martes, 20 de noviembre de 2007

SysCorp


Sandra salió de la ducha chorreando agua. Su rojizo cabello -en secreto, su mayor orgullo- salpicaba gotas sobre el piso mientras ella caminaba lentamente hacia su bolso.

Se sentó, aún desnuda, en uno de los bancos frente a su casillero, y comenzó a sacar de su bolso la ropa que se pondría. Ya no habría más sesiones por hoy, y el Jefe les había dado la tarde libre (cosa rara), así que no tenía que vestir de uniforme.

Mientras se ponía sus braguitas (sus pantaletas, pero le gustaba llamarlas así) miró a los que aún estaban en las duchas: Veronique, la francesita, con su cabello rubio larguísimo cayendo por su cintura, sus pechos pequeños y su sonrisa cálida; en la ducha a su derecha, Frankie, el payaso, el de la risa fácil y la broma siempre lista (y el pene atractivo, pensó Sandra con una sonrisa); Bubba, con su sobrepeso y su timidez siempre -menos hoy- a la vista de todos... Daniel y Adriana aún estaban en el Tanque. Había pasado tanto tiempo junto a todos, que ya ni pena sentía de estar desnuda ante ellos. Eran colegas, hermanos, compañeros de aventuras (a veces amantes, ok, lo aceptaba). Quizás todos se habían salvado la vida uno al otro al menos una vez...

Terminó de subirse su mono deportivo (azul, con el logo de SysCorp) viendo hacia los otros bancos. Allá estaba el nuevo (cómo era su nombre... Adolfo? Alfredo? Siempre llegaba tarde a las presentaciones de los nuevos...) y Domingo. Domingo siempre estaba allí. Salía del Tanque, y de las duchas, antes que los demás. Se vestía y se iba, y casi nunca compartía sus ratos libres con el resto del equipo. Sandra sabía muy poco -casi nada, en realidad- de su vida fuera de SysCorp, y por lo que había oído, ni sus navegantes habían llegado a conocerlo realmente, en el poco tiempo que habían estado con él...

Sí, Domingo siempre estaba allí... Y Sandra tenía que agradecerle por eso. Pero él ya había terminado, y estaba saliendo de los baños...

Se pasó, pensativa, su top deportivo blanco por la cabeza, se hizo una cola en el cabello aún húmedo, y tras pensarlo, guardó la chaqueta del mono (azul, con el logo de SysCorp) en su bolso, y este en su casillero. El día era soleado: disfrutaría pasear hasta su apartamento.

Llevaba cuatro años trabajando en SysCorp. Cuatro interesantes, a veces -como hoy- peligrosos, pocas veces aburridos, años. Desde que se graduó ("con honores" hubiera añadido con tono orgulloso su madre) fue contactada por el Gobierno para que se uniera a ellos como una Nadadora. Sandra sencillamente no caía en sí de gozo: el Gobierno se la pasaba evitando que la gente navegara, pero a ella la contrataban para eso!

Fue a los cursos, a las presentaciones, a las entrevistas... Todo parecía ir a pedir de boca. Sin embargo, la vida giró en otra dirección... Gracias a Dios.

Unos días antes de aceptar la oferta, otro grupo se le acercó. Su representante le mostró su tarjeta, y ella sintió cómo sus colores abandonadan su rostro. La tarjeta solo tenía una palabra escrita.

SysCorp.

Sandra se olvidó imediatamente del Gobierno.

* * *

Normalmente los llamaban Hackers, aunque eso no era exactamente lo que eran. Networkers, a veces, aunque tampoco aplicaba. Quizás el término más correcto sería simplemente Programadores. Neo-Programadores, si queremos diferenciarlos de los que ejercen -aún hoy- la programación clásica.

Nadie sabe exactamente de donde surgió la idea (aunque en un mundo en el que los humanos han logrado comer incluso animales venenosos, como la Langosta y el Pez Globo, todo es posible), pero revolucionó el mundo. Fué un salto tecnológico diez mil veces mayor que la Internet ("Intelné", como la llamaban en su viejo barrio).

Según los registros, la idea inicial fué copiada del Teremin, un instrumento musical que se tocaba sin ser tocado: el artista movía sus manos, y el Teremin interpretaba sus movimientos como música -algo así como la forma en la que Metalhead hacía música en el cómic de los X-Men 2099- y creaba los sonidos apropiados. Era como crear música bailando.

En algún momento del desarrollo de la tecnología se probaron otras ideas: guantes y hologramas, como en Sentencia Previa; cables directos al cerebro; un traje que pasara todos los movimientos del cuerpo a las computadoras... Pero al final se impuso -como ya deben saber- el diseño que conocemos hoy en día: el modelo de Respiración Líquida.

Una explicación larga? Es un líquido compuesto de fluorocarbonos, altamente oxigenado, que al ser insuflado en los pulmones permite que el individuo pueda respirarlo sin sufrir ahogamiento u otros efectos por la falta de oxígeno. Una explicación corta? Es un líquido rosado dentro del cual puedes respirar.

La Respiración Líquida es una realidad desde hace muchos años, aunque su aplicación comercial no había sido totalmente explotada. Se hicieron intentos para usarlo en la medicina, en la exploración submarina o en la espacial. Pero al final su mayor importancia vino de manos de la exploración de un espacio creado por el ser humano: la Red.

Se descubrió que ciertas composiciones particulares del fluorocarbono transmitían vibraciones e impulsos eléctricos a mayor velocidad que la mayoría de los cables más usados, con un precio aún manejable (los enlaces neuronales que han probado en estos últimos años aún tienen precios prohibitivos). Los mayores problemas que tienen el fluorocarbono es que, primero, debe mantenerse tan puro como se pueda, lo que se arregla con una instalación apropiada -el Tanque- que limpie las impurezas del fluido cada cierto tiempo, sin variar su composición química. Segundo, que no todos pueden aprovecharlo de la misma forma.

Hay gente que se cansa al respirar algo más denso que el aire. Hay quien sufre de ataques de claustrofobia (o será hidrofobia?). Hay quien no tiene habilidad para programar (como el 90% de la población). Hay quien no es lo bastante hábil (como el 90% de los programadores). Por unas u otras razones, muy pocas personas sirven para nadar -programar- en el Tanque.

Yo soy una de ellas. Soy una Nadadora. Una de las mejores, según dicen. Por eso estoy en SysCorp.

* * *

Si los Nadadores son los que ponen la mente y el cuerpo a trabajar, los Navegantes son los que nos mantienen seguros y nos dan la información que necesitamos.

Lo normal -lo legal- es que por cada Nadador que entre al Tanque haya un Navegante apoyándolo y vigilándolo. Lo normal -lo común- es que siempre sea el mismo. Un Navegante que logre buena sincronización con su Nadador (o viceversa) puede duplicar su rendimiento. Y cuando hablamos de buenos Nadadores, eso es mucho.

Si el Nadador es el cantante, el Navegante es quien compone. Si el Nadador es el jugador, el Navegante es el narrador. El Nadador puede nadar solo, pero eso sería peligroso, y quizás solo rendiría la mitad de lo posible.

Sea como sea, algunos servimos para nadar, para colocarnos el traje (lo llamamos la Piel de Tiburón. Es como una segunda piel, hecha del material que menos limita la conectividad con el líquido. Siempre se me olvida su nombre) y zambullirnos al Tanque, a esa interface líquida con la Red, a programar -bailar- en la plataforma. Otros sirven para sentarse en la Cónsola y navegar, recopilar información, hacernos back-up mientras oyen mp3s en su reproductor, junto a nuestros pensamientos.

Mi Navegante es Jin, mi chino lindo, como le llamo (hace como que le molesta, pero sé que en realidad le agrada). Nos descubrimos hace tres años, y quizás formemos la mejor pareja activa en SysCorp, que ya es decir... Hemos pasado por mucho, pero nunca lo había escuchado tan asustado como hoy...

* * *

- Basta por hoy! Salgan ya, la sesión ha terminado...

La voz del Jefe nos llega hasta nuestro mundo virtual. El día ha sido largo, y todos tenemos ganas de que acabe. Poco a poco, nos vamos desconectando, volviendo a la realidad.

El primero en salir es el chico nuevo. Aún no le tengo confianza. No es por nada en particular, pues si lo contrataron, debe ser un espectacular Nadador... Pero digamos que hasta que no tenga experiencia de campo, hasta que no haya visto con mis ojos lo bueno que es, no será de mi equipo.

Lo sigue Daniel. Veo cómo su silueta se difumina dentro de su propio sobretodo. La mayoría de los Nadadores usan avatares vestidos de negro, con lentes y sobretodo. Me imagino que es culpa de Matrix, la película por la que muchos niños sueñan con meterse a esto. Es un clásico, aún hoy en día.

La última que logra salir es Adriana. Su avatar es una armadura (de colores!), quizás salida de Metroid o de Bubble Gum Crisis. Los especialistas dicen que reflejamos en nuestro avatar aquello de lo que carecemos, y en el caso de Adriana, es seguridad. Aún no entiendo cómo entra en el Tanque cada día: le teme, teme a lo que pueda ocurrirle aquí adentro, y aún así, viene a hacer su trabajo. Sé que yo no tengo un valor así, y nunca lo tendré.

La siguiente debió ser Vero, con su avatar enfundada en un traje deportivo -negro, otra más- que le queda muy bien. Pero en ese momento escuchamos el grito de auxilio de Bubba.

Vero y yo nos miramos, y en un momento nos lanzamos -con ayuda de Jin y Sarita, la Navegante de Vero- hacia donde detectamos que se generó la alarma. Llegamos a tiempo de ver la forma en la que Bubba desaparece tras ser alcanzado por los ataques de dos avatares desconocidos. Espero que Raquel haya podido sacarlo a tiempo...

No es la primera vez que nos atacan. SysCorp es conocida y envidiada, y es bastante normal que nos ataquen corporaciones enemigas queriendo demostrar que somos débiles, o apoderarse de información confidencial de nuestros clientes. Incluso es natural que tengamos que sacar al típico hackercito que quiere ver qué tan seguros somos -cómo harán? llenarán la bañera de su casa de fluorocarbono líquido?- o jugar un rato. Pero somos los mejores en lo que hacemos: hace años que no veía que nos sacaran de la Red, a no ser que fuera entre nosotros mismos. Estos chicos son buenos...

Reacciono apenas a tiempo para esquivar un ataque. Esto no es un juego o una simulación, no habrá chance de reintentarlo! "Concéntrate, Sandra!" me recrimino.

Veronique está retrocediendo, esquivando ataques de uno de los enemigos, mientras yo hago lo mismo con el otro. Lanzo algunos de mis mejores ataques, y el mal nacido ese ni siquiera los esquiva: se limita a desviarlos con un gesto de su mano... Esto no está nada bien.

Sigo atacando, sin obtener resultados, hasta que veo mi oportunidad. Escucho el grito de Jin, pero no le hago caso. Vero acaba de lanzar una andanada particularmente fuerte contra su enemigo, y creo que tengo un chance de herirlo... Aún a costa de abrir mi defensa al mío.

Mi ataque impacta en el avatar contra el que está combatiendo Vero, pero no se desintegra. Al menos, veo que lo he dañado, y volteo con dolor a recibir el impacto que sé que me espera.

En su lugar, veo la espalda del avatar de Domingo, una figura completamente negra, sin detalles, sin ropa, como una sombra. Está frente a mí, con los brazos cruzados frente a su cuerpo, recibiendo de frente el ataque que me correspondía.

Domingo es más fuerte que yo, si estuviera sola. Pero no tiene Navegante, y yo con el mío lo supero, aunque por poco. SysCorp ha tomado el riesgo de dejarlo navegar solo, hasta que consiga alguien con quien sincronice. Pero eso significa que no tiene a nadie que lo saque de la sesión si las cosas van mal.

Como ahora.

Sin pensarlo dos veces, lo empujo fuera del ataque que está recibiendo. Recibo una parte -muy pequeña- del ataque, y duele como los mil demonios. Cómo puede haberlo soportado Domingo?

No puede ni pararse del daño que ha recibido. Rápidamente, me acerco a él. Se que me odiará luego de esto, pero me da igual. No pienso dejarlo morir aquí, y en su actual estado no puede detenerme. Le susurro un "Gracias", y lo saco de la sesión.

Frank acaba de llegar, y aplica la misma técnica que usé yo contra el enemigo de Vero, lo que lo hace desaparecer. Apenas me doy cuenta que la miro, con orgullosa envidia por haber soportado -a duras penas, con ayuda, pero soportado igual- el ataque del desconocido, cuando un ataque del avatar restante la borra de mi vista.

Ahora solo quedamos Frank y yo (media yo, pues el ataque me ha afectado bastante) contra un avatar enemigo. Aún siendo dos, nos seguimos batiendo en retirada, conscientes de la supremacía del otro. Pero no podemos estar huyendo por siempre, y pasa lo que debía pasar. Otro ataque me alcanza, aunque no de lleno, y me siento caer, rodeada de los intentos de Jin para sacarme, mientras la oscuridad me rodea...

Siento unos brazos que me agarran. No son los de Jin, ni los de Frank. Tengo vaga conciencia de que mi enemigo es derrotado con una facilidad aplastante, y que el avatar que me sostiene lo persigue a través de la Red, hasta atacarlo en su propia sesión... Pero quizás solo estoy soñando, me digo, mientras pierdo el conocimiento...

* * *

Despierto en un barullo de toses y luces, mientras noto que el fluido oxigenado sale de mi garganta. Estoy otra vez en el mundo real, y mi Jefe me tiene cargada, sacándome del Tanque. Poco a poco me reanimo, y veo a la gente a mi alrededor, donde la gente corre y grita, donde los Navegantes están al borde de la histeria. Bubba y Vero están en observación por los médicos del grupo, pero conscientes. Veo a Jin acercarse, molesto, gritándome como un poseso que soy una loca y que no pienso en mi seguridad. Domingo apenas cruza una mirada conmigo, y no se si es un gracias o un reclamo...

Frank está saliendo justo ahora del Tanque, mientras Daniel y Adriana vuelve a entrar, a asegurar la sesión, validar los datos, y evaluar los daños. No se quién nos atacó, pero casi logra penetrar nuestro sistema.

Justo en ese momento me doy cuenta de que el Jefe está desnudo. Asustada, y pidiendo disculpas, me bajo de encima de él lo más rápido que puedo, para terminar sentada en el piso! Nunca lo había visto desnudo. Su cuerpo chorrea fluido, y ahora es que noto que es él quien debe haberse lanzado al Tanque a ayudarnos, desnudo para no perder tiempo colocándose una Piel de Tiburón. Siempre lo había visto como un líder capaz, pero es la primera vez que pienso en él como un Nadador. Y es uno muy bueno, quizás el mejor!

Jin me arropa entre sus brazos, aún preocupado por mí, y el Jefe se aleja un poco. Agarra un teléfono que le tiende una operativa, y comienza a hablar en él. No levanta la voz, pero se nota la furia que ella refleja.

No escucho mas que palabras sueltas, pero más tarde, cuando comparemos opiniones antes de bañarnos para quitarnos el fluido, podremos estar bastante seguros de haber armado una frase completa.

