domingo, 17 de octubre de 2010

Fue?


Con mi mano en la barra del subterráneo, mis sentidos en la música que los audífonos comparten únicamente para mí, mi mente en el libro que leo en este momento, me muevo como siempre, sin saberlo, por las entrañas de la ciudad que rodea mi vida.

Una palabra, una nota, un movimiento, o quizás hasta un improbable aroma, te devuelven a mi mente, a mi piel, a mí. Dónde estás, mi musa, mi compañera, mi amiga, mi diosa, que no estás a mi lado? Con quién compartiste esta noche, este amanecer, ya que no conmigo?

Levanto unos ojos que ya no ven, perdidos en la imaginación de qué estarás haciendo en ese momento. Imposible tenerte a mi lado, siendo como es que vives en otra ciudad, en otro país, en otra vida, pero aún así fantaseo contigo, con levantar mi mirada ausente a todo lo demás, y verte frente a mí, y mi corazón se desboca.

Pero el sueño se convierte en pesadilla... Te imagino frente a mí, y de inmediato me doy cuenta de que, si no sé que estás tan cerca de mí, es porque tú no lo deseas. Si estás a escasos metros de mi cuerpo, forzosamente, no es por mí.

Mis ojos se empañan con las lágrimas que sé que no saldrán, lágrimas de dolor, de desengaño, de rabia contra tí por hacerme esto que no me has hecho, y contra mí por dejar que me afecte tanto. Mi corazón se divide entre las ganas de verte y las ganas de que quieras que ocurra, y en esta guerra civil de deseos, como en cualquier otra, ningún lado gana.

Las puertas se cierran frente a mí, cortando mi ensoñación, y devolviéndome a la realidad, que por más real no es más sentida. Aún mis ojos siguen ciegos a mi mundo, aún siguen mirando dentro de mí, en mi corazón, en mis sueños, en mis deseos... Quedo con una sonrisa triste dibujada en mi rostro, sonrisa de idiota que se alegra de no saber lo que ha perdido.

Idiota que confía que no estés, pero que quieras estar.

Quizás si no hubiera estado ocupado imaginándote, te hubiera visto allí, ocupando en verdad el lugar que no deseabas...



Un poco de talento es una cosa agradable de tener, si es que quieres ser un escritor. Pero el único requerimiento real es la habilidad de recordar cada una de tus cicatrices. -- Stephen King

Contra lo que el mito frívolo insinúa, las niñas que juegan mucho con la Barbie no buscan casarse con un Ken. Ese es un invento de la industria. Lo que las mujeres Barbie quieren es casarse con un Oso de Peluche querendón y benefactor, al que luego, con el paso del tiempo, muy probablemente le pondrán los cuernos con un Ken: encarnado por un atlético profesor de Pilates, un ex novio que resurge del pasado, o un extranjero de abdominales marcados al que conocen en un viaje de trabajo que, luego de la primera noche, se convierte en uno de placer. -- El diario privado de RC (Another Toy Story)

A pesar de la contaminación, la inflación, el tráfico y la inseguridad, soy tan anormal que me gusta vivir en esta ciudad. -- Gorka.

5 comentarios:

Maat dijo...

Hay que tener siempre los ojos bien abiertos... aunque cuesta mirar alrededor cuando se obceca la mirada en buscar a alguien... al final estás tan absorto en la búsqueda que realmente estás ciego de lo que ocurre alrededor.

Un abrazo

... dijo...

Una canción:
http://www.youtube.com/watch?v=ldEUgaMJzBA

Esther dijo...

Me ha gustado mucho. Lo noto sentido, hecho con el corazón.

He visto historias de esas que han acabado bien... Quizás consiste en ser osado y tener y poner los medios para conseguirlo... No sé... supongo que será algo de eso, lo imagino... no lo sé... Tuvieron suerte de alguna forma... Pero,también es cierto que lo consiguen poquísimos. Normalmente, la realidad de este post se impone... Incluso teniendo a la persona cerca es complicado, porque a veces se tuerce un palo, más hoy en día, al menos esa es mi sensación del hoy en día, donde allá por donde voy veo que si Fulanito se ha separado y ahora está con esta... Es verdad... no sé si será casualidad pero, yo es siempre lo que suelo oír. ES como si la gente no supiera amar... Así que con los años he llegado a la conclusión de que raramente vale la pena y de que juntarse con alguien debe de ser una total y absoluta pérdida de tiempo ¿De qué sirven bonitas primaveras cuando después viene un duro invierno? Pero, estoy cansada de ese tema... yo ya no me preocupo de nada... Paso... Es lo mejor. Además, ¿qué voy a hacer yo en cualquier caso? Ahora mucho menos que antes pero, siempre he sido una loba solitaria y quizás hay personas que no estamos hechas para amar... Les gusta el sonido del viento y de todo tiene que haber ¿verdad?

No te preocupes. Si lo que escribiste pertenece a tu corazón y realidad, el camino con cipreses de desamor lo pasan muchos... No es un camino solitario. Cojámos entonces nuestras manos y disfrutemos por lo menos, de lo que hay alrededor, de la naturaleza, del sonido de la cabellera de los árboles cuando los mece el viento, de las voces conocidas y desconocidas de alrededor o si no es posible pongamos nuestra mente en blanco o entretenida con otras ocupaciones, para no pensar, para que respire el oxígeno de la distracción. No siempre será el olvido perfecto, supongo pero, al menos...
-------------------------

Muchas gracias por tus intentos de ayuda :)

Un saludito.

Yukino M. dijo...

¿Nunca más apareció? ¿Los ojos de tu protagonista no se volvieron a cruzar con su musa? ¿Siguió yendo sólo en esos viajes de metro?

Oscuridad dijo...

Aún no lo sé, la verdad...