viernes, 19 de diciembre de 2014

Talk me nerdy!


Este es uno de esos posts que uno tiene que escribir, o revienta.  En nombre de todas las chicas (y algunos chicos) que alguna vez portaron con orgullo el término nerda, nerd, geek o similar, aquí les va.

Los que me conocen saben que me gusta buscar en la red fotos de chicas (bueno, y ahora los que no me conocen pero me leen lo saben también).  L@s que me rodean dicen que bajo porno, yo digo que busco arte, pero supongo que es cuestión de enfoque.  Capaz ambos lados estamos en lo correcto.

Luego de tanto tiempo en eso, ahora agarré una maña que sigo religiosamente; un juego que juego conmigo mismo: cada vez que me provoca, luego de hacer una búsqueda, le agrego la palabra "nude" y repito la búsqueda.  O sea que si busqué "receta para pan de jamón", luego probablemente busque "pan de jamón nude", o "jamón nude", o "receta nude", o algo por el estilo, para ver qué sale.

En un mundo donde no puedes googlear "melones" porque lo que menos obtienes es una fruta, buscar cualquier cosa con "nude" al final a veces te trae sorpresas agradables.

El caso es -porque me estoy alejando del tema- que si googleas "nerda", "nerdy", "nerd", "geek", o cualquier otro término similar (que antes eran peyorativos, pero ahora se llevan con orgullo!) muy probablemente te consigas la foto de una chica con lentes.

Por alguna causa, eso me molesta.  Mucho.

Cómo se les ocurre resumir una cultura tan rica en un esteretipo tan básico?  O sea, si no tienes mala vista eres geek? O es que las nerdas son las únicas valientes capaces de usar unos lentes que no sean de contacto? Me quieren decir que para ser geek tu apariencia te tiene que importar menos, ser menos coquetas? En serio, en serio, que no hay más nada que defina a una geek?

(Las fotos de chicas mordiendo cables de controles de videojuegos, o tapando algunas partes interesantes con cartuchos de Nintendo, son tema de otro post, no teman.  Pero que conste que yo quiero a mis nerdas agarrando los controles y jugando, no comiéndoselos).

En lo personal adoro como se ve una mujer con lentes.  Y ante esta sociedad tan desviada, me encanta aún más porque me dice que ella es lo bastante segura de sí misma como para ignorar supuestos cánones estúpidos de belleza.  Pero me molesta que se asuma que toda chica con lentes es nerda, y viceversa.

Durante años compartí mi vida con una nerdita hard-core, de las que juegan rol y videojuegos, y hace cosplay.  Y bueno, sí, usaba lentes, pero cuando se los quitaba seguía siendo nerda (and proud of it!).  Y no era un bicho raro, sino que era (bueno, es) una de las mujeres más atractivas e interesantes que he conocido.  Y en gran parte es esa cualidad de geek lo que le da ese brillo especial, ese atrayente atractivo, que otras chicas más superficiales no solo no tienen, sino que no entienden que exista.

Así que chic@s, ya saben: si están de novi@s con un/una geek, revisen si tiene lentes, y si los tiene quítenselos un momento a ver si aún sigue siendo geek.  A lo mejor descubren que es un/una infiltrad@.  O que es Superman o Supergirl.

PD: Googlearon "melones" ya? :D

lunes, 8 de diciembre de 2014

Despedidas



Hace alrededor de sesenta años, Europa estaba sufriendo las consecuencias de una de las guerras más sangrientas que se recuerdan.  España, en particular, sufría las de dos de esas guerras, una tras otra.  En ese momento, el imperio español estaba dividido, su economía estaba acabada, y su población estaba desesperada.

Mi abuelo -yo siempre le llamé aitite- me contaba que el hambre durante la época de las guerras era tal, que hasta las plagas que vivían en la Ría de Bilbao se agotaron, porque la gente en su desesperación se las comió.  Me contó de la forma en la que su familia le aplaudió cuando se robó una gallina, y de cómo se la llevó a su hermano mayor, preso en una cárcel en la que ni comida le daban, bajo una lluvia de balas.

Me contó también de la forma en la que, durante la guerra, a él y a una de sus hermanas se los llevaron a Inglaterra.  Qué tan mal debe estar la situación en una guerra para que unos padres se separen de sus hijos, enviándolos a otro país, sin garantía de cómo o quién los recibirían o de si volverían a verlos?

Ese mismo hombre, años después, agarró un barco -dejando solas a su esposa y a su hija de un año- para salir de ese país y llegar a otro, un país desconocido pero lleno de promesas de una mejor vida.

Un país llamado Venezuela.

