lunes, 13 de marzo de 2006

Nelly


Poco antes de Carnavales, luego de una semana de soltero, y en vista del poco éxito que cosechaba entre mis amistades femeninas para que aprovecharan mi nuevo y muy temporal estado civil, decidí ir a Ocumare a pasar los días libres. Lamentablemente, el Carnaval se acortó mucho más de lo esperado, y no por razones agradables... Pero mientras estuvimos allí, tuve chance de pensar un poco.

Paseando el Domingo de Carnaval por el borde del Cementerio en Ocumare (porque, seamos sinceros, a quién se le ocurre mejor manera de pasar unos Carnavales que paseando por el borde de un Cementerio en Ocumare?) me tropecé de pronto con una tumba que está, como quien dice, "ahí mismito".

La lápida, última señal de la vida de su ocupante, estaba muy gastada, pero aún se leía claramente:

Nelly Mercedes Meza
Murió el 10 de Abril de 1921
Recuerdo de sus Padres

Podría haber sido una tumba más de las que he visto en mi vida. Podría haber sido poco más que una piedra en mi camino, dado que no conocí ni conoceré nunca a quien la "habita". Podría haberme dado lentamente la vuelta para seguir al Cuño a nuestro destino, y olvidar inmediatamente la bendita tumba.

Pero, como me imagino que les pase a más de uno, lo que hice fué seguir a mi mente por derroteros que ni ella misma conocía a dónde llevaban: Nelly, hija del Sr. y la Sra. Meza. Una chica que murió hace más de 80 años.

Qué edad habrá tenido? Dado que sus padres la sobrevivieron, no creo que mucho. Habrá sido una niña? Una joven? Una recién nacida? Cómo habrá sido, físicamente? No sé por qué, pero Nelly no me suena a nombre de Ocumareña.

Si aceptamos que Nelly es una chica joven, niña quizás, entonces tenemos que aceptar que su muerte fué una tragedia. Un accidente? Una enfermedad? Un asesinato? Ninguna pista al respecto me dijo la abandonada tumba, excepto que hubo gente que lloró la tragedia: Un par de padres que seguramente, hace más 80 años, mojaron con sus lágrimas una tierra ahora reseca.

Podría haberme visto como el protagonista de Bones (sí, ese carajo que antes era vampiro), o CSI, o Medical Investigation, o cualquiera de los N programas que hoy, y desde hace muy poco tiempo, sobrepoblan la televisión chupándole rueda al éxito de cualquiera que haya sido el primero entre ellos.

Pero en lugar de ello, lo que hice fué pensar en lo efímeros que somos.

Hoy, nadie se acuerda de Nelly. Ni de sus padres. Seguramente, ni de sus hermanas o hermanos.

Hoy, no sé si tuvo hijos, o sobrinos, que sigan con la historia familiar.

Hoy, no sé si Nelly tuvo chance de vivir, o culpa en lo que le pasó.

Hoy, me sentí más humano que de costumbre, y con más conciencia de que en unos años, todo lo que quedará de nosotros será -con suerte- una tumba abandonada en un cementerio ignorado. Nadie recordará nuestros sueños, ni las risas de nuestros padres cuando nacimos, o sus lágrimas cuando tuvieron que enterrarnos. Nadie, y quien lo haga e imagine partes de nuestras vidas, será alguien que no nos importa, y que sólo nos usará para escribirnos en un blog, o usarnos de estadística. Nadie...

Lentamente, me dí la vuelta para seguir al Cuño a nuestro destino. Pero no olvidé la tumba...


Cuando me quedo en blanco voy a pasear entre las tumbas de mi alma, a respirar el aire frío y húmedo y a llenarme los zapatos de barro, a caminar en el silencio y a llorar por dentro, porque entre los vivos me siento más esclavo que entre los muertos. -- Lua

Pensé que podría encontrar las respuestas a todas mis preguntas. Pensé que podría ser feliz y expresar todas mis emociones. Pensé que podría volar y tocar el cielo. Pensé que podría ser feliz sin importar lo que la gente dijera. Pero entonces nací y me volví un ser humano... -- Javi

Las cosas pasan por alguna focking razòn y todo sucede cuando no deberìa suceder, y cuando pasan no es el momento indicado ni uno esta pendiente... -- Marianguila

No hay comentarios: