sábado, 19 de abril de 2008

Cazadores de Mitos


En alguno de los almuerzos con alguna de las Mentes Inquietas que cuento entre mis amistades (casi todos tienen mentes inquietas, pero algunos las tienen un poco más inquietas que los otros) salió una conversación sobre curiosidades. Leyendas urbanas, creencias populares, cuentos de viejas y chismes de niños de escuela primaria... Un poquito de todo sobre cosas que lo único que tienen en común es que pueden hacer que las otras personas de la mesa abran unos ojos como platos, y digan a coro "En serio? No puede ser!".

Y sí, sí pueden ser...

La primera curiosidad fué el cómo enfrentarse a un tiburón. En alguna Maxim leí que lo que debes hacer si estás en el agua y un tiburón te ve apetitoso es ponerte en posición fetal (hacer una bola con tu cuerpo) para que al tiburón se le haga más difícil morderte. Lo normal es que le rebotes en la nariz, y el bicho siga de largo. Quieren probar?

Otras opciones son empujarle la nariz con tu mano, para que la boca (que realmente es lo peligroso del bicho ese) no se te acerque, o dejar que te muerda una chapaleta (si tienes, si no, no le metas el pie en la boca, que no es lo mismo), pues no les gusta el sabor a goma.

Googleé para ver qué tan cierto es eso, pero como se imaginarán, es un peo buscar cosas con las claves "tiburón chapaleta" o "tiburón nariz", y no se me ocurre cómo filtrar más la búsqueda. Sin embargo, aquí encontrarán unos consejos al respecto. Particular atención a la línea "La respuesta adecuada es una fuerte bofetada en el hocico".

- "Qué cómo me salvé del tiburón que iba a acabar con mi vida? Nada, me arreché y le dí un bofetón, por abusador! Cómo es eso de comerme sin mi permiso, ah?".

Siguiendo con las curiosidades, la siguiente fué que un cocodrilo tiene mucha fuerza para cerrar las mandíbulas, pero no para abrirlas, por lo que la mejor forma de enfrentarse a uno es lanzarse sobre él, y abrazarle la boquita para que no la pueda abrir. Emocionante, verdad?

Googleé una vez más. Sobre la búsqueda "cocodrilo boca", no salió nada, así que tuve que mejorar a "cocodrilo abrir cerrar fauces", y con eso les mando lo siguiente:

"Aunque no venga mucho a cuento, tal vez alguno de los lectores de este artículo se haya preguntado por que para cerrar la boca de los cocodrilos se emplean materiales tan endebles como la cinta adhesiva o incluso una goma de las de sujetar billetes, cuando un animal de tamaño medio puede romper huesos fácilmente con sus mordiscos. Aunque parezca mentira a un cocodrilo le resulta imposible abrir la boca si esta así sujeta. Se debe a la configuración de los músculos de su mandíbula. Le permiten cerrar sus fauces ejerciendo una presión increíble, pero no están diseñados para ejercer fuerza al abrirla, literalmente un cocodrilo apenas puede ejercer fuerza para abrir su boca, hasta el punto de que será incapaz de abrirla si la persona que le captura aprisiona el morro entre su mentón y el pecho". Para más información, vayan a Infomascota.

Sin salir de los cocodrilos, pasamos a la idea de que si le haces cosquillas a un cocodrilo en la barriga, se duerme. Buscar con "cocodrilo barriga" y sus derivados lo que devolvió fué resultados de una película mexicana llamada "Cuentos de hadas para dormir cocodrilos"... Habrá que seguir buscando. Pero Oscar Yánez en una entrevista en El Nacional hace referencia a ello, igual que sale en una comiquita de Popeye... jejeje...

La última de las "curiosidades" de las que hablamos ese día fué un recuerdo de mi niñez: una pistola hecha con pinzas de ropa, que dispara fósforos (prendidos, si quieres). La demostración de esto fué realmente fácil... Aquí les dejo un video con las instrucciones para hacer la pistolita en cuestión!

Tienen alguna otra curiosidad que quieran compartir con nosotros?


Hemos realizado un sondeo entre todas las personas que han entrado y disfrutado/sufrido este blog -unos cuatro individuos aproximadamente, no sé si serán suficientes para hacer una estadística fiable, pero tampoco tengo esperanzas de que entren muchos más-. -- El rincón de Zorzenague

Cuando perdí mi rifle, el Ejército me cobró 85 dólares. Es por eso que en la Marina el Capitán se hunde con su barco. -- Dick Gregory