Hoy en día viajar a otro país consiste en agarrar un avión y estar sentado durante unas cuantas horas, disfrutando del aire acondicionado, mientras te sirven comida recalentada y ves una película.  Al llegar, vas a un apartamento de alquiler, te conectas a la wifi, y hablas por Skype con tu familia, diciéndoles que llegaste bien.  Si eres cuidadoso, incluso sales de tu país con trabajo seguro en el siguiente.

Eso es hoy en día... Hace alrededor de sesenta años, la historia era otra: me imagino que mi aitite se montó en ese barco sin saber si vería de nuevo a su familia, o si sabría algo de ellas alguna vez.  Se montó en ese barco, como decía, y disfrutó de unas condiciones poco mejores que infrahumanas durante seis u ocho semanas, hasta llegar a un puerto en el que no sabía qué encontraría.  Ahí supongo que envió una carta a su esposa en España, y de inmediato buscó trabajo.

Esa carta, en el mejor de los casos, tardaría unas seis u ocho semanas más en desandar el camino hasta la Madre Patria.  Eso quiere decir que desde que mi abuela perdió de vista a su esposo, hasta que supo que llegó a algún lado vivo y bien, pasaron al menos tres o cuatro meses.  Tres o cuatro meses en los que no sabía qué le había pasado al hombre que amaba.

Meses después, ella y su hija de un año y poco lo seguirían, pero a pesar de que esta vez ella sí sabía a dónde iba y qué encontraría, no creo que el viaje haya sido más fácil que el de él.  Como dije, llevaba a una bebé con ella, y si uno o dos meses en un barco pueden ser difíciles, si le agregamos una bebé pequeña -mi mamá, por si aún no lo han sospechado-, pues la situación se pone más difícil.

Poniendo las cosas así, en perspectiva, resulta que irse del país hoy en día no resulta tan difícil.  Aunque claro, la situación no está igual de desesperada.  Pero igual no puedo dejar de pensar que, al menos por honrar a quienes nos dieron la vida, tenemos que ser un poco más valientes, un poco más decididos, y jugarnos algún riesgo en pro de una mejor vida.  Creo que debemos ser merecedores de los sacrificios que hicieron por nosotros.

Ahora, a pesar de lo anterior, las lágrimas aún se escapan. 

Para quien no lo sepa, hace menos de un año uno de mis hermanos se fue del país que nos vió nacer y crecer, y se fue completamente solo a Irlanda, buscando una vida.  Y hace poco más de una semana mi hermano se fue del país que nos vió nacer y crecer, y se fue junto a su esposa a Inglaterra -coincidentalmente, ese mismo país que quizás una vez le salvó la vida a mi aitite y a su hermana, y donde una de sus sobrinas, nacida también aquí, se casó con un inglés y construyó su vida-, buscando una vida.  Y hoy acabo de llegar a mi casa de despedir a un primo, casi otro hermano, que se va con su esposa y sus dos hijos pequeñitos a Chile, a trabajar en un café con su cuñada.

Aún se me escapan las lágrimas, por este país que prometía tanto, y que lo perdió todo.  Aún se me escapan las lágrimas, por mi familia, los seres a los que más amo, a los que quizás no vuelva a ver.  Aún se me escapan las lágrimas, por no saber cómo brindarle a mi hijo la mejor vida que pueda, la que creo que se merece.

Aún se me escapan las lágrimas...

viernes, 17 de octubre de 2014

Lo estoy intentando



Les comparto lo que pensé que era el artículo "Estoy intentando hacerme amigo del miedo", de Carmen Vázquez Da Rosa, publicado el 12/08/2014 en el site Punto Hispano.  Realmente es la letra de la canción "Lo estoy intentando", de Nach Scratch.  Igual me gustó.

 
* * *

Estoy intentando hacerme amigo del miedo
Y reírme a carcajadas de él cada vez que puedo.
Estoy intentando sonreír a cada niño con el que me cruzó,
Y sumergirme en cada relación con el oficio de un buzo.
Créeme; lo estoy intentando.

Estoy intentando no darle importancia
Al hecho de que no seas como te había imaginado y no desilusionarme por haberlo intentado.
Estoy intentando jugar sin que me importe el resultado,
Y relajarme cuando no es el esperado.
Créeme; lo estoy intentando.

Estoy intentando ser consciente
De que el sol sigue allá arriba y las estrellas me guían a dónde mi corazón siente.
Estoy intentando controlar mi ira,
No tragar de golpe y así, poco a poco,
Saborear la vida.

