martes, 27 de mayo de 2008

De Bancos Nacionales


Hace algún tiempo fuí a sacar dinero de mi cuenta corriente, y me la encontré completamente vacía.

Así, vacía. Cero. 0.00.

Lo primero que pensé fué "coño, me la clonaron otra vez. Pero que exactitud, que no me dejaron ni para el café!". Fuí derechito a la oficina, para revisar por internet qué había pasado.

Luego de revisar el estado de cuenta, conseguí un pago por todo lo que tenía a mi Tarjeta de Crédito (TdC de aquí en adelante). Una vez pasado el sentimiento de paz que me envolvió al ver que, después de todo, el que me había robado había sido yo mismo, me dispuse a averigüar qué había ocurrido.

El pago no lo hice yo, eso seguro, así que debia haber ocurrido por otra razón. Llamé a atención al cliente, y tuvo lugar la siguiente conversación:

- Atención al cliente, buenos días?
- Hola, quiero informar que mi TdC se comió mi cuenta corriente.
- (teclea un rato) Sí, es que tienes la TdC domiciliada a la cuenta.
- Ok, ahora explícame por qué a) está domiciliada, si nunca lo he hecho, b) se me cobró la TdC, si ya había pagado más del mínimo, y c) se me hizo un pago total, en lugar del mínimo requerido.
- Veamos... (teclea otro rato) Ay, ya habías pagado el mínimo.
- Sí... Te lo dije antes...
- Lo siento, pero no te puedo ayudar. Vas a tener que ir al banco a arreglarlo.
- Cualquier agencia?
- Cualquiera.
- Gracias...

Cuelgo, y aún con esperanza en la capacidad de las chicas de atención al cliente, voy al banco más cercano, armado con mi chequera y copias de mis estados de cuenta. Al llegar, hago la colita de un par de personas para la caseta de Atención al Cliente del banco.

- Hola, bienvenido, buenos días. En qué le puedo ayudar?
- Hola, quiero informar que mi TdC se comió mi cuenta corriente.
- (teclea un rato) Sí, es que tienes la TdC domiciliada a la cuenta.
- (sintiendo que esto ya lo había vivido) Sí, eso me dijeron por teléfono. Ok, ahora explícame por qué a) está domiciliada, si nunca lo he hecho, b) se me cobró la TdC, si ya había pagado más del mínimo, y c) se me hizo un pago total, en lugar del mínimo requerido.
- Veamos... (teclea otro rato) Ay, ya habías pagado el mínimo.
- (sintiendo otra vez un extraño Déjà vu) Sí... Te lo dije antes...
- Mira, no te puedo ayudar... Te voy a pasar con la encargada, esa de allá.

Voy a hacer otra cola, esta como de media hora de duración. Al sentarme, la chica comienza:

- Hola, bienvenido, buenos días. En qué le puedo ayudar?
- Hola, quiero informar que mi TdC se comió mi cuenta corriente.
- (teclea un rato) Sí, es que tienes la TdC domiciliada a la cuenta.

Se imaginan el resto de la conversación, cierto? Luego de darle el resto de la información, y de comentarle que ya le había dicho lo mismo a su colega, me remitió a la Gerente del banco.

- Buenos días. En qué le puedo ayudar?
- Hola, quiero informar que mi TdC se comió mi cuenta corriente.
- (teclea un rato) Sí, es que tienes la TdC domiciliada a la cuenta.

Lástima que no tengo una foto de mi cara. Le eché la misma historia de amor y dolor que a las otras tres chicas, a lo que me respondió:

- Oye, pues no sé...

Tras esa gerencial respuesta, y antes de que me diera un síncope, un ángel burocrático levantó su rostro de la pantalla sobre la que había estado concentrada, y con cara de ladilla, digitó algunas cosas en la computadora de su colega.

- Verás, la TdC está domiciliada a tu cuenta con la característica de Pago Total. Te pasa a partir de ahora probablemente por el cambio de nivel que tuviste. Se ve que alguien cambió algo que no debió. Lo sentimos, pero tienes que ir a arreglarlo a la agencia donde te dieron la TdC.

Y ya. Era tan difícil? Había que perder dos o tres horas de la vida, pasando por un total de cinco personas, para que me dijeran eso? Por qué no me lo dijo la primera chica, o incluso la soportista telefónica?

Agradecí a la última chica, y salí del banco. Ya había pasado la hora de cierre, por lo que ni pensar en ir al otro. Tendría que dejarlo para el día siguiente.

* * *

Al llegar a la oficina donde saqué la TdC, me dirigí al encargado de las TdC para exponerle la situación. Cola de quince minutos, y llegué a que me atendiera.

- Buenos días. En qué le puedo ayudar?
- Hola, quiero informar que mi TdC se comió mi cuenta corriente.
- (sin teclear) Seguramente es que tienes la TdC domiciliada a la cuenta.

El día comenzaba color de rosa. Algo molesto, le eché el resto del cuento, momento en el que me informó que los problemas con la TdC se resolvían en el piso inferior, por lo que tras despedirme de él con un "me lo hubieras dicho antes", bajé. Casi sin esperar, me tocó el turno, y la chica de la taquilla me saludó con una sonrisa.

