martes, 22 de mayo de 2007

Te han soñado?


Anoche terminó Radio Rochela. Por culpa de un puñado de personas, el que creo que era el programa más antigüo de televisión de Venezuela, el SNL venezolano, el que fué cuna de personalidades indisolublemente unidas a nuestra cultura, como Emilio Lovera... acabó. Se despidió en un especial que no pude ver -ya lo cazaré en YouTube- y que espero que no sea sino un "hasta luego".

Anoche... También terminaron muchas otras cosas. Entre ellas, mi resistencia a escribir esto.

* * *

Todo comenzó leyendo en el blog de Orestes una entrada titulada ¡Búscate Una Amante!, en la que el escritor habla... pues... sobre buscarse una amante.

Inicia el escrito de forma contundente: "Muchas personas tienen un amante y otras quisieran tenerlo". Lo cual es indudablemente verdad. Luego, define qué es un amante: "En fin, es 'alguien' o 'algo' que nos pone de 'novio con la vida' y nos aparta del triste destino de durar". Díganme quién no quiere conseguir un amante ahora que ha leído esto? Y para colmo, miren la perla con la que cierra: "Termino este relato con una sugerencia, más que una sugerencia, una súplica: Por favor no te empeñes en durar, búscate un amante, sé tu también un amante y un protagonista... de la vida".

Quienes lo quieran leer completo, vayan al artículo en Fragmentos de una nueva Orestíada y denle un abrazo a Orestes de mi parte.

Luego vuelvan, y seguimos hablando...

* * *

Quiero compartir muchas cosas, algunas de ellas inconexas, que despertaron en mí a raíz de la lectura de ese artículo.

La primera es que necesito una amante.

La segunda es que tú también.

Estoy completamente de acuerdo con el escrito cuando comenta que un amante no necesariamente es una persona. Ni siquiera un ser vivo. Ni siquiera una cosa. Un amante es aquello que te llena, que te hace sentir vivo: La fama, el poder, el dinero, el éxito, el trabajo, las fiestas, los amigos, el sexo casual, los hijos, los hobbies...

Dado que ya leíste el ¡Búscate Una Amante!, no me repetiré aquí. Además, por alguna causa, como siempre pasa, el escrito ya tomó vida propia, y se fué por su camino.

Se fué caminando en busca de una amante... Una persona...

* * *

Una amante no necesariamente es aquella persona con la que tienes sexo, porque montar cachos no necesariamente es tener sexo con otra persona. Siempre que me preguntan si he montado cachos, no puedo sino responder algo que irremisiblemente arranca sonrisas cínicas de algunos, miradas dubitativas de otros:

"Que si he montado cachos? Oye, no lo sé. Asumo que sí. Pero primero dime, qué es montar cachos? Es hacer el amor con otra persona? Es desear hacer el amor con otra persona? Es besar a otra persona? Es soñar o desear a otra persona? Es compartir un secreto, una sonrisa, una conversación, un toque, una mirada eterna con otra persona? Respóndeme, para saber si he montado cachos".

Porque, seamos sinceros, a mí me parece que hacer el amor con alguien no es tan peligroso como compartir un sueño o una conversación. Porque una conversación de esas, largas, inmortales, que no se te olvidan y te acompañan hasta cuando vas al baño, al bar o a la cama, te robará más el corazón y el pensamiento que una sesión de sexo, por muy buena -o mala- que sea.

Piensa en ello: No importa que tu amante sea hot. Eso se puede remediar. Pero en el momento en el que la encuentras interesante de verdad, en el momento en el que aparece hasta en tus sueños, en el momento en el que te abres a ella (los autores lo llaman síndrome del ABMW, que significa Anyone But My Wife, o Cualquiera Que No Sea Mi Esposa), rodaste.

La casualidad es caprichosa. Nuestra pareja, al igual que el resto de nuestra vida, no es más que un cúmulo de coincidencias que, una tras de otra, han hilado nuestra vida y las cosas y personas que conocemos, aquellos que nos rodean. Un grupo de aficiones comunes pueden tejer no solo un compañerismo o una amistad, sino hasta una vida juntos.

Pensamos que no podríamos vivir sin esa persona. Pero sí podemos. Nada nos garantiza que afuera nos vaya mejor o peor, o que incluso no consigamos a alguien más importante. Y es a ese "más importante" al que debemos temer.

Puedes encontrar a tu amante por lo buena que está. O por lo interesante que es. O porque en un momento dado compartieron las mismas miserias en distintas vidas. O porque su pareja, amigo de la tuya, te la presentó. Sea por lo que sea, la amante entra en tu vida, y llena tu deseo, tu carencia... Soy culpable de haber deseado sentir otros dedos entrelazados con los míos, y de haberlo disfrutado enormemente cuando ocurrió.

