese período que no debe haber sido mayor a 5, máximo 10 años, de mí siendo niño, leyendo libros sobre cómo programar, cómo jugar ajedrez, cómo hacer juguetes que funcionen o cómo ser detective.  Tomando toddy frente a la tele, emocionado del capítulo de mis comiquitas favoritas que vería ese día, ya con la tarea terminada.  Incluso de mí usando una caja de pañales y un batidor para jugar a que era un cazafantasmas...

Mi hijo tiene ya 14 años, y es todo un adolescente.  Por gusto o por la época, jamás jugó, que yo sepa, con un batidor, ni a cazafantasmas ni a nada, ni creo que haya leído algún libro de cómo ser carpintero.  Sus juegos de niño siempre han sido videojuegos, en la presentación que quieras.  Y yo, que soy gamer empedernido, no se lo detuve, pero sí he tratado de que al menos sepa divertirse de otras formas: libros, cómics, juegos de mesa, jugar a la ere o al escondite... pero con poco éxito.

No me duele que los chicos de hoy en día estén pegados a videojuegos o redes sociales (aunque me preocupa un poco la chica que necesita mostrar el escote en Tik Tok o Instagram para recibir numerosos "tú si eres linda" que le suban el ánimo y demuestres que es valiosa!), pero siento que se ha perdido un poco la mística, el ir a jugar al monte y regresar con las rodillas raspadas y el alma encendida, el usar piedras y palos y mucha imaginación para armar épicas batallas y derrotar a un dragón que, para los menos entendidos, era solo otra piedra más...

Ya mi bebé tiene 14 años.  Ha tenido novia, tiene sus amigos, y va rumbo a su vida en este siglo XXI ahogado en tecnología.  Ya pasó la etapa de la imaginación?  Ya no podré matar dragones en forma de piedra con él?


He visto cosas que ustedes nunca hubieran podido imaginar. Naves de combate en llamas en el hombro de Orión. He visto relámpagos resplandeciendo en la oscuridad cerca de la entrada de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo, igual que lágrimas en la lluvia. Llegó la hora de morir.
-- Roy Batty (Blade Runner)

miércoles, 19 de junio de 2019

Mis votos


Joss, te amo.

Para los que no saben, conozco a esta princesa desde que era menor de lo que es mi hijo ahora.  Como ella dice, era la mascota del grupo, la carajita que subía a la universidad cuando no tenía clase, y nos seguía en nuestras loqueras.

Esa niña ya no es tal.  Ahora es una mujer, hecha y derecha, hermosa y genial, aunque es una ladrona que me robó el corazón.

Y lo mejor de todo es que quiero que se lo quede.

Luego de cierta edad uno comienza a fastidiarse de buscar pareja, saben?  Da pereza comenzar de nuevo una relación, acostumbrarte a la otra persona, hacer cambios en tu rutina... y lo peor de todo es que esa persona no conoce tu historia, tu background.  En mi caso, una pareja nueva ni siquiera habría conocido y compartido con mi familia, con aquellos que me hicieron lo que soy hoy.

Pero entonces llegó Joss.  Alguien que conoce mi pasado, que me conoce, que conoce mi historia, mis orígenes, mi vida, y que aún así quiere estar conmigo... no se crean, que eso no es fácil.

Alguien con quien disfruto estar, con quien comparto mis gustos y mis vicios, alguien que puede ser mi amiga, mi amante, mi compañera de vida.

Y es que esta mujer es perfecta para mí.  Saben lo que más me gusta de ella...?  Bueno, eso no se los voy a decir porque hay niños.  Pero hay otras cosas que también me gustan, y de las que sí puedo hablar: como sus muecas, que hace a cada rato sin darse cuenta... su risa malvada, que amo, y la sombra de tortuga que a veces hace cuando estamos a punto de dormir. :P

Me encantan sus "WTF moments", y que sea tan soñadora.  Me encanta la forma en la que esto nos tomó por sorpresa a ambos, y la forma en la que lo hicimos crecer, y como lo mantenemos a diario.

Todos saben que a ambos nos gustan los videojuegos... bueno, pues en ellos los personajes normalmente deben realizar "quests".  Y en lo personal, esa me parece que es una palabra mágica, "quests", porque no hay una palabra en español que la represente tan bien como suena en inglés.  Porque un "quest" es más que una misión, es más que una búsqueda... es una aventura!

Y eso es lo que quiero que sea mi vida, una aventura a tu lado.  Un evento épico que pueda vivir junto a tí, y luego recordar estando ambos abrazados, el uno junto al otro.

Es por eso, y por muchas cosas más, que quiero casarme contigo...

Quiero vivir aventuras a tu lado.  Crear bellos recuerdos y geniales memorias a tu lado.

Quiero sembrar un árbol, y estar contigo todo el tiempo que sea necesario, mientras crece y se fortalece, para que el día de mañana podamos disfrutar juntos de sus frutos.  Quiero envejecer contigo.

Delante de toda esta gente que nos ama y se alegra por nosotros, te prometo que haré lo posible por hacerte feliz.  Te respetaré como un igual, te apoyaré en tus sueños, y te bajaré las cosas que estén muy altas para que las alcances.

Te prometo que, por todo el tiempo que vive, si tu curas, yo tanqueo.  O al revés, que también me sirve.  Y te prometo ayudar a que recuperes maná cuando te sientas sin ánimos.

Te prometo fastidiarte para que no comas cosas que engorden, y para que dejes de fumar, porque quiero vivir una larga vida a tu lado.

Te prometo seguir siendo un niño, un pendejito, y seguir siempre haciendo tonterías.

Te prometo elegirte a diario, amarte cada día, por el resto de mi vida.

Eres mi hogar, amor.  Y ya sabes el trato que tenemos: debes seguir siéndolo por los siguientes cuarenta años!

Te amo.

viernes, 6 de enero de 2017

Los mejores reyes


Una vez vi a los Reyes Magos. No eran tres, eran dos y eran los mejores magos que vi en mi vida. Se las arreglaban para que siempre hubiera algo en los zapatos, lo mínimo, lo que fuere. Aunque no hubiera nada, ellos lograban que haya lo que para nosotros era todo.

El tercero nunca lo vi, pero seguro que lo dejaban cuidando los camellos. Nunca, nunca olvidaré a los dos reyes magos que vi. Seguro que ustedes también lo vieron y saben quiénes son, y saben que son más magos que reyes.

Si dejaron de creer, si esta noche no ponen los zapatos, ni el pasto, ni el agua, acérquense a sus reyes, denles un beso en la frente (ustedes saben que los tienen cerca), y los que no los tienen con ustedes, sepan que desde un cielo hermoso siguen viajando para seguir entregando ilusiones y sonrisas…

Agradézcanle la herencia, porque ahora muchos de ustedes se han convertido en reyes y en magos. Y lo mejor que pueden dejarles a sus hijos es esa magia que los convertirán en reyes y en magos…. Y tal vez, dentro de unos años, ustedes recibirán el beso en la frente, y así será hasta el fin de los tiempos…

Feliz noche para los reyes de hoy, para los de ayer, y los reyes del futuro, porque no hay mejor reino que el mágico, ni mejores reyes que ustedes…

--Anónimo

viernes, 30 de diciembre de 2016

Dos líneas


Ayer mis padres me dijeron que era demasiado mayor para un amigo imaginario y que tenía que dejarlo ir.

Encontraron su cuerpo esta mañana.

***

No tengas miedo de los monstruos, sólo espera a que lleguen.

Mira a todas partes, a la izquierda, a la derecha, en el vestíbulo, debajo de la cama, pero nunca mires arriba, odia sentirse observado.

***

No puedo moverme, respirar, hablar u oír, y está muy oscuro todo el rato.

Si supiera que esto era la soledad, habría preferido la incineración.

***

Mi hermana no deja de llorar y gritar en mitad de la noche.

Visito su tumba y le digo que pare, pero no me ayuda.

