jueves, 18 de agosto de 2005

Para Ella


Ella es la chica que creció en mi misma calle, algunas casas más allá. La conozco desde que teníamos 3 años. En todo el tiempo que ha pasado desde entonces hemos jugado innumerables Eres y Escondites, ido N veces al cine para ver todas las partes de las sagas que nos gustaron, y actuado como que los patios de nuestras casas o nuestros dormitorios fueran nuestros propios reinos particulares.

Para cuando llegamos al liceo, fué ella la que me enseñó a bailar, fueron sus lágrimas las que sequé con mi hombro, y con ella que me monté en el Metro sin pagar. Fué a ella a la que dediqué mis llamadas y mis muy pocas visitas durante la universidad. Fué a ella a la que llevé en taxi a su casa cuando tomó un trago de más, y a quien dejé calentita y arropada en su cama para irme a dormir a su sofá.

Los mejores momentos que recuerdo, las parrillas más ricas, las mejores cervezadas, el descubrimiento de los sitios que más me gustan, fueron junto a ella. La última vez que la ví la derroté en una partida de Risk, y estuvimos toda la noche hablando de mariqueras, del pasado, y de nuestros planes para ir a comer juntos un día de estos.

Un tiempo después me enteré que había muerto, no importa cómo o dónde.

En ese momento me dí cuenta de cuánto la amaba, y que la había amado todo el tiempo que vivimos juntos. Me tomo años luego de eso para poder, al fin, llegar a un sitio en el que dejé de culpar a Dios. Sé que amarla es algo que siempre estará allí, algo que no podré apagar o detener sin importar cuánto duela.

Lo que llegué a entender es que no importa cuántas fotos de ella tengo o no tengo, o que fuí yo quien le compró el anillo que adoraba. Lo que importa es que ella se abrió un lugar en mi corazón, y allí siempre estará para mí.

Ella murió quizás antes de existir. Quizás no sea nadie, o quizás sea un poco de todos ustedes. Quizás sea un él, o ambos. El caso es que murió antes de existir, y aún la extraño...


I have always been standing in your doorway (Siempre he estado esperando en tu puerta). -- Mary Jane (Spider-Man 2)

And it's not that I want to have you. All I want is to deserve you (Y no es que quiera tenerte. Todo lo que quiero es merecerte). -- Vicomte de Valmont (Dangerous Liaisons)

Por The Wood, donde todo comenzó. -- The Wood

3 comentarios:

CHJ dijo...

Una belleza de texto....gracias por traerlo de vuelta...al menos para mí que no lo había leído.

La nostalgia siempre dándonos de frente para recordarnos que los sentimientos están ahí, pueden estar escondidos...pero siguen...están.

Un beso ;)

Yukino M. dijo...

En estos años que han pasado, ¿alguna vez la encontraste?

Oscuridad dijo...

Me la tropecé un par de veces en mi camino, pero jamás la encontré. Quizás conseguí otras "ellas" que ocuparan su puesto, pero no lo sé...