domingo, 7 de febrero de 2016

Si las mujeres entendieran...


Si las mujeres entendieran que los hombres también tienen miedos, pero sin tanto permiso para mostrarlos.

Que hay emoción en el ruido de un motor o en el grito de un gol.

Que valoran mucho más el exceso de sonrisas que tres kilos menos.

Lo abrumador de ser el sostén económico de una familia.

Lo que es tener que ser valiente, poderoso y exitoso a toda hora.

Lo molestas que son las comparaciones con “el marido/novio de”.

La necesidad que tienen de un abrazo que no siempre saben pedir.

Lo difícil que es comprender lo que nunca les han enseñado.

Las lágrimas que no se animan a llorar.

El poder que tenemos sobre ellos.

Que ellos también pasan noches sin dormir.

Que necesitan silencio como nosotras charla.

Que no andan por la vida pensando en cómo lastimarnos.

Que son más débiles de lo que su altura y músculos dirían.

Que sacar lo mejor o peor de ellos está en nuestras manos.

Que piensan y razonan diferente.

Que sienten muy parecido.

Que demuestran sentimientos como pueden o como aprendieron.

Si las mujeres entendiésemos todo esto, si lográsemos mirar más allá de algunos olvidos, si nos diéramos cuenta de que no hay todos o ninguno, si pudiésemos sentir que para ellos la mejor demostración de amor es habernos elegido, si las mujeres bajáramos un poquito la guardia, los reproches y tantos reclamos, si pudiéramos incrementar las sonrisas, los brindis y la picardía y si los dejáramos hacer sin tanto mandato ni expectativa, comprenderíamos que somos lo que le da sentido a sus vidas. Como mujeres, novias, madres, hijas, hermanas o amigas.

Al final del día, donde se acaban las bromas, donde no hay público ni formas, donde solo queda un hombre y sus latidos, ahí estamos nosotras... con el que cada una eligió.


-- Jess Browne


sábado, 16 de enero de 2016

Aún te amo


Donde estés 
creo que es justo que te enteres 
que estoy bien, que sobrevivo,
que vivo en la Calle Amores,
piso 6, cuarto 28,
y que ya no juego al fútbol 
por mi rodilla. 

Que Manuel 
se casó y se fue para España,
que fumo más y duermo menos,
que hasta me dejé la barba,
y sobre todo que te enteres 
que a pesar de tus errores y los míos...

Aún te amo,
no sé si por idiota o por romántico,
no sé si por novato o por nostálgico. 
Aún te amo,
no sé si por iluso o fatalista,
no sé si por cobarde o masoquista,
pero te amo 
y no sé hacer otra cosa más que eso...

Aquí todo sigue igual que antes.
Yo estoy solo como nunca,
por eso escribo la presente
y no pretendo que hagas nada.
Sólo quería asegurarme que supieras que...

Aún te amo,
no sé si por idiota o por romántico,
no sé si por novato o por nostálgico. 
Aún te amo,
no sé si por iluso o fatalista,
no sé si por cobarde o masoquista,
pero te amo 
y no sé hacer otra cosa más que eso...


Letra de "Aún te amo (Carta No. 1), de Ricardo Arjona.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Una vez más, una oportunidad más...


Ayer tuve un sueño
soñé con el pasado
en ese sueño aún teníamos 13 años
estábamos en medio de un campo cubierto de nieve
tan solo se veían unas luces distantes
sobre la nieve recién caída solo quedaban nuestros pasos
en ese momento creímos
que algún día volveríamos a ver caer las flores de cerezo juntos
no me cabe la menor duda
de que los dos lo creímos.


¿Cuánto debo perder antes de que mi corazón sea perdonado?
¿Cuánto dolor debo soportar para verte una vez más?
Una vez más, las estaciones se desvanecen
Una vez más, como cuando perdíamos el tiempo

Siempre que no estábamos de acuerdo, era el primero en ceder
Tu caprichosa naturaleza hacía que te quisiera aún más
Una oportunidad más, los recuerdos frenan mis pasos
Una oportunidad más, no puedo elegir mi próximo destino

Siempre estoy buscando tu imagen en cualquier lugar
En la plataforma opuesta, en las ventanas del tren de la otra vía
Aunque sé que es imposible que estés ahí
Si mi deseo se hiciera realidad, estaría ahora mismo a tu lado
No habría nada que no pudiera hacer
Lo arriesgaría todo y te abrazaría con fuerza

Si solo quisiera evitar la soledad, me habría conformado con cualquier persona
Por las noches las estrellas parece que fueran a caerse y no puedo mentirme a mí mismo
Una vez más, las estaciones se desvanecen
Una vez más, como cuando perdíamos el tiempo

Siempre estoy buscando tu imagen en cualquier lugar
En el cruce de las calles, en medio de mis sueños
Aunque sé que es imposible que estés ahí
Si ocurriera un milagro, te enseñaría
Un nuevo mañana en el que estaré de ahora en adelante
Y las palabras que nunca te dije: "Te quiero"

Mis recuerdos de verano están girando
Latidos que de repente desaparecen

Siempre estoy buscando tu imagen en cualquier lugar
Al atardecer en las calles, en Caracas
Aunque sé que es imposible que estés ahí
Si mi deseo se hiciera realidad, estaría ahora mismo a tu lado
No habría nada que no pudiera hacer
Lo arriesgaría todo y te abrazaría con fuerza

Siempre estoy buscando fragmentos de ti en cualquier lugar
En la agencia de viajes, en la esquina del kiosco
Aunque sé que es imposible que estés ahí
Si ocurriera un milagro, te enseñaría
Un nuevo mañana en el que estaré de ahora en adelante
Y las palabras que nunca te dije: "Te quiero"

Siempre termino buscando tu sonrisa en cualquier lugar
En la estación de tren, esperando a que pase el expreso
Aunque sé que es imposible que estés ahí
Si nuestras vidas pudieran repetirse, estaría siempre a tu lado
No querría nada más
Que a ti, nada más me importaría


domingo, 1 de noviembre de 2015

Te voy a querer siempre...


