sábado, 19 de enero de 2008

Diferencias


Sentados en la sala de mi apartamento, mi pareja y yo hablábamos un poco sobre cómo le había ido en su trabajo. Me contó sobre los cambios que estaba haciendo, sobre las actitudes del cliente, sobre los problemas que le habían surgido...

Y sobre el vigilante.

Me comentó que el vigilante de su oficina, un viejito, le había hablado para cuidarle el carro. Que se tomaron algunos cafés juntos. Que consiguió que le diera su número de celular. Y que incluso le regaló un poema por Navidad.

Terminó con la frase "que lindo el viejito, verdad?". Y ahí comencé yo...

Le pregunté qué habría sentido si, en lugar de ser un viejito, quien le hubiera hablado, invitado y regalado hubiera sido un joven, un hombre adulto, en lugar de un viejo. Me respondió de inmediato "pues no lo hubiera aceptado!".

Por qué? Porque el joven iría con otras intenciones? Porque el viejo no lo haría?

* * *

Primero, por qué el joven debe ir a juro con otras intenciones? Es decir, lo acepto, los hombres somos unos perros. O mejor, digamos que es solo que somos sinceros y nos aceptamos como somos. Haríamos el amor con muchas de las mujeres que conocemos, aceptado. Seguramente tú entre ellas.

Quizás sea porque logramos separar amor de sexo. Quizás sea porque hacer el amor, para nosotros, es otra forma de conocer a la persona, de expresar sentimientos. Quizás no...

Es verdad que normalmente solo pensamos en sexo. También es verdad que normalmente solo pensamos en sexo. Y por último aclararé que puede ser cierto que normalmente solo pensamos en sexo... Pero no siempre, y no solamente.

Palabra! Es posible que uno de nosotros, penes con piernas, te invitemos un café (chocolate, en mi caso) solo para alegrarte el día, para poner una sonrisa en ese rostro y en ese corazón, pero sin intenciones de que ello mágicamente te llene de deseos carnales hacia nosotros, y te haga abrir de inmediato las piernas.

Hazte un favor, a tí y al resto de mi género: la próxima vez que un hombre te invite a un café (o a un chocolate), te hable, te haga un regalo o te escriba un poema, antes de cerrarte ante los embates sexuales de esa bestia, piensa que quizás (sólo quizás) estás ante una acción bienintencionada.

Sólo quizás...

* * *

Segundo, me indignó que los regalos y piropos de un viejito sean recibidos con sonrisas condescendientes por parte de las mujeres.

"Ay, que lindo el viejito".

Tantos años recorridos, tanta vida vivida, para que al final nos perciban como seres asexuados, inócuos? Acaso al cruzar la barrera de los 60 o 70 años, o cuando la barriga, la calvicie, las arrugas y la impotencia cubran nuestro cuerpo juvenil, dejaremos de ser hombres?

Cada viejito que veas (o viejita, que el reclamo va para ambos lados) no es un tontito que no sabe de qué habla: es una persona con más experiencia que tú, que ha hecho el amor y besado a más mujeres que tú, quizás inventado más cochinadas y hecho más cosas peligrosas que tú.

Quizás los años hayan calmado sus ansias, o los kilómetros recorridos hayan templado sus deseos, o la incapacidad sexual hayan apagado su fuego. Pero, sea esa la situación, o sea que día tras día les duela ver que ya no son lo que eran, es nuestro deber verlos como hombres, como seres completos, que saben de lo que hablan, y saben lo que desean. Más aún, tienen el derecho de seguir deseando, el deber de seguirse sabiendo vivos...

Así que la próxima vez que veas a un viejito o viejita, a un ciego, a un cojo, a un gordito, a una de esas personas de las que siempre has pensado "no, vale, ese no va a tener novia" o "ese no rompe un plato"... Piénsalo dos veces, date cuenta de que todos sentimos y deseamos por igual, y al menos en tu mente y en tu corazón, dale el beneficio de la duda. Dale el chance de ser atractivo o peligroso de nuevo, como quizás nunca lo haya sido.

Al menos, en tu mente y en tu corazón. Y quizás, en alguna otra parte de tu cuerpo.


A veces hay que hacer más caso a lo que te pide el cuerpo, dejar a la mente descansar y hacer caso a lo que grita tu cuerpo, tus manos, tus dedos, toda tu piel. -- My life (14.17h.)