"Recuerde, General: SysCorp está más allá de los Gobiernos..."

Poco a poco, el ambiente vuelve a la normalidad, y la emergencia acaba. Apenas puedo sostenerme en pie, me levanto del piso. El Jefe termina su llamada, y, entre molesto y pensativo, nos ve a la cara uno por uno. "Buen trabajo, muchachos. Estoy orgulloso de su habilidad y de su aguante. Al parecer nos vienen tiempos duros, pero confío en mi equipo; confío en ustedes. Vayan y descansen el resto de la tarde, que lo necesitarán... Hablaremos mañana".

Agotados, molidos, pero extrañamente de buen humor luego de esas frases, nos dirigimos a las duchas. Quizás no pase nada. Quizás sí. Quizás sea peligroso... Pero con un equipo así, con un jefe así, nuestra única opción es ganar.

SysCorp. Poseedor de los mejores Neo-Programadores. Un lugar de trabajo interesantes, a veces -como hoy- peligroso, pocas veces aburrido...


Dios bendiga a Internet. -- Finch (American Pie)

Tienes que recordar algo: todos sienten piedad por el débil; pero los celos te los tienes que ganar. -- Arnold Schwarzenegger

Haz lo que ames; ama lo que hagas.

Recuerda siempre que tu propia resolución de triunfar es más importante que cualquier otra cosa. -- Abraham Lincoln

Una máquina puede hacer el trabajo de 50 hombres corrientes. Pero no existe ninguna máquina que pueda hacer el trabajo de un hombre extraordinario. -- Elbert Green Hubbard

Una realidad es solo lo que nos decimos unos a otros que es.

La gente no debería temer a sus gobiernos, los gobiernos son los que deberían temer a su gente. -- V for Vendetta

Quizás para reflejar concretamente lo que se siente al ver "300", habría que decir que uno sale del cine con ganas de coger una espada, un casco, un escudo y cambiarse la nacionalidad a espartana. -- Ozule

5 comentarios:

Alejandro dijo...

Joder. que buen texto mano. hace tiempo no me quedaba pegado en un post tan largo. porfa dime que viene mas :)

saludos desde la (prematuramente) gelida ciudad de ottawa.

Oscuridad dijo...

Pues te diré que ojalá venga más. Parece que aún hay tela para cortar con este ambiente, pero por ahora no tengo nada pensado...

El tiempo dirá. Yo también quiero leerlo.

Gracias por la visita!

CHJ dijo...

Me ha gustado....la vida de Sandra se ve muy interesante ;)

Aunque de verdad quedé con más ganas de saber de Domingo que de ella jajajaja

Saludos!

Yukino M. dijo...

Uff! Excelente! Yo también quiero leer más. No puede ser que nos vayas a dejar tan en ascuas con todo lo que parece tener por detrás esa historia.

Ánimo, maestro! No sea que luego te puedas comprar tu "casita verde" :D

(btw: se ofrecen ilustraciones si hay futuras entregas :P)

Saludos!

Oscuridad dijo...

A veces -muchas veces- pasa que el escrito crece y agarra vida propia, escapándose de las manos del creador, cual Frankenstein.

No pensé que SysCorp llamara tanto la atención, y mucho menos que generara tantas ganas de una continuación. Incluso a mí me dejó el sabor de boca de que debe continuar.

Muchachos, échenme una mano con ideas o tramas, para ver si SysCorp sigue creciendo. Si llega a libro, les regalo una copia autografiada. :D

* * *

Yukino, gracias por la oferta, y si no te molesta, la acepto y abuso de ella. Dime si será gratis, pago, alquilado, o qué, y si solo es para SysCorp o para el resto de los escritos también (encabezado de blog incluído). Me encanta tu trabajo como artista, y sería un honor que le dieras color a Las Tierras Oscuras!