Estoy intentando decir la verdad
Y hacerlo de la manera que menos duela, con tacto y de frente.
Estoy intentando no echar la culpa a otros
Cuando algo sale mal y aceptar mi verdad, que soy yo el responsable de lo que me pasa.
Salir de vez en cuando de esta ciudad áspera y artificial y buscar lo más natural.

Estoy intentando aprender a sonreír
Cuando me demuestran que me equivoco,
A dejar de disimular que soy un poco loco,
A sentir la energía de cada pequeña cosa que toco.
Créeme; lo estoy intentando.

Estoy intentando dibujar sonrisas en mi gente...
Intentando decidir si prefiero unos ojos o unos labios.
Estoy intentando memorizar cada sueño cuando me despierto,
Y caminar sin dudar porque cada instante de duda;
Es un instante muerto.

Estoy intentando hablar más con desconocidos,
Y no girar la cabeza cuando alguíen me mira y me incomoda demasiado.
Estoy intentando ser neutral y objetivo.
Tomarme la vida con la perspectiva del que no se queja,
Aun que tenga algún motivo, procuraré ser positivo.

Estoy intentando escribir y vivir, para volver a escribir y revivir lo vivido.
Y hacer de ese circuló un maravilloso jardín en el que existo!
Estoy intentando callar cuando no sé que decir,
Plantarme y discutir; antes de agachar la cabeza y huir.
Créeme; lo estoy intentando.

Estoy intentando dar de comer a cosas invisibles a los ojos
Y a enamorarme de cosas insignificantes...
Y a no dar importancia a esas cosas
Que nos venden como grandes.

Estoy intentando pensar más en los que me quieren,
Reírme de mis errores y no temer a equivocarme.
Estoy intentando que mi corazón no se acelere
Si se acercan quienes me incomodan.

Estoy intentando asumir que el mundo no es justo,
Y que el rencor de otros es lógico, pero no me asustó.
Y que el amor se marchita si no lo riegas, y lo pierdes si no lo cuidas.
Y que la muerte no avisa cuando llega,
Y que quien juega limpio no siempre recibe apoyo.

Estoy intentando dedicar más tiempo a mirar las estrellas,
A beber más agua, a abrazar, a besar, a escuhar...
Y a dar muestras de afecto sin un motivo aparente

Estoy intentando ser más imperfecto,
Hacer lo incorrecto, ser más imprudente.
Estoy intentando liberar al payaso
Que encerré en la la maleta de la vergüenza por miedo al qué dirán.
A no hacer algo por qué lo hagan los demás.
A hablar con los animales y tratarlos como a iguales.

Estoy intentando ser más insensato,
Y así amar, entregarme sin medida
Ser felíz, aun que sea a ratos
Y darle un sentido grande a esto que llaman vida.
No sé si lo conseguiré, pero créeme...
Lo estoy intentando.

Lo estoy intentando...

jueves, 16 de octubre de 2014

Morir a lo que se ama


Les comparto el artículo "Morir a lo que se ama", de Carolina Jaimes Branger, publicado el 06/10/2014 en el site runrun.es.  Quizás les saque las mismas lágrimas que a mí...

* * *

Para mi hija Sofía


“Partir es morir un poco” dijo el poeta francés Edmond D´Haracourt y añadió “es morir a lo que se ama”. Por eso irse siempre es difícil.

Pienso en tantos venezolanos que han decidido que es mejor morir a lo que aman que morir a manos del hampa. En quienes pensaron que ciertamente es mejor morir a lo que aman que ser unos “sin futuro”, no importa cuántos títulos universitarios posean. En quienes dignamente decidieron morir a lo que aman y marcharse a trabajar a otro lado, antes de hacer negocios rojos rojísimos, que no solo ensucien sus manos, sino sus conciencias.

Estos venezolanos han hecho sus maletas y se han marchado a otros derroteros a buscar lo que aquí no encontraron. Derroteros de los que probablemente vinieron sus abuelos y sus bisabuelos, cuando Venezuela era el país al que la gente venía, no el país de donde la gente se va. Parece que en esto de las migraciones humanas, el círculo de la vida también se cumple.

Cuando mis hermanos decidieron que querían irse a estudiar a los Estados Unidos, mi papá les hizo una serie de consideraciones para que estuvieran seguros del paso que estaban dando. Recuerdo que les dijo “ustedes de ahora en adelante van a ser ciudadanos del mundo… No van a pertenecer a ningún lado en particular y eso es una decisión dura”…

Tal vez como muchachos de dieciocho y diecinueve años que eran, no entendieron la carga de responsabilidad, compromiso y madurez que conllevaba esa aseveración. Se iban a estudiar, sin saber si se quedaban o regresaban. Cuando uno es tan joven, no sabe qué va a hacer en un par de años.

