domingo, 30 de enero de 2011

Cuestión de Tiempo



Hace algún tiempo se me ocurrió una buena idea para un escrito, pero como últimamente mi musa no está conmigo sino con su muso, no me senté a escribir. Siempre pasaba algo y lo dejaba para luego. Cuestión de tiempo, supongo.

Hace cinco minutos terminé de ver por quinta vez una película rosa llamada "13 going to 30", con Jennifer Garner y Mark Ruffalo. En la película, una chica consigue mágicamente avanzar en el tiempo desde su presente, en el que tiene 13 años, a su futuro, en el que tiene 30. De ahí el título. Genial, verdad?

Jenna, que así se llama la chica, no tiene recuerdos de esos 17 años transcurridos, pero se pone al día maravillosamente bien, tomando en cuenta que aún tiene la mente de una chica de 13 años. Se luce en el trabajo, mejora en su vida, y todo le va bien. Excepto que su amigo de la infancia no la ha visto en todo ese tiempo.

Al acordarse del pobre tipo, ella lo busca, le habla, lo conoce, y como no puede ser de otra forma, se enamora de él, y creo que él de ella. El problema? Que él ya está comprometido con una chica maravillosa, que sí ha pasado todos esos años con él. El corazón de Jenna se arrastra sobre una alfombra de hojillas oxidadas al darse cuenta de todo lo que perdió por no haber estado ahí, pues ama mucho a Matt -que así se llama el nene-.

Jenna se sienta, llorando por la oportunidad desperdiciada en su vida, y mágicamente la magia hace efecto. En un parpadeo, se encuentra de nuevo en el momento exacto en el que dejó de tener 13 años, ahora con el conocimiento de lo que realmente quiere. Besa a Matt, y 17 años después se casan, una pareja maravillosa, verdaderos amigos, que compran la casa de sus sueños.

(SPOILERS!!! No leas los párrafos de arriba, que destripo la película "13 going to 30". No digas que no te lo advertí!).

La película es linda, y no lo puedo negar, pero siempre que la veo quedo con un sabor agridulce en la boca. Por un lado, qué hizo ella para merecer la oportunidad de poder repetir las cosas, y hacerlas esta vez bien? (ok, ella no repite nada, pero le dejan leer el final del libreto!). Cómo hago yo para conseguir un polvito mágico de esos -o de los otros!- para poder ir de un momento temporal a otro, y poder entender en verdad qué es lo que quiero, y a quién, antes de que la oportunidad se me escape de entre los dedos?

Por otro lado, Matt está a punto de casarse con una chica bella y buena. Quién es Jenna para interponerse en eso, sobre todo sin poder prometerle nada a Matt? Porque estemos claros, a lo mejor en ese momento ella está segurísima de que lo ama -tan segura, al menos, como una niña de 13 años puede estarlo-, pero no saber qué les depararán los siguientes 17 años, por no decir los siguientes a esos. Y si no se aman? Y si no se llevan? Y si ella 10 años después no lo quiere? Es justo que lo haya alejado de su camino por eso?

La veo, la veo, la disfruto, y siempre me quedo con sabor a que soy una mierda -y además un maricón- por disfrutarla tanto. Qué es lo que me gusta de la película, realmente? Qué es lo que me molesta de la película, realmente?

Creo que es que me recuerda que todo es una cuestión de tiempo. Si haces las cosas en el momento correcto, son lo mejor del mundo, pero si las haces cuando no es ese momento, la estás cagando pero mal.

Si encuentras a una chica o un chico especial, con quien compartir parte del camino que nos toca en esta vida, al comienzo de dicho camino, es una buena noticia. Te puedes permitir soñar, compartir, andar en las nubes un rato. Puedes estar con cara de gafo todo el día, y los que te vean solo pondrán cara de "coño, lo que es estar enamorado", y sonreirán. Puedes ir de la mano por la calle con esa persona, disfrutando de las chispas entre los dedos. Puedes dedicarte enteramente a ser feliz.

