domingo, 7 de octubre de 2007

Quién muere?


Comparto contigo un poema de Pablo Neruda, o una adaptación de otro poema suyo, o de algo que dijo, o una receta de cocina. Sea lo que sea, y de quien sea, me mueve, y espero que a tí también. Disfrútalo.

(Actualización del 12/11/2007) Al parecer el poema original, llamado "A morte devagar", es de una brasileña llamada Martha Medeiros, y parece que siempre le cambian la autoría. Gracias a Manuel por aclararme el malentendido, y disculpen que no me ponga a traducir el original!


Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente quien hace de la televisión su gurú.

Muere lentamente quien evita una pasión, quien prefiere el negro sobre blanco y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones, justamente las que rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos, y restauran los corazones destrozados.

Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando está infeliz en el trabajo, quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida, huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente quien deja escapar un posible amor, con tal de no hacer el esfuerzo de hacer que éste crezca.

Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo.

Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar.

Muere lentamente, quien pasa los días quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante.

Muere lentamente, quien abandona un proyecto antes de iniciarlo, no preguntando de un asunto que desconoce o no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe.

Muere lentamente quien no gira el volante cuando esta infeliz con su trabajo, o su amor, quien no arriesga lo cierto ni lo incierto para ir detrás de un sueño quien no se permite, ni siquiera una vez en su vida, huir de los consejos sensatos...

Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor que el simple hecho de respirar. Solamente la ardiente paciencia hará que conquistemos una espléndida felicidad.

Vive hoy!
Arriesga hoy!
Hazlo hoy!
No te dejes morir lentamente!
No te impidas ser feliz!


No se donde voy, no se, solo se que aquí no puedo estar. -- Kurt Cobain

Cuando el tiempo pasa y nos hacemos viejos nos empieza a parecer, que pesan más los daños que los mismos años, al final. -- Juanes

Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre el mar.
-- Antonio Machado (Caminante no hay Camino), y luego Joan Manuel Serrat (Cantares)

3 comentarios:

CHJ dijo...

Que bonito!

Gracias por compartirlo.....

Un Abrazo...:)

Lycette Scott dijo...

Ahhh Neruda, por eso es mi favorito

Ana dijo...

Creo que te gustará este texto de un gran amigo:

Que idiotas son los suicidas.

Que idiotas son los suicidas ante su imagen, sus armas para morir son demasiado lógicas. Insisten en salir en los periódicos, son tan simples y vulgares que me devuelven la esperanza. Si realmente quisieran morir de forma miserable deberían trabajar para el gobierno ocho horas diarias, esperar a ser ancianos y jubilarse, quedarse esperando noches desiertas por un amor que a golpes les seco la vida. Eso si es ser un suicida verdadero.

Antonio Mundaca