martes, 5 de agosto de 2008

Creciendo


Cuando somos bebés, somos muy felices. No tenemos absolutamente ninguna responsabilidad, más allá de comer y dormir. Nos cuidan, nos alimentan, nos limpian. Todos están pendientes de nosotros, todos nos sonríen y tratan de cuidarnos, de que no nos falte nada.

Pero carecemos del entendimiento para saber que somos felices. No lo recordamos. Sería una etapa muy feliz si supiéramos cuánto la añoraremos luego.

* * *

Cuando somos niños, somos muy felices. Las únicas preocupaciones que tenemos es ir a la escuela a aprender cosas fáciles, hacer la tarea, obedecer a nuestros padres, y no perdernos las comiquitas de la tarde. Un par de meses de vacaciones parecen una eternidad, y eso es porque tenemos toda la vida por delante, para ser lo que queramos ser y llegar hasta donde soñemos.

Pero tampoco nos damos cuenta de lo felices que somos, de la época maravillosa que estamos viviendo, de que estos son los últimos años de nuestras vidas en los que verdaderamente creeremos en los sueños y las hadas.

* * *

Cuando somos adolescentes, somos muy felices. Conocemos el amor, la atracción... Cambiamos juguetes por moda, por fiestas, por joder con los panas. Estamos en la edad perfecta entre niño y adulto, en la que vivimos lo mejor de ambos mundos; donde ya razonamos lo bastante como para recordar con claridad cristalina los sentimientos de esa época.

Pero como somos una mezcla de dos edades, nos sentimos mal por no pertenecer realmente a ninguno de los dos mundos. Somos muy niños para ser adultos, y muy adultos para ser niños, y es por eso que la felicidad se nos opaca, porque estamos muy ocupados tratando de ser aquello que no somos.

* * *

Cuando somos jóvenes, somos muy felices. Ya somos mayores, y podemos hacer cosas que antes no podíamos, pero aún no sufrimos por las responsabilidades de la gente grande. Podemos entrar a clases o no entrar, podemos jugar como carajitos o jugar a adultos, podemos tener sexo e ir a la playa, o ambos juntos.

Pero esta edad, que para muchos es la mejor de la vida, también es una de las más cortas. Se nos escapa por entre los dedos sin que podamos hacer nada por evitarlo, y un par de años después nos encontramos fuera de ella, viéndola a nuestras espaldas, sin que podamos recuperarla.

* * *

Cuando somos adultos, somos muy felices. Es la edad más larga de nuestras vidas, donde se supone que estamos realizados, que hacemos lo que queremos, donde hacemos la diferencia y logramos cosas que en verdad importan. Es cuando ganamos dinero, compramos casas y autos, y vivimos la maravillosa experiencia de ser padres.

Pero, para muchos, esta es la peor edad de la vida. Las responsabilidades, la carrera por lograr más en menos tiempo, el stress, la lucha por la locha, las cuentas que tratan sin éxito de estirar un sueldo miserable, la calvicie, la celulitis, la barriga, las tetas caídas... Todo se confabula para evitar que disfrutemos, que vivamos. La carrera por la supervivencia nos obliga a retrasar la felicidad para un después que casi nunca llega.

* * *

Cuando somos ancianos, somos muy felices. Una vez más volvemos a una vida casi sin responsabilidades, donde podemos disfrutar de los beneficios de nuestro duro trabajo. Ahora somos abuelos que disfrutamos de nuestros nietos, sin que ellos nos quiten el sueño cada noche, o que viajamos por el mundo conociendo lugares y gentes maravillosos, que ni imaginábamos.

Pero sabemos que estamos en la última etapa de nuestra vida. Que pronto, demasiado pronto, todo se acabará. Que ya no somos jóvenes para disfrutar con plenitud la vida que ahora podemos pagar. Que visitamos lugares románticos con un cuerpo que ya no puede disfrutar del sexo...

* * *

En cada una de las etapas de nuestras vidas, tenemos lo necesario para ser completamente felices. Y en cada una de ellas, tenemos "peros" que hacen que evitemos disfrutarlas a tope.

(Todas ellas son las mejores etapas? O todas ellas son las peores? En cuél estás tú, y cuál prefieres?)

Por qué tratamos de correrle a la felicidad? Por qué no vivimos a plenitud cada etapa de nuestra vida? Por qué dejamos que tabúes idiotas nos limiten, en lugar de vivir...?

Por qué?


