domingo, 15 de febrero de 2009

Sombras nada más


- Qué fué eso?

Isabel miró nerviosa hacia la cocina del departamento, donde juraría que había visto moverse una sombra. Siempre que veía películas de terror, terminaba escuchando ruidos y viendo cosas que no existían...

- Quédate tranquila -dijo Jorge-, que no es nada. Estás asustada por la película, eso es todo. Ahora, calladita, que la peli está interesante.

Jorge se concentró de nuevo en la película, e Isabel trató de hacer lo mismo, pero con escaso éxito. A pesar de tratar de concentrarse en la trama del film, su mente continuaba con la molesta costumbre de -cual inevitable tic nervioso- seguir convenciéndola que en la cocina sí había algo.

Tratando de buscar derroteros más seguros para sus pensamientos, Isa se entretuvo recordando lo estúpida que era. Nunca le habían gustado las películas de terror, y sin embargo siempre se dejaba convencer por Jorge para verlas. Peor aún, como él sostenía que la atmósfera era importante, siempre las veían con todas las luces del apartamento apagadas. Como ahora.

Isabel ladeó el rostro y miró de nuevo hacia la cocina. Esta vez no captó movimiento, pero hubiera jurado que veía claramente el contorno de una sombra. Un hombre? Un monstruo? Qué sería peor?

"Idioteces", se dijo a sí misma, y se obligó a mirar de nuevo la película. En ella, la protagonista -obviamente sola- deambulaba por una casa -obviamente a oscuras-. Qué acaso en ninguna película de terror sabían lo que era una linterna, de esas grandes, de acampar, que iluminarían toda la casa? Por qué ninguna de las casas de esas películas tienen nunca luz eléctrica?

Los escalones crujieron bajo el peso de la actriz, y la música fué in crescendo hasta que Isa no pudo soportar más la tensión. Justo cuando la chica en la pantalla abría la puerta tras la que seguramente se encontraba agazapado el monstruo que la devoraría, Isabel alcanzó de dos saltos el interruptor de la luz de la sala. Antes de que Jorge hubiera podido reaccionar, las luces se encendieron, iluminando no solo la habitación en la que se encontraban, sino aquellos cuartos que estaban alrededor.

La sombra humana que Isabel había visto en la cocina ya no estaba. La luz la había espantado y había dejado en su lugar solamente una nevera donde la luz que entraba por la ventana proyectaba sombras chinescas de la ropa que se estaba secando en el tendedero...

Sintiéndose una completa idiota, pero al mismo tiempo encantada de sentirse tan tranquila, Isa resbaló por la pared donde estaban los interruptores hasta terminar arrodillada en el suelo, llorando y riendo al mismo tiempo. Jorge se acercó a ella -sin olvidar pausar la película- y con una cara de preocupación que hubiera resultado graciosa en otras circunstancias, la acosó a preguntas.

- Estás bien? Qué te pasa? Mi amor, qué tienes? Te asustó mucho la película?

Isabel lo miró a los ojos, y sonrió.

- Estoy bien, mi vida -le dijo- pero NUNCA MÁS voy a volver a ver una película de esas contigo! La próxima vez que quieras ver esa mierda, la verás sólo!

Jorge se quedó viéndola fijamente, y unos segundos después ambos estallaron en histéricas carcajadas. Comenzaron a besarse, calmándose, y riéndose de los temores de una y de las preocupaciones del otro... Unos minutos después, sus cuerpos desnudos jugaban en la cama, apagada la televisión y olvidada ya la película y los miedos...

* * *

La sombra se recriminó mentalmente. Había estado cerca... Debería haber sido más cuidadosa, haber evitado moverse. Pacientemente -pues paciencia es lo que le sobraba- esperó hasta estar segura de que la pareja se había dormido antes de acercarse al dormitorio...


Sombras nada más, acariciando mis manos
Sombras nada más, en el temblor de mi voz
Pude ser feliz y estoy en vida muriendo
y entre lágrimas viviendo
el pasaje más horrendo
de este drama sin final

-- Javier Solís (Sombras nada más)

No se trata de ver para creer, sino de creer para ver... Crea! -- Aurora (El Orfanato)

Yo escucho voces en mi teléfono! -- Ani
Bueno, para eso son, no? -- Gorka

2 comentarios:

Capochoblog dijo...

Tu eres genial coño, que bueno estuvo ese final, jajajajajajajajaajaj, ya en mi cabeza los había matado, me encanto!!!

Besos!

Oscuridad dijo...

Gracias! Me sonrojas! :D