Un amante siempre significa cambios. Y, por cómico que parezca, así como es el cambio lo que nos atrae, es también aquello contra lo que luchamos ("Nunca te haría eso!" Han vivido algo de esto?).

Pero volvamos al punto: Olvidemos por un momento que no queremos que nos monten cachos, que esa vaina está mal, que estamos dañando a alguien... Tratemos de callar los gritos de que la infidelidad está mal con susurros de "La mayoría de las infidelidades ocurren en matrimonios que ya tenían problemas antes de la infidelidad" (No es que eso ayude mucho)... Y veamos al amante con los ojos del corazón.

Citando a Laura Pausini, y a tantos otros cantantes que -ahora entiendo- cantan lo que conocen... "son amores problemáticos, la aventura de lo ilógico, la locura de lo mágico". Los amantes son mágicos: encierran la esencia de los despertares, esos momentos que nos llenan de sonrisas complices.

Luchan contra la línea blanca, y siempre constituyen una experiencia enriquecedora... Aunque sea una experiencia anti-cultural, ilegal, anti-religiosa.

Que rico tener alguien que te dé vida. Que genial tener algo que quieras repetir, en lugar de desear que nunca haya pasado. Que genial tener algo que te llene de sueños, o mejor aún, que evite que duermas...

Será porque nos sentimos solos? Será nuestro intento desesperado de acabar con la melancolía que nos come, y dejar de seguir siendo una oveja?

* * *

Sueño con un bar donde cobijar todo lo anterior... Un bar como de película de gánsters, donde encontrarme con mi amante y pasar una velada compartiendo un café, una charla, una mirada y una promesa. De momento, no he encontrado el bar, como tampoco he encontrado a la amante.

Por eso, de momento esta tierra sombría es mi bar. Y qué es este blog más que mi amante, con quien me sincero?

Te invito a sincerarte tú también... Cuál es el mejor sexo que has tenido? Cuál es el mejor sexo que has soñado tener? Cuál es el que te falta? Te falta tu amante?

Mis palabras finales? Las mismas que les digo a los que buscan apostar conmigo: No apuestes lo que no estás dispuesto a perder...


The price of being a sheep is boredom. The price of being a wolf is loneliness. Choose one or the other with great care (El precio por ser una oveja es el aburrimiento. El precio por ser un lobo es la soledad. Elige una u otra con sumo cuidado).

Hoy la he escuchado
por décimo segunda primera vez,
y he sonreído,
como sólo se hace al estar enamorada.

-- Papá, mi jefa... hijo noooooo!!!

Disculpa, te molestaría si me quedo mirándote por un rato? Quiero recordar tu cara para mis sueños...

Buscando algo diferente a lo que el destino ha puesto en mi camino.

Escribimos en Blogs pensando que nadie nos leerá, mientras secretamente esperamos que todos lo hagan. -- Sarah Hepola (Why I shut down my blog)

Acompáñame a estar solo -- Ricardo Arjona

El amor no es nada más que el esfuerzo que cada uno debe seguir realizando para contentarse con una sola mujer. -- Paul Gèraldy

Got to get you out of my mind
But I can't escape from the feeling
As I try to leave the memory behind
Without you what's left to believe in?

-- Duran Duran (Out of my mind)

Quiero más, pero no sé si lo correcto. Quiero más, pero no es ahora el momento. El momento pasó, y no lo acepto. Quiero vivir, y siento que estoy atado. Quiero caminar, y siento que dañaré a los que me rodean. Siento que debería ser feliz, que no hay nada mejor que lo que ahora tengo... Pero sencillamente no puedo -quiero- aceptarlo. -- Gorka

Pleased to meet you, hope you guess my name. But what's puzzling you is the nature of my game. -- Sympathy for the Devil

Me besó. Vámonos de aquí. Probablemente lo más romántico que me habían dicho nunca. -- Fuckowski (Memorias de un Ingeniero)

Stories never really end, Meggie, even if the books like to pretend they do. Stories always go on. They don't end on the last page, any more than they begin on the first page (Las historias nunca terminan realmente, Meggie, incluso si el libro disfruta pretendiendo que así es. Las historias siempre continúan. Ellas no terminan en la última página, así como tampoco comienzan en la primera). -- Mo (Cornelia Funke's Inkspell)

Lo malo de ser el chico bueno, es que luego nadie quiere nunca hacer maldades contigo... -- Gorka