jueves, 19 de julio de 2007

Verde, Amarillo, Verde...


Vivo en Venezuela, y adoro mi país.

Una vez dicho eso, voy a mi segunda aclaración: Pido disculpas a aquellos que conozcan otra Venezuela; a aquellos que vivan en el interior, y conozcan un pueblo con corazón; a aquellos guaros y valencianos (y todos los demás, pero es que de esos tengo ejemplos al lado), cuyas ciudades sean modelos a seguir; a aquellas personas defensoras de su patria, su ciudad, su pueblo.

Pero el caso es que la Venezuela que conozco, o mejor dicho, los venezolanos de la Venezuela que conozco, los caraqueños de la Caracas que conozco, apestan.

Perdónenme mis compatriotas venezolanos, pero así es.

Quieren ejemplos? Miren a su lado cuando vayan por la calle.

Hoy en la mañana, como todas las mañanas, salí de mi casa rumbo al Metro. Para llegar tengo que atravesar la Av. Sucre, en la que hay un semáforo. Pues no importa que seas una embarazada ciega en muletas vestida de monja y llevando una cadena de niños de preescolar: Nadie se parará, semáforo en rojo o no, para que pases. En ese semáforo en particular, al parecer del lado de los conductores solo se ven los colores verde, amarillo, verde.

Y es que así somos los venezolanos. Para qué parar en rojo? Pasemos! Que se joda el otro. Que espere el otro. Que haga cola el otro, yo me coleo. Que vivos somos, verdad?

Les juro que me provocó gritarle al carro que me pasó al lado mientras pasaba, arriesgando mi vida, "Está en ROOOJOOOOOO!", y arriesgarme a provocar un accidente de tránsito. Qué mal super-héroe sería...

Seguimos? Al llegar al otro lado de la acera, el tipo que iba delante mío, quién sabe si despotricando de los conductores desgraciados que no se paran en un semáforo en rojo, agarró la bolsa que llevaba en la mano (basura, seguramente, lo cual me recuerda que olvidé sacar la mía) y la lanzó al monte que rodea el Guaire.

Y es que así somos los venezolanos. Echarla en uno de los contenedores destinados para ello? Y eso que ahora Caracas está llena de papelerotas! Cuidar TU ciudad, en la que vives? No, vale... Es más cómodo botarla donde sea, dejarla ahí mismo, y que otro lo recoja.

Subí al Metro, y me calé el calor, los empujones, las malas caras, y una pelea entre dos señoras, que de damas no tenían nada. Al fin, llegué a mi destino.

Bajando rumbo a mi trabajo pasé por la oficina del Seniat Los Ruices. Y hoy, precisamente hoy más que nunca, la acera estaba copada -no exagero: no se podía pasar- de motos paradas, por los motorizados que están haciendo las encomiendas.

Oye, mi pana, entiendo que tengas que trabajar. Pero yo también, y si me lanzo a la calle, me pisa un carro y no llego completo a la oficina. "Y tu pierna?" "Allá, en la avenida. Ahorita me la traen". Deja la comodidad. Deja la viveza. Para tu pedazo de moto donde debes, y al menos ten la decencia de no increparme cuando me queje, como si la culpa de que seas un degenerado fuera mía.

Y es que así somos los venezolanos.

Terminemos. Llegando a la oficina, llevaba delante una chica bien linda. No le pude ver la cara, pero desde atrás era una catira espectacular. Ahora, entiendo que los dos bolsas que estaban delante se la bucearan. Pero por qué la cara de sádicos? Por qué los comentarios fuera de tono y de lugar? Por qué la chica tiene que calarse esas incomodidades en la calle? Porque así somos los venezolanos?

Una vez más, pido disculpas. Sé que existe gente que no es así, que respeta las leyes, que no se come el hombrillo, que no cruza por la mitad de la calle, que se responsabiliza de su actos en vez de echarle la culpa a los demás o decir "por qué me paras a mí si a él lo dejaste pasar?", que no dice "hago lo que me da la gana porque esta vaina es mía!".

Sé que hay gente buena, y tengo el placer de conocer a muchas de esas valiosas personas. Sé que Venezuela vale la pena, porque es un paraíso -en el que, lamentablemente, hay petróleo- lleno de oportunidades. Sé que el venezolano también es atento, cordial, alegre, familiar...

Pero al parecer, somos cada vez menos.


A todos, en alguna parte del mundo, nos aguarda la derrota. Algunos son destruidos por la derrota, y otros se hacen pequeños y mezquinos a través de la victoria. La grandeza vive en quien triunfa a la vez sobre la derrota y sobre la victoria. -- Merlín

No existe remedio contra el mal cuando los vicios se convierten en costumbre.

Tendremos que arrepentirnos en esta generación no simplemente por las palabras y acciones llenas de odio de las personas malas sino por el espantoso silencio de las personas buenas. -- Martin Luther King

Never attribute to malice what can be adequately explained by stupidity (Nunca atribuyas a la maldad lo que puede explicarse por la estupidez). -- Nick Diamos

3 comentarios:

Jenny dijo...

Tristemente vivimos en el país del "medalaganismo"... "Me da la gana no detenerme en el paso peatonal, es más, si puedo acelero", "Me da la gana caminar por la acera haciendo S y jodiendo al que trata de caminar normalmente", "Me da la gana pararme con mi pana del alma en el MEDIO de la calle a hablar paja", "Me da la gana llevar a mi perro a cagar en plena calle (ya vendrá alguien que lo pise y así se lo lleve)"... de verdad ese tema me tiene harta... yo sí vivo en la misma Venezuela que tú...

Gabo dijo...

Pues si mi pana, y no es solo eso, sino que la critica resulta en insultos incluso cuando una señora (y su hija) lleven un carrito lleno hasta el techo pero digan que vienen separadas (pero no solo son identicas sino que la señora paga toda la cuenta). Esta es la tierra de los vivos pa atras... más que petroleo nuestra maldición se llama pilismo, el hecho de querer ser más pila que otro, de pasar por encima de otro, de creerse dueño y señor de la verdad porque YO lo digo... es así mi pana, viva venezuela...

CHJ dijo...

Ocuridad justamente toqué hace poco este tema lo llamé "los vivos pendejos". Este païs está plagado de ellos. Mientras se la dan de vivos resultan los más pendejos de todos, pues al final resultan envueltos en el mismo caos que ellos crean....sï, de pana que si vivimos en la misma Venezuela, donde sobra el pendejo que la tira de pila..."YO voy primero, los demás que se jodan"