No eran novios, no iban a serlo nunca, no por falta de ganas si no por falta de interés. Se veían a ratos, eran felices en algunos momentos puntuales Uno de ellos solía ser los fines de semana, cuando la veía en alguna fiesta, y casi siempre a las 5 o 6 de la mañana. Buscaban el calor, la pasión,no buscaban amor, ni relación estable, al menos uno de ellos. Él era libre, como el viento, como los pájaros, volaba de un lado a otro y de vez en cuando necesita posarse en algún sitio. A veces buscaba otro calor, otra cama y otras sabanas que no fuera las de ella. Ella era diferente, no necesitaba a nadie más, solo lo necesita a él, le daba igual cuanto durara el amor entre ellos, porque ella se agarro a que el significado de la palabra amor no llegaba a nada más de lo que ellos dos tenían. Ni más ni menos, ratos de pasión y quizás alguna que otra noche completa, pero a la mañana volvía la pesadilla, los mensajes a destiempo, o incluso mensaje sin responder. Ella se enfada, pero lo hacia con ella misma, le volvía a decir que no la volviera a molestar, que si esa era su manera de querer, que no la quisiera. En realidad era mentira, ella deseaba que su móvil volviera a sonar, aunque fuera a las 5 de la mañana. Quiso pensar que no había otra manera de querer. La cosa seguía, pasaban los meses y entre ellos no cambiaba nada, él era de muchas, ella solo de uno.

Le encantaba pasar noches a su lado, lo miraba mientras él dormía, no se explicaba como lo podía querer tanto. Ella sabia que él la quería, pero ese amor loco ella no lo soportaba. Pensó que seria mejor terminar toda esta aventura que la tenia loca, esta vez de verdad. Él le dijo hasta luego y le dio un beso en los labios, como siempre, pero ella sabia que no era un hasta luego, esta vez seria un adiós definitivo, fijo sus ojos en él, lo miró y lo observó hasta que él cerro la puerta. A ella se le derramo una lagrima y entre dientes dijo: ” Esta vez sí. Te voy a querer siempre..”

Llegaron los mensajes de nuevo a las 5 de la mañana, esta vez no había contestación. Comenzaron llamadas y mensajes durante días, seguía sin contestación, incluso llegaron los bloqueos a todo tipo de red social. Pasaron días, incluso varios meses, hasta que se encontraron. Ella temblaba, a él por primera vez se le hizo un nudo en el estomago, la había perdido y esta vez para siempre. Ella le había dado sentido a su vida con amor de verdad. Encontró a quien la sabía cuidar, la sabía querer. Ella no iba a querer nunca más a alguien como lo había querido a él, pero eso es lo que necesitaba en su vida, un amor tranquilo y verdadero y no volver a querer a nadie como lo quiso a él. El sentido de amor de esa relación jamas podría ser sano.

Pasaron los meses y él seguía igual, pero ahora era diferente, porque en todas las mujeres la buscaba a ella, y no la encontraba, se sentía vacío. Se maldijo mil veces por no haber sabido apreciar el amor que ella siempre había sentido hacia él durante años. Caían lagrimas de sus ojos, no se lo podía creer, lloraba por una mujer, lloraba por amor, lloraba por ella. Cogió su móvil, trago saliva y le mando un último mensaje: ” Te echo de menos, y te necesito a mi lado ahora y siempre, nunca pensé que yo dijera esto, pero no soy feliz sin ti a mi lado. Te debí querer menos y quererte mejor, siempre te voy a estar esperando pequeña..”

Y una vez más, no hubo contestación.


(No es mío, y ni sé cómo se llama.  Me llegó de una historia muy parecida, aunque al revés.  No sé de quién es, pero lo saqué de aquí, a nombre de Cyndi Geró).

domingo, 13 de septiembre de 2015

El valioso tiempo de los maduros


Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora…

Me siento como aquel chico que ganó un paquete de golosinas: las primeras las comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocas, comenzó a saborearlas profundamente.

Ya no tengo tiempo para reuniones interminables, donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.
Ya no tengo tiempo para soportar absurdas personas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.
Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.

No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.
No tolero a maniobreros y ventajeros.
Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar a los más capaces, para apropiarse de sus lugares, talentos y logros. 
Detesto, si soy testigo, de los defectos que genera la lucha por un majestuoso cargo.
Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos.  
Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.

Quiero la esencia, mi alma tiene prisa…
Sin muchas golosinas en el paquete…

Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.
Que sepa reír, de sus errores.
Que no se envanezca, con sus triunfos.
Que no se considere electa, antes de hora.
Que no huya, de sus responsabilidades.
Que defienda, la dignidad humana.
Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.

Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.

Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas…
Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.

Sí… tengo prisa… por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.
Pretendo no desperdiciar parte alguna de las golosinas que me quedan…
Estoy seguro que serán más exquisitas que las que hasta ahora he comido.

Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.
Espero que la tuya sea la misma, porque de cualquier manera llegarás…


-- Mario de Andrade (Poeta, novelista, ensayista y musicólogo brasileño)