martes, 13 de mayo de 2008

El pito de Eleazar


Carta escrita con motivo de las quejas del grupo en la oficina, porque Eleazar puso un pito desagradable en su celular, que sonaba muy duro.


He escuchado que el grupo se ha quejado por el pito de Eleazar, y me gustaría aclarar algunas cosas.

Primero, Eleazar es libre de elegir el pito que más se adapte a él. No veo por que los demás deben opinar con respecto a cuál pito puede o no meter Eleazar en su aparato.

Segundo, en mi opinión tampoco es de incumbencia popular qué tan duro pone Eleazar su pito. Al único que debería molestarle lo duro que esta el pito que metió en su aparato es al propio Eleazar.

Tercero, a los criminales que han llegado al atrevimiento de sugerirle a Eleazar que cambie su pito, o incluso que lo quite, sólo quiero hacerles llegar mi más rotunda queja, pues eso es nada menos que inhumano. A quién se le ocurre decirle a alguien que debe quedarse sin pito?

Ahora, en algo sí estoy de acuerdo... Que Eleazar meta en su aparato el pito que quiera, tan duro como lo quiera, y que no lo cambie si no quiere, pero que por favor no nos enteremos de ello!


Jefe Grukgruk medio orco también. Otra mitad, orco también. -- The Order of the Stick

No a la violencia verbal. Saca tu pistola y exprésate! -- Graffiti venezolano

Yo así también hago una película de terror. Meto a cinco turistas en un barco, los llevo a alguna isla paradisíaca y consigo que allí descubran que los cocos de los árboles necesitan sangre para vivir. No sólo eso, los cocos también pueden moverse, hablar entre ellos y jugar al ping pong. Después desarrollo la historia, meto algún personaje adicional, una o dos escenas de tensión, y saco los créditos sin explicar por qué los cocos son así de raros. -- Juan Repe (Las Ruinas)