martes, 11 de diciembre de 2007

Cuaimas en las Escaleras


Ya regresé a Venezuela, a la rutina, a lo conocido, al día a día. Pero no había regresado a Las Tierras Oscuras. Y me parece apropiado volver aquí hablando de algo típico del país, aclarando una duda que surgió en una de esas sabrosas conversas con Belkys.

Qué es una cuaima?

Desconozco qué tanto se use el vocablo fuera de Venezuela, pero aquí es un clásico de uso diario. Comencemos desde el principio: si le hacemos caso al Diccionario de la Lengua Española, tenemos la siguiente definición:

cuaima.
(De or. chaima).
1. f. Serpiente muy ágil y venenosa, negra por el lomo y blanquecina por el vientre, que abunda en la región oriental de Venezuela.
2. f. coloq. Ven. Persona muy lista, peligrosa y cruel.

Cuaima. Literalmente, culebra. Por extensión, uso, y derecho propio, con esa palabra definimos a las mujeres que son... que son... bueno, que son cuaimas.

Pero, qué es una cuaima?

Se me dificulta dar una idea del tamaño de esa palabra para que nuestros lectores internacionales puedan comprendernos a cabalidad. El término en inglés que creo que es adecuado es "shrew", usado por Shakespeare para su "Taming of the Shrew" (traducida al español como "La fierecilla domada" o "La doma de la bravía"), fuente de la más actualizada "10 cosas que odio de tí". Sin embargo, comparto la opinión de que "fiera", "bravía" o cualquier otro epíteto que se les ocurra no reflejan fielmente el sentir que expresamos al usar la palabra cuaima.

Y, si quieren un ejemplo, baste decir que la mitología reconoce en Hera, esposa de Zeus, a la primera cuaima de la que tenga memoria la humanidad y la divinidad.

Pero bueno, qué es una cuaima?

Para algunos (bueno, algunas) es un insulto. Para otras, motivo de orgullo. Para los hombres, es otra forma de decir "mujer" (porque no creo que haya venezolano que no esté claro en que mujer que no es cuaima, no es mujer). Cito a una experta en el tema: "Sería una tarea inútil negarlo. Todas, absolutamente todas las féminas somos cuaimas en diferentes tonos".

Pero en fin, qué es una cuaima?

Una cuaima (y perdónenme que diga "una", pero si bien los hombres podemos ser cuaimos, normalmente el vocablo se usa dirigido a mujeres. Y, por broma, por joder, o por claridad, así lo usaremos aquí) es una mujer (vieron que sale natural?) que cumple con ciertas características. Cuáles son dichas características? Citaré a De Cualquier Vaina, que en mi opinión lo expresó de forma clara, completa y contundente:

Para mi es una persona con un carácter fuerte, a la que le gusta tener el control, imponer su visión y, por sobre todo, crear temor en el cuaimiado. Ya lo decía Maquiavelo: "no quiero que me amen sino que me teman".

Quedó claro qué es una cuaima?

Cuaima es aquella mujer de carácter, cuatriboleada, que se impone, que no se amilana, que decide comerse la vida y a aquellos que tratan de decirle cómo vivirla, que no depende de un hombre -quizás hasta lo somete-, que es independiente, que es luchadora, que decide vivir la vida y no dejar que la vivan a ella, que puede con una casa, un hijo, un trabajo...

Pero es bueno o malo ser una cuaima?

Como todas las palabras, depende de quién la dijo, quién la escuchó, y cuál fué su finalidad. Normalmente se usa con valor negativo, degradante, ridiculizante o al menos cómico, tratando de referirse a las mujeres como sometedoras de hombres, devoradoras de novelas, dictadoras que solo buscan atormentar y amargar la vida del esmerado y resignado individuo que tuvo la mala suerte de cruzarse en su camino.

Sin embargo, para algunas minorías ser cuaima es motivo de orgullo, pues una mujer cuaima es una mujer que no se deja pisar, que se impone a la sociedad machista en la que vivimos, que es emprendedora. Cualquier mujer cuaima sin duda es una heroína de todas las féminas que, por motivos personales, sociales o culturales, no hayan podido vivir su vida a plenitud, tal y como ellas lo hayan decidido.

Otro motivo para reflexionar sobre lo que jamás podrá ser vivido nunca...

Y tú, estás orgullosa de ser cuaima?

Cuaimas (y cuaimos), disfruten su condición. Enorgullézcanse de que alguien les diga que son capaces e independientes, echadas pa'lante, dignas de vivir -no sobrevivir- su vida. En verdad las felicito.

Recuerden que la lástima es gratuita, pero la envidia hay que ganarla...


Mujer que no jode es hombre. -- Dicho popular venezolano

Ahora no te la doy hasta que no caiga Chávez. -- Manual de la perfecta cuaima escuálida

3 comentarios:

CHJ dijo...

Estemmm....jajajajaja creo que tu amiga tiene razón, todas las mujeres somos cuaimas en diferentes niveles.

Yo me considero cuaima en el sentido que dices de ser independiente, echada pa late y que quiero salir adelante sin estar dependiendo de un hombre...ahora en la parte de dominadora del sexo masculino, no lo sé, me parece que no, sobretodo cuando me comparo con unas CUAIMAS de marca mayor que tengo en los alrededores. Sin embrago, creo que todos somos Cuaimos dependiendo de las situaciones y lo que vayas aprendiendo de la vida. Es lo que creo :/

Muy interesante tu post....pero me quedé esperando la parte de las escaleras jajajaja.

Un abrazo y bienvenido a casa again. ;)

Oscuridad dijo...

jajaja! Sí, yo también me quedé esperando por las escaleras... Pero es que hablando de cuaimas -culebras- pensé en Snakes in a plane, y de ahí a Culebras y Escaleras (el jueguito de mesa de toda la vida), y bueno... No supe qué poner. LOL

Lycette Scott dijo...

Yo lo tomo a bochinche....