miércoles, 30 de julio de 2008

Locura


Me pica la nariz. Esta gente definitivamente no piensa en tí cuando te amarran las manos así. Cómo se supone que me pueda rascar la nariz? Bueno, y mi nariz tampoco piensa en mí cuando me pica. Es una desconsideración de su parte picarme así cuando sabe que no me puedo rascar.

Supongo que podría pedirle ayuda a alguien, pero estoy solo en esta habitación. Aunque, no estamos solos todos? Se puede estar solo en un oceano de gente, o como yo, que estoy acompañado entre estas cuatro paredes por tí. Pero tú no estás, así que no me puedes rascar la nariz.

Estas cuatro paredes son mi mundo, mi hogar, mi cárcel, mi laberinto. Suena como un laberinto pobre, verdad? Es que un laberinto está hecho de muchas puertas y muchas paredes. O de ninguna. Porque un desierto igual es un laberinto. Cómo sales? No lo habías pensado, verdad?

Ni siquiera me dejan tener mis navajas. Como puedo pensar sin mis navajas? La vida acabándose, y yo aquí, sin mis nenas (son mías, malditos!). Bueno, y aunque me las hubieran dejado, con las manos amarradas así, no es que las hubiera podido usar mucho, verdad? Aunque a lo mejor con las navajas ya tendría las manos libres.

Es una forma inútil de pensar, verdad? "Si tuviera algo que no tengo, entonces todo estaría bien". Pero no lo tengo, y no lo voy a tener, así que estoy gastando kilociclos de pensamiento por gusto, sin necesidad y para nada. Y peor aún, es un pensamiento cíclico, donde cada cosa tranca a la otra: Estoy amarrado por no poder usar navajas, y no puedo usar navajas por estar amarrado. Horrible...

Quiero sentir la vida, saben? El sol calentando mi piel, mi corazón latiendo de amor, la emoción de una aventura, el vértigo de un salto en paracaídas... La sanfre fluyendo de mí, o de tí, o de ella, o de quien sea.

Si tan solo pudiera soltar un poquitín mis manos...


Nos quedamos callados demasiado tiempo por el miedo a defraudar, no solo defraudar a la persona que tenemos en frente, sino por el terror que significa defraudarte a ti mismo. -- Busco Novia (Nunca digas Siempre)

Cuando los super-villanos quieren asustarse unos a otros, cuentan historias del Guasón. -- Trickster

Teman a la oscuridad y a las sombras, pues en ellas estamos nosotros. -- Broadside (Transformers: Armada)

Anda, pues resulta que fui yo, con la soga en el estudio. Rápido, enciérrenme, no sea que esté olvidando otro detalle importante, como que me transformo en Hulk. -- Wally jugando Cluedo

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre igual, queremos las cosas que no tenemos y no disfrutamos lo que poseemos.
Dulce locura es la sangre que fluye por mis venas.
Sumurruz...un besote oscuridad

monica dijo...

Bienvenido a mi mundo, a mis noches.