viernes, 8 de febrero de 2008

Anti-Héroes


Otras veces me han escuchado despotricar del lado oscuro de Caracas: me han escuchado quejarme de los carros que no paran en la luz roja; han compartido mi dolor por las motos que se comen el espacio de las aceras de mi ciudad (ayer ví lo peor de todo, un espacio en plena Av. Sucre pintarrajeado en el piso, con pintura amarilla, y el rótulo "Reservado para Motos". En plena avenida!); han sufrido junto a mí mi desprecio por los buhoneros que se comieron mis boulevares y demás avenidas (también ayer "disfruté" con la visión de un cartelito pegado en Coopercentro, que decía algo así como "El Alcalde la prendió, apáguela con el desalojo a los buhoneros" y tenía un dibujito de una bomba... Sencillamente, artístico).

Ahora, disfruten de otro de mis desahogos.

Mi pareja almorzó ayer en Galerías Ávila, en La Candelaria, y agarró su carro para ir a La Electricidad de Caracas, en Santa Rosa, donde está haciendo outsourcing actualmente. Un trayectico de unos 15 minutos con todo y cola.

Pues a mitad de ese recorrido una pareja de malvivientes se le acercó, la encañonó, y le robó su anillo de matrimonio. Al final, como guinda, el ladrón principal pretendió darle un beso de despedida. Realmente enternecedor.

Lo peor no fué eso. Lo peor fué que llegara a su trabajo y en lugar de un "que bolas que te robaron", o un "deberían matarlos a todos", o algo así, recibiera frases como "pero por qué no te fuiste en bus" (como si eso garantizara que no la iban a robar), "eso fué por no llevar la ventana cerrada" (claro, con los vidrios antibalas que no tiene su carro... O a lo mejor es que las ventanas cerradas tienen un efecto adverso en la psique del choro), y otras joyitas por el estilo.

O sea... Tan acostumbrados estamos ya a la idiosincrasia venezolana? Ver que un autobusero no se coma la luz es novedad? Encontrar un policía que no nos matraquee en una esquina cualquier quincena en lugar de estar atrapando malvivientes nos causaría ya un paro cardíaco por la sorpresa? Ya no es culpa del ladrón, o del gobierno, o de Chávez, o de la policía que no hace su trabajo, o de la educación -o falta de ella- que recibimos en Venezuela, o de los padres que no hicieron su trabajo, o de la costumbre de premiar el comodismo, o de lo que sea, sino que la culpa es nuestra por dejarnos robar, aún cuando no estamos haciendo ninguna locura estilo pasear con las cadenas de Mr. T una noche de quincena por el Guarataro?

En algún lugar nos perdimos en el camino de la vida, no creen? En algún lugar esto se torció, y como diría mi gran amigo J, este país se fué por el orto. Ya estamos tan contaminados que vemos esas cosas como "normales", como "bien"... Se nos hace necesario salir un tiempo de nuestra ciudad, de nuestro país, para darnos cuenta de que no todo -no nada!- está bien. Que el alto costo de la vida, la delincuencia, la carencia de los alimentos básicos, la falta de libertad, la ciudad sucia, la gente sin norte, alma, vergüenza u honor, NO ESTÁN BIEN!

Una vez más me dejo llevar por mi hiperactiva imaginación, y pienso "qué pasaría si, como en Héroes, algunas de las personas tuvieran poderes sobre-humanos?

Si yo tuviera super-fuerza, un par de ladrones hubieran ido a parar al Guaire luego de recorrer algunos kilómetros por el aire, del patadón que les daría.

Poderes mentales? Les quemaría el cerebro, dado caso de que lo encontrase.

Dominación mental? Dios sabe que lo que les mandaría que se hiciesen no estaría bien... Pero también sabe que lo disfrutaría mucho.

Regeneración? Me salgo del carro, y le caigo a golpes al ladrón. Que me dispare...

Control del clima? Del tiempo? Teleportación? Rayos láser? Dientes de medio metro? Piel elástica? Anillos, de roca La Mole quiero ser...?!? Saben que sería genial...

Pero volvamos a la realidad. Nada de eso existe (al menos, que yo sepa), así que no podemos contar con ello. Solo podemos contar con nosotros, con nuestra buena voluntad, con nuestras ganas de que la situación se arregle, con la esperanza de que podamos volver a vivir sin aprensión, que volvamos a los tiempos en los que podíamos dormir con las puertas de las casas abiertas, y confiar en el de al lado.

Es por eso que estamos irremisiblemente perdidos...


Muéstrame un hombre sano y lo curaré por tí. -- Carl Jung

El mal es poco espectacular y siempre humano. Y comparte nuestra cama y come en nuestra propia mesa. -- W. H. Auden (Herman Melville)

Lo que llamamos maldad, me parece a mí, es simplemente ignorancia golpeando su cabeza en la oscuridad. -- Henry Ford

Lo único necesario para que el mal triunfe es que los hombres buenos no hagan nada. -- Edmund Burke

El mundo es un lugar peligroso. No debido a la gente malvada, sino a la gente que no hace nada al respecto. -- Albert Einstein

Somos nuestro propio demonio, y hacemos de este mundo nuestro infierno. -- Oscar Wilde

3 comentarios:

Belkys C. Hernández M dijo...

En todo eso pienso cuando que te digo que perdí la fe en este pais. Más allá de quien nos gobierna y "sus seguidores" (que son más consecuencia que causa), el problema somos todos.

CHJ dijo...

Todo lo que dices es verdad y es aún más triste....no importa quien esté mandando, esto es la misma mie.....

Trustno1 dijo...

Definitivamente, es el colmo. Quisiera poderes...