jueves, 16 de abril de 2009

Cuando el hombre penetra a la mujer


Cuando el hombre
penetra a la mujer,
es como cuando la ola muerde la playa,
una y otra vez
la mujer abre su boca con placer
y sus dientes brillan
como el alfabeto,
Logos aparece ordeñando una estrella,
y el hombre
dentro de la mujer
amarra el nudo
que nunca
los separará
y la mujer
se encarama sobre la flor
y se traga su tallo
y Logos reaparece
y desata sus ríos.

Este hombre,
esta mujer,
con su hambre doble,
han intentado atravesar
la cortina de Dios
y por un momento lo han logrado,
pero Dios, a través
de Su perversidad,
desata el nudo.


("Cuando el hombre penetra a la mujer", de Anne Sexton. Sacado de Mi Jardín Prohibido, y traído para tí).


Me niego a vivir una vida sin sueños, sin deseos, por muy imposibles que parezcan. -- Gorka

Un vestido carece totalmente de sentido, salvo el de inspirar a los hombres el deseo de quitártelo. -- Françoise Sagan

3 comentarios:

moni dijo...

Asi es, tal cual.

Capochoblog dijo...

Me ha gustado el poema, y sobretodo creo firmemente y con perversidad en la frase de Sagan.

Besos.

Oscuridad dijo...

Es bueno saber eso... ;)