lunes, 19 de abril de 2010

Me cansé de tí...


Cláusula de exención de responsabilidad: El texto siguiente no necesariamente representa la opinión de este blog, sino los desafueros de su autor. No necesariamente todo lo escrito en el artículo, incluyendo pero no limitándose al cuerpo del mismo y a su título, proviene de experiencias personales del autor. Blogs, entrevistas, pensamientos y desvaríos han sido molidos para conformar todo lo que a continuación aparece escrito, por lo que agradecemos que no quemen nuestro local, ni escupan a la cara de nuestro staff.

Cuál es el secreto para no cansarte de alguien?

Toda relación, sea amorosa o de amistad, comienza con dos personas que se atraen una a la otra. Quizás por el atractivo físico, quizás por el atractivo intelectual, o por intereses comunes, o por cubrir cierta necesidad... El caso es que una relación puede comenzar por las razones más equivocadas posibles, y luego ir madurando, o fracasar cuando ambas personas -o una de ellas, o tres- se dan cuenta que, realmente, sus necesidades no están cubiertas.

En numerosas fuentes comentan que el Amor Pasional -que es esa primera fase del amor, iniciado por la atracción- dura solo unos dos o tres años. Al cabo de ese período, la pasión como tal disminuye o hasta desaparece, y el amor evoluciona o se acaba.

A medida que el amor madura, se adquiere más compromiso, y se convierte en Amor Formal -o como quieran llamarlo-, basado más en el cariño, el respeto, la convivencia y la cercanía que en el atractivo físico.

Es justo en ese punto de inflexión del amor que las mayorías de las parejas terminan. Es ese período lo que da lugar a la famosa "Crisis de los tres años" que casi todas las parejas atraviesan: es un período en el cual la relación debe reinventarse o morir; es un período en el cual la pareja ve que lo que antes les atraía, ahora les repele, o como mínimo les cansa.

Porque todo termina cansando...

Bien dice FreeWill en Opinador Dañado (que de Opinador tiene mucho, y de Dañado bien poco), que hasta la belleza cansa:

No importa lo atenta que ella sea…
No importa que tenga tremendo culo y tremendas tetas…
Ni lo coqueta que sea…
Ni lo picara que parezca…
Nada de eso importa, porque si de algo puede usted estar seguro es que existe un hombre que está aburrido de ella. Que ya no le aguanta ni uno de mas de sus berrinches, ni uno mas de sus desplantes.
Parece mentira por mas deseable que una mujer este, tarde o temprano terminamos aburriéndonos de ella y empezamos la búsqueda de otra que este mejor o que sea menos cansona. Pero esa búsqueda siempre es un desperdicio de tiempo porque al final regresamos a lo mismo.
Y pensar que hicimos hasta lo imposible por conquistarla, y de pronto un día ya no nos inspira ni un mal pensamiento.
Porque hasta la belleza cansa.


Quizás sea exagerar la nota, pero no puedo evitar pensar en la forma en la que, luego de un atracón de carne a la parrilla, no quieres ni ver otro filete, aunque solo dos horas antes estabas babeando por uno.

O la forma en la que, tras tener sexo con alguien, luego esa persona -a veces, lo reconozco- está sobrando...

Será en es solo eso? Será que ya obtuvimos lo que queríamos de la relación -besos, abrazos, querencias, sexo- y nos cansamos de la misma? Será que ese período, esa evolución del amor, es sencillamente sincerar las nuevas metas de cada individuo, ahora que las anteriores ya no lo llenan?

Hasta ahora, la única respuesta que tengo para -medio- responder la interrogante con la que abrí el escrito es: El secreto para no cansarte de alguien es no verlo siempre. Bien lo resumía Honoré de Balzac:

"Es más fácil quedar bien como amante que como marido; porque es más fácil ser oportuno e ingenioso de vez en cuando que todos los días".

A lo mejor es eso. O a lo mejor es que, sencillamente, no te da chance de cansarte de la relación de amante, de cubrir la cuota máxima de aquello que estabas buscando, por el simple hecho de que no lo tienes cada vez que quieres. Quizás sea por eso que, para los amantes, los problemas empiezan cuando se enamoran, no creen?


El hombre y la mujer han nacido para amarse, pero no para vivir juntos. Los amantes célebres de la historia vivieron siempre separados. -- Noel Clarasó

Los hombres de acción son pródigos con sus amantes porque sólo disponen de muy poco rato para estar con ellas, y no tienen tiempo de sufrir, lo necesitan todo para ser felices. -- Gina Kaus

Amante suena a secreto, a misterio, a prohibido… -- La Vida

Callad, amantes, y ocupad el labio con el beso. No pronunciéis palabras vanas mientras se busca vuestro corazón en otro pecho, jadeante y pobre como el vuestro, ya al filo de la aurora. -- Antonio Gala

- Ayer estaba pensando en hacerle el amor de nuevo.
- Qué? Ya le has hecho el amor?
- No, vale, ojalá. Lo que ya había hecho era pensar en hacérselo.


2 comentarios:

~ Silvarion ~ dijo...

Sin duda - y por la cláusula del comienzo - puedo ver que ya te ha salpicado más de un regaño por tus escritos... Bienvenido al combo ;)

Por otro lado, sí suele hber un período de hastío que puede sobrellevarse en unos casos y en otros no.

Hay crisis bien conocidas también a los 7, 13 o 14 años y en general múltiplos de 7. Por qué? No tengo la más mínima idea... Pero es así.

Cómo evitarlo?? Dense vacaciones de tanto en tanto, somos individuos, y como tales, necesitamos espacio para nosotros mismos. No nacimos pegados. Compartimos nuestra felicidad pero no debemos depender del otro para sentirnos felices. Tú y yo vs Nosotros habla de tal cosa y da un panorama distinto a lo que generalmente se toma como una pareja.

Capochoblog dijo...

Supongo que más que amor, uno hace el compromiso de reinventarse sin pavimentarse y cuando la banda ya no estira y atenta contra tu propia persona, es de sabios rectificar. Lo que pasa es que hay gente que no rectifica bien y quedan las malas historias.

En cada historia (de amor) importa mucho el personaje.

Besos.

(Me gusto este post).