***

Beso a mi esposa y mi hija antes de irme a dormir.

Cuando me despierto, estoy en una habitación acolchada y las enfermeras me dicen que fue sólo un sueño.

***

Me desperté por el golpe de un vidrio.

Primero pensé que era la ventana, hasta que oí que venía del espejo otra vez.

***

Los asistentes al funeral nunca salieron de las catacumbas.

Algo bloqueó la puerta de la cripta desde dentro.

***

Mi hermana dice que mamá la mató.

Mamá dice que yo no tengo ninguna hermana.

***

Encontré una foto mía, tomada mientras dormía, en mi celular.

Vivo solo.

***

La senté en mi estantería, con ojos brillantes de porcelana y el más bonito vestido rosa de muñeca que pude encontrar.

Por qué todavía no tenía que haber nacido?

***

Temo mirar de nuevo al espejo.

Mi reflejo me acaba de sonreír.

***

Son las 3 am y los llantos de la niña me han despertado.

Me da tanto miedo dejarla ir.

***

Aparece siempre que Yo hago Una carta.

ya Debe saber que Aún no escribo la Mayúsculas de Excelente manera.

***

"Te amo", susurró, y otra vez me puse a llorar.

Sus besos eran dulces, pero el olor del cementerio aún estaba en su traje funeral.

***

Me siento muy apenado.

Ojalá conociera a estas personas que no dejan de decirme que tengo Alzheimer.

***

Vuelve a colocar los espejos.

Extrañamos verte.

***

Veo a mi hija por la ventana.

Me pregunto cuánto tiempo más debo mantener prendido el horno.

***

La máquina del tiempo de Dan estaba completa, pero había un problema.

La máquina del tiempo de Dan estaba completa, pero había un problema.

***

Después de tantos años de vivir en esta casa me he dado cuenta de algo:

He cerrado muchas más puertas de las que he abierto.

***

Entre más la usaba mejor sentía que me quedaba.

Era de esperarse: ella solía tener una piel tan linda...

***

Anoche, antes de dormir en la habitación que me dieron, observé con curiosidad los retratos de seres deformes que la decoraban.

Lo peor fue despertar y darme cuenta de que eran ventanas.

***

Tras un día pesado llegué a mi casa para encontrarme a mi novia arrullando a nuestra hija.

No sé que era más aterrador, ver a mi novia muerta con el pequeño cadáver, o saber que alguien había entrado a mi departamento para colocarlos ahí.

***

Escuchó que su madre la llamaba desde la cocina.

Mientras bajaba las escaleras, su madre tiró de ella y la metió en su cuarto, mientras le susurraba: "No vayas cariño, yo también lo escuché".

***

Mientras la arropaba, mi hija me dijo "adiós, papi".

Le expliqué que en la noche decimos "buenas noches" y no "adiós", pero me contestó: "hoy no, papi.  Esta noche es un adiós".

***

Lo estaba arropando para dormir y me dijo: "Papi, ¿podrías ver que no haya monstruos debajo de la cama?"

Me agaché para revisar y ahí estaba él, otro él.  Viéndome fijamente a los ojos mientras temblaba, susurró: "Papá, hay alguien en mi cama".

***

"No puedo dormir", ella susurró, mientras me abrazaba.

Desperté helado, abrazando el vestido con el que había sido enterrada.

***

Estoy en constante alerta de los demonios de la noche que poseen cuerpos, posando como sus víctimas, como si nada hubiera pasado.

Yo encontré este cuerpo primero.

***

Ella está muy feliz de estar aquí conmigo.

En el cementerio se sentía muy sola.

***

Se suponía que al matarla su dolor se detendría.

Por qué sigue gritando?

***

Siempre creí que mi gato tenía un problema con su mirada, siempre me andaba mirando fijo.

Eso pensaba, hasta que descubrí que en realidad miraba al espacio vacío justo detrás de mí.

***

Una mente retorcida no siempre se revela, pues es un peligro para sí mismo.

