sábado, 6 de septiembre de 2008

Lluvia


Siempre ando con un libro bajo el brazo. Solamente. Así que, cuando llueve, normalmente termino ahogado.

Y la verdad es que no me molesta mojarme, pero sí me ladilla un poco si es en ruta a la oficina, porque terminar como un pollito mojado no es tan divertido cuando te queda todo un día laboral por delante, y menos aún en aire acondicionado. Si es de vuelta a la casa, por mí podría terminar escurriendo agua...

A lo mejor por nostálgico es que siempre me han gustado las tardes lluviosas, me moje o no. Y si me preguntas qué sería para mí una tarde perfecta para un sábado o domingo, les diría que estar sentado en el sofá, contigo o sin tí, viendo tele, tomando Toddy, y con el incesante repiquetear de la lluvia en la ventana.

Lo máximo...

Como con tantas otras cosas que forma parte de nuestra vida, atesoro muchos recuerdos de lluvia... Algunos buenos, otros malos; algunos reales, otros no; algunos míos, otros nuestros...

Recuerdas correr bajo la lluvia en busca de un chocolate, y llegar a la meta con un beso?

Recuerdas caminar por las calles de nuestra ciudad, respirando la lluvia, su amenaza, pero sin llegar a verla?

Recuerdas recibir una llamada sobre la amenaza -en verdad una amenaza esta vez, no sólo imaginaria- de la lluvia, que nos salvó de vivirla -o morirla- como tantos otros?

Recuerdas abrazarnos desnudos en una desconocida habitación que llegamos a conocer, viendo por la ventana mientras una tormenta nos separaba del resto del mundo, que sobrevivía afuera sin importarle que existiéramos?

Recuerdas respirar azorado una noche lluviosa, mientras nos embarramos jugando con un balón, sin sentir los golpes que nos dábamos?

Rescuerdas naufragar en un carro que ya no es, bajo la lluvia, tras descubrir -de mala manera- que los carros flotan?

Tantas cosas que han sido y serán, tantos recuerdos que se borran por la lluvia, mientras sus gotas arrastran nuestras lágrimas, nuestro sudor, nuestros recuerdos...

Aún nos debemos otra lluvia, espero.


Y mientras la besaba me dijo en un temblor
"Esto es lo que faltaba para que saliera el sol".

-- Silvio Rodríguez
Curioso... Los besos míos como que lo que sacan es la lluvia.
Sólo lágrimas...

-- Gorka

En el mismo club al calor del Blues de la Soledad la lluvia nos ha vuelto a juntar. -- Miguel Ríos (El Blues de la Soledad)

Y si recuerdas tu sueño, dime: estoy en él? -- Enrique Bunbury (Salomé)

4 comentarios:

darkblue_unicorn dijo...

Recuerdo muchas noches de lluvia en la Universidad... Excelente momento para salir de paseo... Sóla o acompañada... pero sencillamente, lo máximo...!

Monica dijo...

I´m only happy when it rains.

Anónimo dijo...

Me pongo triste cuando llueve, pero es una tristeza placentera, el olor que desprenden la llerva mojada o la tierra humeda.
triste por no compartir eso con nadie, triste porque en esos momentos tan bellos te dan ganas de abrazarte a alguien y mirar como caen esas gotas de agua que mojan suavemente tu piel.
Sumurruz ^^

CHJ dijo...

La nostalgia se presiente desde el título...

Un post muy lindo...

Saludos Oscuridad ;)