Nunca hablamos sobre cómo nuestras vidas son vacías. Eso es porque pasamos mucho tiempo llenándolas. Todos los actos naturales de bárbaros: comer, beber, amar y reir... Hacemos de eso un gran ritual fetichista. Nunca más tendremos hambre. Hablamos de hambre, pero nunca la experimentamos. Hablamos de sed, pero nunca estamos sedientos. Hablamos de amor, pero no amamos, y con nuestras infinitas innovaciones y perversiones. Para nosotros, la diversión tomó el lugar de la felicidad, y para cada diversión que pasa de moda deba haber otra mejor, más excitante... Cada vez más excitante. -- Howard Fast (Espartaco)

5 comentarios:

Luisjoey dijo...

Buena reflexion amigo, es bueno darse cuenta de las cosas simples y que todos tenemos alma y sentimientos.

Todo el mundo habla de amor pero pocos quieren amar, amor no es solo pasion es muchas cosas mas.

CHJ dijo...

Hola Oscuridad!
Felizzz cumpleaños!!
Espero que la estés pasando suèr bien con toda la gente que te quiere y aprecia de corazón.

Con respecto a tu tema, la verdad sea dicha, los años no determinan la capacidad sexual y la posibilidad de deseos (de distintas índoles).

Hace algunos años yo regresaba de un viaje y en el autobús se sentó a mi lado un viejito de esos lindos, tipo el abuelito de heidi con pradera y todo. Pues el señor dejaba caer su mano en mi pierna, supuestamente en medio de su "sueño". La primera vez lo vi y le tomé la mano y se la coloqué en su regazo, pues lo hizo otra vez y otra vez y cada vez la mano le caía más "acertadamente". Me tuve que molestar y despetarlo y decirle que dejara la sinverguenzura que yo sabía que no estaba dormido nada!

Desde ese día, miiikiiiiti que veo a los viejitos de manera asexual, siguen siendo los mismos hombres pero con menos chance de "coronar" como cuando eran jóvenes, disculpame lo directo jajajaja

Un abrazo y un besote! ;)

HBR dijo...

"Más sabe el Diablo por viejo que por Diablo"

Creo que la sexualidad y sus alcances si varian con la edad pero solo en aspectos físicos. En gran parte un ser humano es sexual mentalmente toda su vida pero en el transcurso de la misma creo se tienen épocas en la que se es mas amoroso o simplemente cachondo...

Ishtar dijo...

Por muy viejo, muy gordo, muy torpe, nunca subestimo a un hombre y menos en el plano sexual, ustedes son de cuidado y no se les puede quitar el ojo de encima porque a la primera oportunidad que consiguen tratan de aprovecharse, sin tomar en cuenta edad, años de amistad, ni nada, así que no me vengas con cuentos, yo ya los conozco jajajajaja.

Hace muchos años que no disfruto de un amigo tan desinteresado en el sexo que me invite a un café sin hacer alguna insinuación, aunque sea de manera pendeja e inocente te asoman algún comentario sexual, así que esa raza bien intencionada de la que hablas está en extinción jajajajaja, cuando conozca a sólo uno con esa conducta te doy la razón, por ahora permíteme que me ría jajajajaja.

Besos.

Yukino M. dijo...

Hay que ver que las mujeres somos una cosa seria. Porque, del comentario de Ishtar, viene el mío... Porque yo Sí tengo amigos hombres que sí me invitan un café sin ninguna mala intención. Y puede resultar en una salida aún más incómoda que si vinieran con malas intenciones.

Ozono (tan Lanzarote él :) procura tranquilizarme y me dice que seguro que sí se les pasa algún mal pensamiento conmigo... ¡pero es que no sueltan prenda!

Y ahí, justo ahí, es cuando el ego, acostumbrado a decirles "perros" a todos los hombres del planeta, y hacernos sentir las reinas poderosas, se ve golpeado... totalmente amoratado. :(

jejejeje

Y en mi caso, peor si es un viejito, porque siento que se me notan las canas... y además, muy cierto, esos son los peoooores! porque son los que se saben más trucos!

jajaja.

Qué bueno tu post!

La vida se lleva por dentro, el cascarón sólo refleja más o menos cómo la has vivido, pero quien uno es sólo se ve aliñado por los años, más no derrumbado... si uno no quiere.

Pero qué cosa que la naturaleza nos voltee la cabeza por las hormonas :S

Besos y feliz cumple!!!!