- Hola, bienvenido, buenos días. En qué le puedo ayudar?
- Hola, quiero informar que mi TdC se comió mi cuenta corriente.
- (teclea un rato) Sí, es que tienes la TdC domiciliada a la cuenta.

Ya, realmente, no sabia si reír o llorar. Una vez más tuve que echar toda la historia...

- Ok, ahora explícame por qué a) está domiciliada, si nunca lo he hecho, b) se me cobró la TdC, si ya había pagado más del mínimo, y c) se me hizo un pago total, en lugar del mínimo requerido.
- Veamos... (teclea otro rato) Ay, ya habías pagado el mínimo.
- (sintiendo otra vez el Déjà vu, pero ya no tan extraño) Sí... Te lo dije antes...
- Mira, no te puedo ayudar... Te voy a pasar con el Gerente.

La chica se dirigió hacia el Gerente, que le habló no sé si bravo, no sé si resignado: la distancia no me permitió escuchar lo que se dijeron. La cuestión es que la chica regresó con cara apenada, y me dijo:

- Mira, la TdC está domiciliada porque es una exigencia de Visa.
- No creo. Llevo años con Visa, y no estaba domiciliada.
- Bueno... Tal vez sea que cuando te dieron la subida de rango, la pediste...
- No, no la pedí.
- Bueno... (con cara de resignación) Tal vez alguien se equivocó pasando el rango.
- Ok. Quítamelo o bájalo al mínimo.
- (pisa una tecla) Ya.
- (buenísimo... Horas perdidas, por una tecla) Y sería mucho pedir que no vuelva a pasar que se pague si ya yo la pagué?
- (pisa otra tecla) Ya.
- (horas perdidas, por dos teclas. Ya estamos mejorando) Supongo que exageraría si pido que me devuelvan mi dinero, no?
- (con cara de dolor) Sí. Ya Visa tiene el dinero...
- Ok, pero es responsabilidad de ustedes! No puede ser que me quede yo sin dinero por un pelón de ustedes!
- (sonriendo) Bueno, pero puedes pedir un adelanto a la tarjeta!
- (sin sonreír) Pagándoles a ustedes el porcentaje, cierto?
- (con cara de estarse preparando para que la insulte) Sí...

Pensando que más valía una hora mía, que sería lo que iba a perder peleando con ellos, que el porcentaje que perdería pidiendo el adelanto, y que en realidad podía vivir hasta la quincena con el dinero que tenía, sencillamente me dí la vuelta y me fuí... Qué hubieran hecho ustedes? Si necesité ocho personas en dos oficinas para pisar dos teclas, para conseguir una devolución, que son más teclas sólo por el monto, iba a necesitar a todos los de la nómina, incluído el personal de mantenimiento, y recorrer media Venezuela y algunos países vecinos!

Y comprar un lanzallamas para hacerlos flambée era muy caro...

Será que consigo uno alquilado?


Justo en el momento en el que la resignación
consumía cada día mi ilusión.
(...)
Adelante porque no importa la meta
el destino es la promesa de seguir...
-- Naiara (Adelante)

Tranquilo, eso se quita con terapia.

Les juro que vi al diablo en tanga bailando Living la Vida Loca. -- elmomoblog

6 comentarios:

Adictísima dijo...

Y a eso lo llaman atenciòn al pùblico.

Me reirìa si no fuera que es el dìa a dìa en cualquier banco de este paìs de locos de psiquiàtrico en el que vivimos.

Saludos,

Capochoblog dijo...

Nunca he logrado entenderlo... y lo peor es que es tan viejo como las mismas instituciones bancarias del país.
Será que es requerimiento para abrir un banco en Vzla? Deben hacer que los clientes se pasen horas dentro del establecimiento para que desde afuera se vea el movimiento y la gente crea que tenemos muchos clientes (dijo el presidente del banco ***)... o algo asi?

Besos.

monica dijo...

El lanzallamas, priceless...

O.K. dijo...

Yo tengo un lanzallamas, con suerte nadie lo recuerda... o alguien recuerda el incendio en el Banco Latino de Sabana Grande? Ese no fue mi lanzallamas... repito, ese no fue mi lanzallamas.

CHJ dijo...

QTPD.......di no al fuego indiscriminado....es este caso plomo al hampa que lo que está es desatada jajajajajaja

Lo siento por ti, por mi y por todos..... si a alguien no le h apasado algo al menos parecido, ya te tocará y podré decirte WELCOME TO THE JUNGLE jajajajaj

Saludos y que tengas mejor suerteeee =D

Len dijo...

El comment del post anterior también aplica a éste.

Todo éste rollo me hace acordar también del "servicio de atención al cliente" de CANTV (en sus tiempos no chavistas). Una vez, tras casi 15 días con una conexión a internet completamente inútil, llamando como 5 veces al día todos los días para que me ayudaran a solucionar el problema, al final me dijeron que la conexión no servía porque MI computador era el que DAÑABA la línea telefónica (para aquel entonces no existía ABA).

Y con los bancos, ni hablar. Aelemos por el frasco de Mavesa, please.