El “síndrome del exiliado” lo percibo cada vez que hago contacto con personas que se fueron del país. Físicamente están lejos, pero mental y emocionalmente viven aquí. No importa cuán bien, cómodos y seguros estén donde estén. Muchas veces se enteran de cosas que suceden aquí antes que nosotros mismos, pues las ansias de saber, de no despegarse, son inconmensurables.

Y es cuando el sentido de pertenencia se vuelve referencia. Uno pertenece al sitio donde hizo los primeros amigos, donde jugó, donde se llenó de tierra, donde lloró.

Uno pertenece al sitio donde se enamoró por primera vez, donde bailó pegado, donde se dio el primer beso, donde se embarrancó con el primer despecho.

Uno pertenece al sitio donde cantó, donde se rió a carcajadas, donde hizo travesuras, donde lo regañaron, donde se estrelló contra la realidad. Uno pertenece al sitio donde están enterrados sus muertos, donde celebran sus vivos, donde el cielo es azul como en ninguna otra parte. Uno pertenece a sus alegrías, a sus tristezas, a sus recuerdos. A lo que deja atrás, porque lo que queda atrás se ve a través del cristal de los sentimientos. Uno pertenece a las desazones y a las desesperanzas, a los acuerdos y controversias, a lo malo y a lo bueno del lugar donde nació. Por eso irse es morir un poco…


Los aeropuertos internacionales se han convertido en escenarios de desgarradoras escenas de despedidas y de familias divididas. Lo peor es que no ha sido por una guerra, una hambruna, un terremoto o cualquier otra situación desoladora. Ha sido por causa de una “revolución” que ha convencido a la mitad de los venezolanos que lo que no saben, no tienen o no han alcanzado es por culpa de la otra mitad. Por unos ñángaras que han estado toda la vida detrás del poder y que cuando finalmente lo lograron llegaron con sed de venganza, y encima destrozaron y saquearon el país… Solo en eso han tenido éxito. El país está devastado política, económica, social y moralmente.

Cada vez que se va un muchacho, hay un pedazo de patria que se va con él. ¡Pobre del país del que se van sus jóvenes! Se va el futuro, se va el presente… Un país no puede vivir solo de pasado.

“Partir es el último verso de un poema… y hasta el adiós Supremo, es su alma que se siembra, que se siembra en cada adiós… ¡Partir es morir un poco!”…

miércoles, 16 de julio de 2014

Palabras



Palabras
Que anuncian las despedidas anticipadas
Que explotan en mil pedazos cuando se callan
Que suben por tu garganta entrecortadas
Que matan

Me pierdo
Pensando en nosotros y juro que no me arrepiento
De haberte entregado la vida
Me queda lo bueno
Te miro y a los ojos y sé que ha llegado el momento...
Y tiemblo

Te marchas
Y no se me ocurre decir ni una sola palabra
Que acabe con este silencio que ahora me alcanza
Y muero matando
Te beso despacio y te digo que solo el amor ya no basta
Mis años, mi vida, mis noches en siete palabras

Cansada
De no parar de dar vueltas en nuestra cama
Volando en paracaídas por esta casa
Buscando rastros de vida, no queda nada...
Que valga
Me pierdo
Pensando en nosotros y juro que no me arrepiento
De haberte entregado la vida, me queda lo bueno
Te miro a los ojos y sé que ha pasado el momento
Y el ego...

Se marcha
Y no se me ocurre decir ni una sola palabra
Que acabe con este silencio que ahora me alcanza
Y muero matando
Te beso despacio y te digo que solo el amor ya no basta
Mis años, mi vida, mis noches se acaban

Siempre pensaré que te encontró mi estrella de la buena suerte
No sé cómo curarme el corazón
Y ahora que está claro que ninguno de los dos fue tan valiente
Me pierdo entre la gente y tu voz...

Se marcha
Y no se me ocurre decir ni una sola palabra
Que acabe con este silencio que ahora me alcanza
Y muero matando
Te beso despacio y te digo que solo el amor ya no basta
Mis años, mi vida, mis noches en siete palabras

Ohh ohh ohh oh oh oh...

Hoy te marchas y el silencio que entró en mi alma
Solo mira por la ventana para verte llegar
Ya no queda entre nosotros nada,
Se acabaron nuestras palabras
Y el recuerdo que no se marcha
Hoy se quiere quedar...


(Letra de Palabras, de Amaia Montero.  Gracias a Jenny por el regalo doble...)