domingo, 13 de septiembre de 2009

Linaje de héroes


A las afueras de una de las villas del valle, un grupo de héroes luchaba por sus vidas, y por la seguridad de las villas cercanas, enfrentándose a una horda de monstruos que ya los rodeaba completamente. Los guerreros, cubiertos de sudos, empuñaban sus armas en contra de los agresores, cortando y rompiendo armaduras, carne, músculos y huesos con cada uno de sus poderosos golpes.

El mago del grupo lanzaba hechizos, rayos de energía, contra sus enemigos, causando estragos entre sus filas, tanto por el daño que causaban sus encantamientos, como por el caos que generaba el pánico entre las filas enemigas. Tras los héroes, una clériga, una maga especializada en magia de curación, ayudaba como podía a sus compañeros, usando sus hechizos de apoyo para sanarlos y renovar sus fuerzas.

Los monstruos no eran, sin embargo, simples bestias sin cerebro. Una inteligencia artificial los guiaba, y varios de ellos eran capaces incluso de manejar la magia, lanzando a su vez dolorosos hechizos a los héroes.

Uno de esos hechizos golpeó de lleno en el pecho del mago, dejándolo sin resuello. Sus compañeros vieron su expresión de dolor, y notaron que sus movimientos se volvieron más lentos y espamódicos, hasta que se quedó petrificado totalmente.

Por último, con un gesto de sorpresa en su rostro, se esfumó. Sencillamente, desapareció: un momento antes estaba allí, y luego, de forma casi instantánea, se desvaneció.

El resto de los héroes quedaron mirando con cara de consternación el lugar donde, un momento antes, se había encontrado su compañero de aventuras. Pero las hordas de monstros no les dejaron mucho tiempo para llorar su pérdida.

Monstruo tras monstruo, enemigo tras enemigo, los héroes defendieron su posición, pero la falta del poder del mago entre sus filas era evidente.

De repente, sin previo aviso, y tan sorpresivamente como se había ido, el mago regresó al punto exacto en el que se había desvanecido. De inmediato comenzó a lanzar rayos contra los enemigos de los héroes, equilibrando las fuerzas. Su regreso, además, animó a sus compañeros, que agarrando un segundo aire, redoblaron sus esfuerzos.

Unos minutos después, la horda había sido eliminada.

Sabían que no era más que un respiro momentáneo, y que en cualquier momento llegaría la siguiente horda, y se encontrarían de nuevo luchando por sus vidas y por la seguridad de las villas cercanas, pero aún así, sentían la satisfacción del deber cumplido, de la victoria alcanzada. Sonrientes, aprovecharon la oportunidad para interrogar al mago...

- Coño, qué te pasó?

- No sé, marico -chateó el mago-. Me lagueé, y esta vaina se desconectó. Al menos pude loggearme rápido de nuevo.

- De pinga, porque nos estaban volviendo mierda. Miren, pilas, que ya los mobs están respawneando!

Los guerreros apretaron sus manos en torno a sus armas, y avanzaron hacia la nueva horda que ya se congregaba a su alrededor.

Era hora de, una vez más, luchar por sus vidas y por la seguridad de las villas cercanas...

Era hora de levelear...


Su tono me recuerda un poco al del prólogo de “La Bella y la Bestia” de Disney; pero, por otro lado, casi todo me recuerda a esa película. Donde los demás solo ven un plumero, yo veo una sirvienta coqueta con acento francés. -- ion litio (Tales of Monkey Island (II))

5 comentarios:

moni dijo...

Que de cosas hay en tu cabeza!

O.K. dijo...

La verdadera razón detrás de la desaparición de la maga...

http://www.questionablecontent.net/view.php?comic=1490

~ Fuenmita ~ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
~ Fuenmita ~ dijo...

Mmm Supongo que el mago que hizo su desaparición ante la mirada triste e incrédula del resto de los guerreros fue mi padrino Morbidrae!!!

Ojalá y no olvidara llevar el scroll de penalización!!!

BrightMoon.-

Yukino M. dijo...

Demasiada computadora con juegos sangrientos que deforman las mentes de los niños para el muchachito...

tsk tsk tsk

Menos mal que la desaparición del mago no provocó una maldición en cadena que hiciera desaparecer también a los pobres guerreros indefensos, haciéndoles perder la conciencia por interminables minutos de "Cooooño! Me botó el cliente!!"

(LOL xD )