sábado, 10 de noviembre de 2007

Deuda


Finalmente lo logré
En contra de la vida
Reuní valor y tiempo
Recordando, amiga
Aquello que aún tengo
Risas, lágrimas, en mí.
Interior recoveco
Rojo despertar viví
Olvidado tanto hé
Jamás entre todo a tí
Olvidado tanto hé.


Deuda pagada, tío...


Prefiero no recordar, que olvidar. -- Gisele Díaz (Editora de Urbe)

Hay que dejar de premiar a la gente por hacer el esfuerzo y empezar a premiar a la gente por los resultados. -- Sumito Estévez, chef y animal de medios

La vida no te enseña a despedirte. -- Jossy

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Una palabra


Una palabra no dice nada
y al mismo tiempo lo esconde todo
igual que el viento que esconde el agua
como las flores que esconde el lodo.

Una mirada no dice nada
y al mismo tiempo lo dice todo
como la lluvia sobre tu cara
o el viejo mapa de algún tesoro.

Una verdad no dice nada
y al mismo tiempo lo esconde todo
como una hoguera que no se apaga
como una piedra que nace polvo.

Si un día me faltas no seré nada
y al mismo tiempo lo seré todo
porque en tus ojos están mis alas
y está la orilla donde me ahogo,
porque en tus ojos están mis alas
y está la orilla donde me ahogo.


http://www.youtube.com/watch?v=YeliQF6mjx0&mode=related&search

(...)

Miguel, el cachorro olvidado. dijo...

Que duro es olvido y la despedida,
que flaco el recuerdo vacio,
que doloroso no hallar lo tenido,
que bromista es a veces la vida.