domingo, 27 de mayo de 2007

RCTV


Lo malo no es tanto eso, sino que con el canal muere nuestra libertad de expresión, mueren nuestras últimas esperanzas de que en Venezuela no ocurran las cosas solo porque el que manda quiere.

Primero, perdónenme por, por una vez, tomar una actitud parcializada dando una opinión política. No me gusta hablar de política, religión o deportes, y esta no es la razón de ser del blog. Pero me siento en la necesidad de poner mi granito de arena en el recuerdo de este trozo de la historia del país.

He leído varios blogs. Algunos claramente opositores, como Venflexiones, otros descaradamente chavistas, como Terreno Baldío (casi tocayo... triste. Aprovechen y lean los comentarios) o aporrea.org. Y a pesar de que trato (en verdad) de entender a los chavistas, de captar el por qué del odio que les alimenta, o qué le ven de ganancia al cierre del canal (o a que nos disfracen la moneda como 1000 veces más fuerte, o a que nos laven el cerebro de nuestros hijos, o a...) el caso es que no puedo. Sus argumentos son incontestables, no por lo bien fundados que son, sino porque no puedes convencer de algo a quien no quiere ser convencido.

Lo que más me duele es el descarado hecho de que el canal cierra porque a quien manda le da la gana de que así sea. Por un capricho, muere parte de la historia, muere parte de la voz de la gente, muere fuente de empleo de muchísima gente.

Y todo porque alguien no bajó la cabeza.

Estoy cansado de escuchar "pero el canal no es imparcial!" o "no garantiza la libertad de expresión!". Señores, ESO es la libertad de expresión. Poder ser parcial, opinar mierda del gobierno, si me da la gana. Poder decir lo que quiera. Y recordemos que RCTV es un ente privado.

He visto las paredes de un canal rayadas, cual cicatrices de un odio sin sentido. He visto a mujeres llorando en televisión por ese cierre. He visto un país, como siempre desde hace algunos años, dividido en dos partes por culpa del odio de algunos deshubicados.

Recordemos que lo legal no siempre es lo justo, ni lo correcto, ni lo bueno. RCTV es cerrada de forma legal, no lo dudo. Pero su cierre no es justo, ni correcto, ni bueno.

En verdad es ilegal la postura del canal? No lo sé, pero suponiendo que lo sea, hay otras formas de manejarlo, como prohibiciones o multas. Imagino el caso de RCTV como si el gobierno castigara a un conductor que se hubiera comido 3 luces rojas con la pena de muerte.

Y muchos me dirán "no se muere, ese vuelve a salir por cable". Claro, pero no es la idea. No tienen por qué obligarme a ello, ni como canal, ni como televidente. Además, este es el primer paso para que eventualmente el cable se adapte o muera (sea desterrado, pues) también.

Pero no es el primer paso de una larga lista de injusticias y trampas "legales" que nos hemos dejado cometer.

Vivo en un país en el que ahora, sin yo querer, tengo una estrella más. En el que ahora, sin yo querer, he de soportar ver el Bolivariana más resaltado que el Venezuela. En el que ahora, sin yo querer, no puedo sacar a mi hijo del país para que visite a su familia o conozca a Mickey. En el que pronto, sin yo querer, me obligarán a perder mi nacionalidad extranjera, y probablemente me boten.

En verdad que no quiero irme, pero no me lo ponen fácil...

Al menos aún queda gente que sale a la calle a exponer su opinión, aunque nadie los escuche. Al menos aún queda un canal que levanta su voz en representación de los obligados a callar, y que vivirá varios años más... Si el que manda quiere.

Y aún quedan blogs en los que podemos escribir lo que nos da la gana, que tampoco serán silenciados...

Si el que manda quiere...



Uno crece, cuando acepta su destino, pero tiene la voluntad de trabajar para cambiarlo. Cuando abre camino, dejando huellas, asimila experiencias... Y siembra raíces. Cuando se impone metas, sin importarle comentarios ni prejuicios, cuando da ejemplos sin importarle burlas ni desdenes, cuando cumple con su labor, sin importarle los otros pareceres.

No hay comentarios: