jueves, 24 de enero de 2008

El Manifiesto Hacker


Otro fué atrapado hoy, aparece en todos los periódicos. "Joven arrestado por escándalo criminal informático", "hacker arrestado por irrumpir en un sistema bancario"...

Malditos niños. Todos son iguales.

¿Pero puedes, con tu psicología barata y tu tecno-cerebro de los años cincuenta, siquiera echar un vistazo detrás de los ojos de un hacker? ¿Al menos te has preguntado qué lo hizo así, qué fuerzas le dieron forma, qué puede haberlo moldeado?

Yo soy un hacker, entra a mi mundo...

Mío es un mundo que comienza con el colegio... Soy más listo que la mayoría de los otros chicos, esta basura que nos enseñan me aburre...

Maldito conformista. Todos son iguales.

Estoy en el colegio o un instituto. He escuchado a los profesores explicar por quinceava vez cómo reducir una fracción. Lo entiendo. "No, Sr. Smith, no he escrito mi trabajo. Lo hice en mi cabeza..."

Maldito niño. Probablemente lo copió. Todos son iguales.

Hoy descubrí algo. Encontré una computadora. Espera un segundo, esto es genial. Hace lo que quiero que haga. Si comete un error, es porque yo me equivoqué. No porque yo no le guste... O se sienta amenazado por mí... O piense que soy un sabelotodo... O no le guste enseñar y no debiera estar aquí...

Maldito niño. Todo lo que hace es jugar. Todos son iguales.

Y entonces ocurrió... Se abrió una puerta a un mundo... Fluyendo a través de la línea telefónica como heroína a través de las venas de un adicto, un pulso electrónico es enviado, un refugio para las incompetencias de todos los días es vislumbrado... un teclado es encontrado. "Esto es... aquí pertenezco...". Conozco a todos aquí... incluso si nunca los he visto, nunca les he hablado, quizás nunca vuelva a saber de ellos... Los conozco a todos ustedes...

Maldito niño. Ya está enganchado otra vez al teléfono. Todos son iguales...

Puedes apostar el culo a que somos todos iguales... Nos dieron cucharadas de comida para bebés en la escuela mientras moríamos de hambre por un bisteck... Los pedacitos de carne que dejaron escapar estaban pre-masticados y sin sabor. Hemos sido gobernados por los sádicos, o ignorados por los apáticos. Los pocos que tuvieron algo para enseñar encontraron en nosotros alumnos con ganas de aprender, pero esos pocos son como gotas de agua en el desierto.

Este es nuestro mundo ahora... el mundo del electrón y el interruptor, la belleza del baudio. Utilizamos un servicio ya existente sin pagar por aquello que podría haber sido casi regalado si no fuera controlado por esos especuladores, y ustedes nos llaman criminales a nosotros. Exploramos... y nos llaman criminales. Buscamos ampliar nuestro conocimiento... y nos llaman criminales. Existimos sin color de piel, sin nacionalidad, sin creencias religiosas... y nos llaman criminales. Ustedes construyen bombas atómicas, luchan guerras, asesinan, engañan, y nos mienten y tratan de hacernos creer que es por nuestro propio bien, y aún nos llaman criminales.

Sí, soy un criminal. Mi crimen es la curiosidad. Mi crimen es juzgar a la gente por lo que dicen y piensan, no por lo que parecen. Mi crimen es ser más inteligente que tú, algo que nunca me perdonarás.

Soy un hacker, y éste es mi manifiesto. Puedes detener a este individuo, pero no puedes detenernos a todos... después de todo, somos todos iguales.


The Conscience of a Hacker
(The Hacker Manifesto)
by
+++The Mentor+++
January 8, 1986
Original en inglés
"Original" en español

2 comentarios:

Lycette Scott dijo...

Definitivamente algo interesante para leer

CHJ dijo...

Me gustó. Coincido con Lycette...muy interesante, sobretodo para mí, tan neófita yo en la materia.

Saludos!