domingo, 25 de diciembre de 2005

Feliz Navidad 2005!


Un año más vino, vivió y está a punto de irse. Un año más con sus alegrías, sus nuevos sueños, el cumplimiento de algunos, la desaparición de otros... Un año más con nuevas personas en nuestras vidas, sin algunas de las viejas, y con nuevas prioridades en las ya existentes. Un año más de corazones latiendo.

Sobre los regalos, todo bien. Muchos, muy variados, y muy caros. No tantos como podrían, pues ya las estrellas de la Navidad son los nenés, la nueva generación... Ya no somos el centro de atención: Ahora somos los padres.

A los que mejor les fué fue a las tiendas de regalos, menos a la mía. Aún nadie me ha dado la laptop, ni mucho menos el apartamento, pero confío en que para el año que viene me vaya mejor. Recuerden que sólo necesitan conseguir 5mil personas que nos den 20mil bolívares, y podrán regalármelo.

En estas fechas es normal pensar en los que faltan, en los tiempos pasados, en como eran las cosas antes, y me imagino que todos (al menos en mi caso es así) suframos de Nostalgia Aguda en estos días. Sin embargo, en esta ocasión, con motivo de los recién llegados, la Nostalgia pegó por otro lado.

Pegó por los que no conocieron a los bebés. Pegó por el como sería la vida sin ellos (que espero nunca saber). Pegó por el miedo a perderlos. Pegó por los deseos de que les vaya rico, por las esperanzas de que vivan una vida larga y feliz, por la ilusión de que nunca los defraudemos (me basta con que nunca se enteren de que somos humanos)...

Un hijo nunca es una mala noticia, aunque hay mejores momentos que otros... Sin embargo, basta con ver una sonrisa iluminar su rostro por verte llegar, o la cara de asombro que ponen al ver un móvil, para darse cuenta de que ya tienen el mejor regalo del mundo en sus manos...

Ojalá nunca perdiéramos la capacidad de asombrarnos o de soñar...

A todos ustedes, gracias por existir. Gracias por haber sido o ser aún parte de mi vida. A los perdidos, regresen. A los que están aquí, manténganse. A los que tratan de estar, den el paso que les falta. A las chicas lindas, aprovéchenme. A todos, disfruten de la Navidad, regálenme muchas cosas, aprovechen a tomar birras (conmigo, a preferencia), a llamar a sus perdidos, a seguir soñando, a seguir esperando, ya luchar por sus sueños.

Por ahora, sin frases. Sólo la obvia:

Feliz Navidad!

No hay comentarios: