viernes, 28 de diciembre de 2007

Frente al Espejo


No han sentido que, a veces, la vida que viven es ajena a ustedes? Que, a veces, como dice una amiga, es la vida la que te vive a tí, y no tú a ella?

No han querido tomar las riendas de sus vidas, y hacer las cosas que en verdad desean? No se han dado cuenta, de repente, de golpe, del hecho de que sólo se vive una vez, y que es nuestra oportunidad de vivir felices la que estamos dejando escapar?

Siempre tenemos la posibilidad de vivir de forma distinta a como lo hemos venido haciendo, a como lo hacemos en este momento. Todo lo que tenemos que hacer es organizar nuestras prioridades, nuestros deseos, nuestras creencias, y vivir acorde a ellas. Como cuando éramos niños...

Los niños andan en patineta, en patines, en bicicleta, y los adultos no. Y eso ocurre porque no puedes andar sobre la patineta con cuidado, en patines con miedo a caerte, en bicicleta con respeto por la velocidad. Debes entregarte completamente y sin reservas para ser capaz de hacer algunas cosas. Si te detienes un momento a pensar "podré?", "me equivocaré?", pierdes.

Amar es así. Vivir es así.

Cuando eres joven tomas las decisiones con el corazón. No te detienes a pensar en los "peros". Cuando eres joven disfrutas a toda hora de todo. Disfrutas cada instante. Cada momento trae nuevos retos, y cada reto nuevas esperanzas.

A medida que crecemos, perdemos cosas buenas en lugar de ganarlas. De niños, creemos en el amor y en que todo lo puede; a medida que crecemos, aprendemos que el amor no siempre se paga con amor, que no siempre conquista todo, y lo peor, que no siempre es amor; aprendemos que no podemos saber cuánto nos ama otra persona, y luego nos enteramos que quizás no podemos estar seguros ni de nuestro propio amor.

Hemos perdido la fe, hemos perdido la capacidad de asombrarnos.

Soñar con volar? En verdad no lo crees. Ni en la Magia.

Jugar por jugar? No. Hay que llevar los puntos, y jugar para ganar.

Pensar en ella? En verdad, lo crees?

Esta vida agridulce se divierte haciéndonos recorrer caminos equivocados, sabiendo que no tendremos un segundo chance. Porque lo creamos o no, existe un momento para cada cosa. Sólo podemos tomar la decisión de cambiar el rumbo cuando hemos llegado a donde el camino se divide. No antes. No después.

(Aunque siempre podemos dar una vuelta en U, aunque sea ilegal, verdad?).

Y es por eso que tenemos que distinguir entre las cosas que enriquecen nuestras vidas, y las que sólo nos proporcionan una sensación de satisfacción temporal: diferenciar entre las cosas que queremos, y las que necesitamos.

Y es que nuestro corazón es libre. Sólo necesitamos tener el valor para recorrer el camino que nos marca. Sólo tenemos que estar seguros de actuar por la razón correcta.

Normalmente, y aunque suene egoísta, esa razón somos (o deberíamos ser) nosotros mismos.

No hay nada de malo en que hayan razones por las cuales vivir, caminos que debamos seguir, reglas que debamos cumplir. Lo malo es cuando esas reglas hacen que nos olvidemos de lo que nuestro corazón nos dice. Y eso pasa: en algún momento olvidamos quienes somos, y comenzamos a vivir por los demás. El miedo al "qué dirán" impide que muchas personas tomen una decisión personal.

Es tu vida. Es tu felicidad. Que la logres o no solamente depende de tí, de tus decisiones: eres tú la principal persona que disfrutará o sufrirá los frutos de tus elecciones.

(Y, como dijo alguien, no hacer una elección, es una elección en sí mismo).

Saber hacia dónde queremos dirigirnos en la vida, y estar dispuestos a trabajar duro y jugar limpio para llegar allí, creo que es el secreto de la felicidad.

(Piensa en lo que harás con lo que quieres cuando lo tengas).

O como leí en un libro de rol: "El secreto de la vida está en tratar de ser felices, de hacer lo que nos llene, lo que queramos, sin dañar a los que nos rodean". La dijo un bardo sin nombre, en un libro sin página.

Así que párate, y comienza a vivir tu vida en vez de un pálido reflejo de ella. Decide, actúa, muévete.

Tal vez este no sea el mejor momento para reprocharse todo lo que se pudo haber hecho mejor; eso no va a ayudarte a cambiar lo que sucedió. Pero debes darte cuenta de que el tiempo se desliza entre tus dedos.

Eres tú quien debe hacer tus sueños realidad. Eres tú quien debe hacer que la vida que vives esté hecha para tí. Eres tú quien debe asegurarse de que la melancolía no logre entrar en tu vida, no se apodere de tí, no te deje incapaz de vivir el presente por estar sufriendo el pasado.

Te invito: haz una locura (si quieres, conmigo: me ofrezco), comete un error, haz una tontería, gasta algo de tiempo haciendo algo inútil, canta y sonríe bajo la lluvia...

Y luego, vive tu vida.


Muchas veces la mejor manera de ganar es olvidarse de anotar los tantos. -- Marianne Espinosa Murphy

Qué bueno sería levantarse un día y ver que la vida de uno depende de uno. -- Quino

El hombre correcto es aquel que, estando solo, no hace lo que no debe hacer estando acompañado. -- Antonio León

Muchos de vosotros sabéis que vivo mirando una estrella, siempre en estado de espera; que bebo a la noche ginebra, para acordarme de ella… que me gusta mojarme y poner toda la carne en el asador, las citas a ciegas y las frases hechas, las mujeres fáciles y las relaciones difíciles; reírme de mi suerte y tocarle el culo cuando me da la espalda. -- Soy Leyenda (Yo, minoría absoluta)

Es como un sueño, sin principio ni final. -- Madonna (Like a Prayer)

Sí, están compartiendo una bebida llamada soledad, pero es mejor que beber solo. -- Billy Joel (Piano Man)

Los aspectos aleatorios de nuestras vidas se juntan de vez en cuando. -- Duran Duran (Point of No Return)

Cuándo te darás cuenta de que sólo ocurrió que el momento no fué el correcto? -- Dire Straits (Romeo & Juliet)

El tiempo está hecho de memorias. -- Nelly Furtado (I Will Make You Cry)

Algunas personas oyen sus propias voces interiores con gran claridad y actuan según lo que oyen. Esas personas se vuelven locas o se convierten en leyenda. -- Leyendas de pasión

Ahora simplemente me aferro a algo largo tiempo ido. -- Blondie (Maria)

Aún creo que algún día tú y yo nos encontraremos enamorados de nuevo. -- Mariah Carey (I Still Believe)

2 comentarios:

Belkys C. Hernández M dijo...

Y lo volviste a hacer...

Oscuridad dijo...

Y me volví a sentir igual de alegre por haberlo hecho...