El Diccionario es el único lugar en el que el "éxito" está antes que el "trabajo". -- Vincent Thomas "Vince" Lombardi

Por qué las cosas buenas no están nunca en la "vida real", sólo las malas? -- Alfred (SOLO #5)

- Tuve un día terrible!
- Entonces por qué estás sonriendo?
- Porque el día terminó, y yo aún sigo aquí... Y eso significa que yo gané!
-- Count Yout Sheep

Imagino que con los blogs pasa como con la gente: mientras más tiempo pase, conoceremos a más muertos que vivos. Y, eventualmente, nosotros también pasaremos a ser un recuerdo, una estadística, una historia o una anécdota, el muerto de alguien... Mientras tanto, disfruten...

Al aceptar la muerte, aceptas la vida. Al aceptar cualquier cosa, aceptas que la felicidad entre y te atropelle, como dice la música de Andrea Echeverri. Tan simple y complicado como eso. -- También Los Cinerastas Empezaron Pequeños (arte simbólico)

Cuando yo era un crío -físicamente hablando, porque mentalmente sería discutible mi estado de desarrollo actual... -- El Blog del Mapache Ninja (Cambio mis playmobil por un poco de ácido)

Ser niño es jugar, divertirse y ser feliz sin saber por qué. -- Cajita Feliz de McDonald's

7 comentarios:

sonsire dijo...

Es muy cierto bastante de lo que dices y te hace recordar y mirar en perspectva...

Algunos comentarios a la reflexión completa...

"Cuando somos adultos.. donde se supone que estamos realizados... " -> nada más lejos de la realidad, no conozco ninguno que diga eso, parace más bien una proyección tuya originada por el recuerdo de tu transición.

Respecto a los ancianos, creo que más que pensar que se va a acabar, la mayoría ve las cosas de un modo simple, pero con consciencia (lo que le falta a uno en la niñez), pero no están felices por los achaques, que cuando se vuelven más graves pues quita un poco de felicidad y trae consigo el dolor, sin embargo, sé de algunos que mueren muy dolorosamente pero con una sonrisa porque se sienten "felices"...

Mi época favorita me la reservo...

Un comentario corto sobre la felicidad... creo que el concepto que más se ajusta por lo escuchado de psicólogos, películas, referencias de personas y vivencias propias... es que está compuesta de momentos breves en los que te sientes pleno y que cada fase mala (que destancan porque duran más de lo normal y uno siente que no puede caer más hondo) es una transición para otro momento de felicidad...

He escrito mucho, eso no ser normal... Good Bye My Friend

Oscuridad dijo...

Sobre los adultos: suponiendo que sea una proyección mía, pues ya conoces al menos uno que lo diga. :P

Te parecerá extraño, pero en todos los medios menos -y esto suena tonto- en los de los grupos de adultos "reales", eso es precisamente lo que se espera: que esta sea la época de los logros, de que la persona se sienta realizada y plena. Diantres! Si hasta recuerdo gente que incluso decía que ya no había más nada que buscar en cuanto a parejas, que ya debíamos sentirnos realizados, porque estábamos casados. Te imaginas eso?

En cuanto a los ancianos, pues también conoces uno, y hasta más de uno, que demasiado a menudo se pregunta si estará o no mañana...

hmmm... Qué Sonsire será esta? :D Gracias por escribir, bella! No me lo esperaba...

lua dijo...

Gracias por el enlace :)

Dark kisses

darkblue_unicorn dijo...

Yo no sé tú.... pero yo sigo creyendo en las hadas!!! (Clap, Clap)

Besitos!

O.K. dijo...

Yo creo que sólo sabré si soy feliz en el momento de mi último aliento. Porque esta vida de péndulo emocional es demasiado terrible como para lograr una media adecuada en (lo que yo espero que sea) este alrededordeuntercio de mi vida. Satisfacciones, felicidades... realizaciones... no me siento en capacidad, en este momento, de evaluarlas en mi vida.

Y siguiendo con el comentario de súper Darkblue_Unicorn a quien hace tanto tiempo no veo, quiero citar a G.K. Chesterton y además por duplicado:

"The center of every man's existence is a dream. Death, disease, insanity, are merely material accidents, like a toothache or a twisted ankle. That these brutal forces always besiege and often capture the citadel does not prove that they are the citadel."

"The baby has known the dragon intimately ever since he had an imagination. What the fairy tale provides for him is a St. George to kill the dragon."

Y yo digo que se fuña San Jorge...

Oscuridad dijo...

I do believe in fairies! I do! I do!

Len dijo...

Arggg, depresivamente verídico >___< ... Y yo también creo en las hadas aún, y en San Nicolás (en serio), jajaja XD