Pero si Matt consigue a Jenna luego de haber conocido a esa otra chica buena y especial, entonces Jenna no es algo lindo, no es un amor para aplaudir. Ahora sus sentimientos pasan de ser algo lindo, algo cuchi, algo especial, a ser algo malo que no debe nacer, no debe crecer, no debe existir. No importa incluso que la deje para hacer las cosas "bien": siempre será un paria.

(Sean sinceros, en la película, cuando Matt besa a Jenna, cuántos de ustedes pensaron "aaaay, qué lindo! la besó!", y cuántos pensaron "qué bolas! está engañando a su pareja!"?).

(SPOILERS!!! No leas la línea anterior!)

No es acerca de bien o mal. Y no me chillen, que no estoy despotricando del matrimonio, del compromiso o de la fidelidad -eso lo haré en otro momento, si no es que lo he hecho ya antes-. Es solo que a veces me pega en la cara que algo bonito no pueda ser siempre bonito; que llegado un momento en tu vida debas matar por la espalda, arrancar de raíz cualquier sentimiento hermoso que puedas tener por otras personas, para amarrarte a un sentimiento hermoso previo o -peor aún- a una sombra del mismo, a un compromiso anterior.

Si Jenna no aprovechó su oportunidad con Matt, si no decidieron andar juntos, que se jodan. Si Matt y Jenna decidieron caminar juntos en su momento, bien por ellos; si no caminan al mismo paso, que también se jodan y se lo calen. Y si alguno de ellos consigue a alguien con quien caminar más rico, ya saben cuál es la alfombra sobre la que deben lanzar su corazón. Sí, esa de hojillas oxidadas.

Esto va un poco más allá de simplemente decir "le engañó", "le montó cachos", "no le fué fiel", o incluso "la dejó por otra". Va más allá de todos los problemas, los dolores y los daños que debemos causar y enfrentar cuando decidimos terminar una relación, por la razón que sea. Va incluso más allá de esa estúpida regla de la religión que supuestamente profeso, donde un divorciado no puede volver a casarse.

Será que el amor nos obliga a no enamorarnos? Será que en la búsqueda de la felicidad, nosotros mismos evitamos toda posibilidad de ser felices?

Bien por Jenna, supongo. Matt, no sé cómo la esté pasando hoy en día, o cómo la habría pasado en ese día que ya no ocurrirá jamás.


Tú nos enseñas sin dejar
que lo intentemos de nuevo, tú vas y no vuelves
dejando tu huella al pasar
-- Aditus (Tiempo)

Pero llegamos tarde,
te vi y me viste,
nos reconocimos enseguida,
pero tarde.
Maldita sea la hora
que encontré lo que soñé,
tarde.
-- Ricardo Arjona (Tarde)

3 comentarios:

Capochoblog dijo...

No hay post que te lea que no me guste, chico.

Besos.

Yukino M. dijo...

Este fin de semana me enseñaron algo hermoso:

Toma una decisión y vívela, la vida pide eso: acción (porque si te detienes, te mata). Y la vida es tan hermosa que, si te equivocaste, siempre te dará una nueva oportunidad.

Besos...

CHJ dijo...

No tienes idea oscuridad de el momento en el que me ha llegado leer tu post....El tiempo es así y como dice Yukino, las decisiones siempre tienen consecuencias.
No, no hay forma de echar el tiempo atrás y mucho menos ir adelante y ver cómo estará tu vida si sigues el camino que llevas. Ojalá todo fuese así de sencillo.
Como verás, estoy un poco melodramática quizás, pero sobretodo reflexiva de las decisiones que debo tomar y que como dices tu, aunque duelan, son necesarias para poder seguir.
Si todo ese proceso no doliera tanto, probablemente no valdría tanto la pena vivirlo, no?

Un abrazo!