Sin embargo, a veces compone historias de dos líneas.



miércoles, 24 de agosto de 2016

Cambié de juego...


Desperté pensando en el significado de "mi país"...

Hasta hace un año, esa pregunta era estúpida: cuál era mi país? Pues Venezuela, claro.

El país donde nací, donde fui feliz, donde conocí el amor, donde nació mi hijo, donde enterré a mi gente, y donde algún día alguien me enterraría a mí al morir.

No es que nunca haya sido muy patriota, pero es imposible no querer la tierra donde uno nació y vivió tantas cosas.  Es donde está tu alma, tu corazón, y tus anclas.  Donde creciste, donde aprendiste, donde te sabes mover.

Pero hace un año salí de mi país, y eso hace que la respuesta a la pregunta cambie, haciéndola más difícil.

Si hoy en día me preguntan cuál es mi país, les diré que es México.

Venezuela es y será siempre el país donde nací, y que me dió lo que pudo.  Pero también es el país del que salí corriendo, y donde día a día desespero al ver a los que quiero sufriendo.

México, en cambio, me recibió con los brazos abiertos.  Seguro que mañana me dará algunos golpes, pero por ahora al menos no tengo moral para la más mínima queja (bueno, alguna sí, pero no vienen al caso).

He conocido gente importante y que se me ha enganchado en el corazón.  He conocido y vivido.  Me va genial en casi todos los aspectos, y parece que las cosas solo mejorarán.

Además, es el país en el que mi hijo, si todo va bien, crecerá.  Conseguirá novia, se casará, y mis nietos serán mexicanos.  Pronto no es solo que no tendrá sentido que regrese a Venezuela, sino que además será que no podré hacerlo, por las anclas que tendré aquí.

Quizás más de uno que esté en mi situación llore por Venezuela y por regresar: no es mi caso.  Sí que es un poco trampa, porque mis padres, abuelos, ya no están ni allá ni en otro país.  Mis hermanos están o aquí conmigo, o en otros países distintos.  Y la familia que me queda allá, si bien los amo y adoro, son tíos y primos que veía esporádicamente.  Incluso mis amigos, hermanos no de sangre sino de vida, ya han salido de allá, o están en proceso.

Para los jugones que han compartido conmigo, les pongo un ejemplo de cómo me siento: hay un juego llamado Lineage 2 (L2) al que le dediqué años de mi vida, compartiéndolos con varios de mis mejores amigos en la vida real.  Vivimos momentos heróicos y recordables, y ese tiempo lo atesoro como parte importante de mi vida, que no hubiera querido que acabara.

Pero acabó, y ahora me encuentro dedicándole años de mi vida a otro juego, Guild Wars 2 (GW2).  Lo he compartido con varios de mis mejores amigos en la vida real (varios que incluso compartieron L2 conmigo), y si bien no hemos llegado a ser un grupo tan grande como en el otro juego, hemos hecho varias cosillas bastante épicas.  No lo creen? :)

El caso es que si me preguntan cuál es mi juego, hoy les diré que es GW2, a pesar de que recuerdo con adoración a L2.  No me arrepiento del tiempo dedicado al otro juego, y extraño muchísimo a los que compartieron esa época conmigo, pero ya hoy en día mi tiempo, mis esfuerzos, se dedican a crear nuevas historias en GW2.

Y ese es exactamente lo que pasa con mi país.  Adoro a Venezuela, y lamento no haber "podido" seguir allá, pero ahora mi tiempo, mis esfuerzos, se dedican a crear nuevas historias y una nueva vida en México.

Espero que no me odien por ser apátrida.  Quizás los que me lean me entiendan, y si ayudo a que se sientan aunque sea un poquito mejor, a que acepten su condición de inmigrantes un poquitico más, me sentiré dichoso.

Y... pues eso.  Nos vemos en México.  O en GW2.


Mi problema es que me encariño demasiado rápido, 
me acuerdo de quien hace tiempo que me ha olvidado, 
y espero demasiado de gente que da poco.

Elige un momento que quisieras vivir por primera vez, otra vez...