martes, 18 de octubre de 2011

Presa



El hecho de que la biosfera responda de manera imprevisible a nuestras acciones no justifica la inacción. Ahora bien, sí es una poderosa razón para obrar con prudencia, y para adoptar una actitud de duda ante todo aquello en lo que creemos y todo lo que hacemos. Por desgracia, nuestra especie ha demostrado hasta el presente una asombrosa temeridad. Cuesta imaginar que vayamos a comportarnos de otro modo en el futuro.

Creemos saber lo que hacemos. Siempre lo hemos creído. Al parecer, nunca reconocemos que si nos hemos equivocado en el pasado, bien podemos equivocarnos en el futuro. En lugar de eso, cada generación considera los anteriores errores fruto de ideas mal concebidas por mentes menos aptas, y a partir de ahí empieza a cometer sus propios errores.

Somos una de las tres únicas especies de nuestro planeta a las que puede atribuirse autoconciencia, aunque en nuestro caso quizá el autoengaño sea una característica más representativa.


(Estracto de "Evolución Artificial en el siglo XXI", Introducción a "Presa", de Michael Crichton).

* * *

A partir de este post, en teoría cada vez que publique algo aparecerá un Tweet en mi cuenta con el título y el url de la entrada, gracias a la magia de ifttt. Ya publicaré otro post hablando al respecto...