domingo, 23 de septiembre de 2007

Qué es Bloguear?


Es una fiebre. Es una droga. Es un estilo de vida. Es el colmo del egocentrismo.

Hoy en día aún hay gente que no sabe qué es un Blog, o que sabe qué es pero no lo entiende. Por qué publicar cosas personales en sitios donde todos pueden leerlo? Por qué publicar tus pensamientos para que la gente los critique? Por qué publicar tus fotos, si a nadie más les interesan? Por qué me aburres? Si quieres llevar tu diario, por qué no te compras uno de esos con candadito y todo, y te lo lees tú solo?

Sin embargo, a pesar de que aún son un fenómeno parcialmente desconocido, los Blogs ya no son un fenómeno nuevo. Y más aún, creo que ya podemos afirmar que están aquí para quedarse.

Por qué el éxito de los Blogs? Porque el mundo está lleno de gente sin vida, o con una vida tan vacía que busca su significado en la de los demás (tal y como en la burla en Freddy)? Porque son un sitio donde podemos dejar nuestra huella en esta vida, como si fuera un libro que todos pueden leer en cualquier momento (ya hablaré luego de los libros)? Porque deseamos ser famosos, y rogamos para que todo el mundo nos lea para lograr dicho fin? Porque es un sitio donde podemos hablar de lo que nos plazca, de forma cómoda, y los demás se tienen que calar lo que digamos (o no leernos, pues)?

Creo que es por todo lo anterior. Por eso, y muchas cosas más...

Los blogueros, hoy en día, nos consideramos una cofradía. Una familia. Una élite unida contra el mundo. Hacemos de bloguear parte importante de nuestras vidas, quizás porque estamos un poco locos, o quizás para evitar terminar de volvernos locos completos. Es nuestro servicio psiquiátrico. Somos adictos a una droga que podría pensarse es gratis, aunque realmente nos demanda un montón de tiempo y atención; aunque al menos no nos destroza (bueno...).

(Si quieres saber qué tan adicto eres a los Blogs, haz el test How Addicted to Blogging Are You?. Son solo 14 preguntas, en un inglés entendible. Me lo conseguí en la página de Fulana. Y por si les interesa, soy un 68% adicto a los Blogs).

Imagino que, como con todo, poco a poco la mayoría de nosotros irá "quemando" su etapa de bloguero: la vida real nos irá comiendo, las prioridades irán cambiando, las necesidades que una vez le dieron sentido y necesidad al Blog desaparecerán, y de repente el Blog dejará de significar algo... Triste, verdad? Espero que algunos de nosotros envejezcamos con nuestros Blogs. El tiempo lo dirá, como siempre.

De momento, disfruten este Blog que a veces está aquí solo para mí, a veces para ustedes, a veces para alguien más, a veces para nadie. Estos bitcitos que normalmente apestan, y que de vez en cuando apestan menos de lo normal, y que a veces me permiten soñar con que se imprimirán a un libro y me harán millonario.

(Gracias a esas admiradoras que creen que en verdad esto podría llegar algún día a libro. No me atrevo a soñar tan alto, pero el solo hecho de que me lo hayan dicho hace que todo valga la pena. Y si conocen algún editor muy valiente, háblenle de mí!).

* * *

Hablando de los libros (vieron? Les dije que hablaría de ellos más adelante. Bueno, esto es "más adelante"), con ellos pasa a veces un fenómeno que también ocurre con los Blogs. A veces, solo a veces, "pesamos" los libros, contamos el número de hojas, o vemos su grosor al ir a comprarlo. Si el libro es grueso, debe valer más que si es fino.

Es que su precio solo depende de ello, y no de la historia que compartan? Entiendo que para las editoriales ello influya en el precio, e incluso se entiende que un libro grueso, comparado con uno delgado de la misma calidad, brinde matemáticamente más tiempo de entretenimiento que el delgado. Pero... Por qué basarnos en el grosor, el peso o incluso el tiempo en lugar de en la posible calidad de la historia? Creo que solo tiene sentido para para Santiago.

Con los blogs pasa más o menos lo mismo: si tiene fotos de tipas desnudas todos lo visitan (sobre todo yo! me encantan! sigo buscando modelos). La gente cree que se debe sobre-saturar (o sea saturar que jode) un Blog con imágenes, sonidos, videos, para que sea interesante. Le prestamos más atención a la forma que al fondo, a los colores que al contenido.

Y, desde el punto de vista computista, peor aún, pues hacemos que el Blog sea más lento.

Tal vez sea en franco enfrentamiento a esta forma de pensar que Las Tierras Oscuras trata de mantener sus imágenes al mínimo. Bueno, sinceramente, eso, y mi confesa inhabilidad para hacer que se vea bonito. Se busca diseñadora gráfica valiente y gratuita. Y si quiere modelar, mejor aún.

* * *

Volviendo a los Blogs, con o sin humo, permítanme dar un par más de ideas inconexas...

Primero, la anonimidad. Internet te brinda la opción de ocultar tu nombre, tu imagen, tu vida. Ya sea chateando para tener sexo con una desconocida, o escribiendo en tu Blog personal, la gente solo sabrá de tí lo que desees que sepan. Mucha gente aprovecha para tener un alter-ego separado de su yo-real, y hacer y decir las cosas que no se atreve en su día a día.

En mi caso? No soy ni lector, ni escritor anónimo. Incluso lo del sobrenombre, Oscuridad, es más por costumbre computista que otra cosa. Tanto así, que en el correo que uso está mi nombre, y mucha gente que me conoce sabe cuál es mi Blog. El anonimato me daría mayor libertad, pero para qué ocultar mi rostro? Para qué ocultar mis ideas? Quien quiera verme como Oscuridad, sin rostro ni género, que lo haga. Quien quiera verme como yo, aquí estoy...

Segundo, y en la onda de qué tanto durará esto de los Blogs, cabe aclarar que ya hasta existe un Día Internacional de los Blogs, que se celebra cada 30 de Agosto. Será posible que hasta los Blogs tengan día, y los Licenciados no?

Bueno, valientes, no me queda mucho más que decir. Quizás algunos de ustedes logren entenderme al leer estas líneas (u otras del Blog, se entiende). Quizás algunos de ustedes sonrían al leerlas. Incluso quizás a algunos de ustedes les haya arreglado su día.

Y no me enteraré...


Llegará el día en que oigas el susurro del tiempo, que se escapa como la arena entre tus dedos. Ese día, acuérdate de mí. -- Antón (Guardianes de la Noche)

El tiempo que se pierde o se malgasta es francamente una ofensa a esta existencia tan corta, a la felicidad verdadera, y a la auténtica y, por eso mismo, eterna y duradera bienaventuranza. -- Adolfo Kolping

Pero ya se sabe: quien descuida la forma no suele fijarse tampoco en el fondo. -- Álex Grijelmo (La punta de la lengua)

Hay millones de personas que suspiran por la inmortalidad cuando no saben qué hacer una tarde lluviosa de domingo. -- Susan Ertz

Cuando era niño acostumbraba a rezar cada noche pidiendo una bicicleta. Luego me dí cuenta de que el Señor no funciona así, así que robé una y le pedí a Él que me perdonara. -- Emo Philips

3 comentarios:

Abrahams dijo...

Excelente blog. te felicito y el post espectacular!!!

CHJ dijo...

Sabes, yo nunca pensé tener un blog, auqneus oy de esas que siempre tuvo su diario. Que siempre se desahogaba escribiendo todo lo que sentía y no decía...Aunque tengo muy poco tiempo en esto me ha gustado mucho recibir consejos desinteresados cuando siento que no tengo otra salida.
La experiencia de los blogs es algo nuevo que sin duda se quedará....

luis dijo...

La explicacion mas sencilla y que abarca mas situaciones, es que estamos un poco loco. A esa misma conclucion habia llegado hace tiempo.
de otra forma no tendria un blog. entonces ¿no tener un blog es prueba irrevatible que se goza de buena salud mental?
No se, pero eso no lo podria decir yo, ya que por tener un blog me hace sospechoso de estar loco, y por lo tanto mis conclusiones estarian parcializadas y no podrian ser tomadas en cuenta.
y por fin llegamos al meollo. afirmo que esta frase es falsa.