jueves, 14 de febrero de 2008

Feliz Día de los Regalos


Mi núcleo familiar básico siempre ha girado alrededor de las 10 personas. A veces sube un poco, a veces baja demasiado, pero creo que 10 es una buena aproximación. Y que conste que es el básico, la familia CERCANA, la que vive en la misma casa, sin contar tíos, primos, y gente que vea menos de una vez a la semana.

Mi familia política (no, no me refiero a los que opinan lo mismo que yo sobre el gobierno) es algo más pequeña, pero igual se ubica en un sólido conteo de 5 personas. Algunos dirán que bajó un poco, pero no fué así: solo se diseminó geográficamente. Y de hecho, ahora va palo arriba.

Amigos, lo que se dice amigos, no tengo muchos, pero son muy buenos. Y creo que, sin sacar mucha matemática, diría que 10 también es una muy buena aproximación, aunque probablemente me haya quedado corto.

Añadamos a eso unas 5 personas consideradas como error estadístico: alguien de la oficina, o esa persona que se te presentó de sorpresa, o aquella que está al lado del verdadero receptor del regalo, o el hijo de alguno de los anteriores.

Ah! Y no olvidemos, por supuesto, a las dos maravillas con las que convivo. Quizás ya estén contados arriba, pero creo que no se pondrá nadie bravo por solo dos personas más...

Total, total? El número que estamos manejando debe girar alrededor de las 32 personas. 32 personas (cómo se pone el "32" en mayúsculas? Está después de un punto!) a las que, cada año, debo tomar en cuenta en fechas de regalos. 32 regalos de cumpleaños, 32 regalos de Navidad, 32 personas a quienes invitar a cada uno de los cumpleaños y celebraciones que haga, 32 personas a tomar en cuenta en fechas genéricas de regalos, como el Día de los Enamorados (al que aquellos que están solos insisten en llamarlo "del Amor y la Amistad"), el Día de las Madres, de los Padres, de los Ingenieros, de los Niños, día de Reyes, Aniversarios, Graduaciones, Nacimientos, y pare usted de contar.

No piensen en mí como un Grinch de esos que no les gusta celebrar, o un Scrooge al que no le gusta regalar. Me gustan las celebraciones, tanto que Navidad probablemente sea mi día preferido del año (por sobre mi cumpleaños, que nunca me ha parecido particularmente celebrable), y me fascina dar o recibir regalos. En serio. Pero sí hay un par (bueno, un trío) de cosas sobre el ritual de los regalos, que me molesta.

Primero, la cantidad de fechas para regalar. En mi caso, luego de sumado el total, resulta que al año DEBO entregar 32+32+32=96, sin contar que además los invito a mis celebraciones. Casi 100 regalos al año. Más o menos un regalo cada 3 o 4 días. No son como que muchos? No les quitan lo especial a cada regalo, por ser tantos? No se vuelve un problema con el "no le puedo dar eso, porque ya se lo dí hace 2 años"? No se convierte en una carrera por comprar regalos, en lugar de poder elegir el regalo perfecto en cada caso, aquel que te hable y diga "llévame, que soy perfecto para esa persona"?

Segundo, la razón del regalo. Creo yo que lo lindo del regalo es decirle a la otra persona "epa, aquí estoy, a tu lado, eres especial". No lo podemos hacer sin gastar tanto dinero? Vernos y compartir un café (chocolate, en mi caso) o una foto, o muchos recuerdos, no es un regalo mucho más lindo? En verdad que estoy a punto de apoyar a los cínicos que dicen que la Navidad se colocó en esa fecha solo porque no había ocasiones de regalos en Diciembre, o que el Día de los Enamorados está en Febrero porque había un huequito entre Navidad y Día de las Madres. Y ni hablar de los rollos de las parejas, de "este año vamos allá, porque el pasado fuimos acá".

Tercero, los días que no son de regalos. No pongo en duda que tratar a tu mamá como una Reina el Día de las Madres, pero... No deberías tratarla así cada día? Por qué esperar a una fecha en particular para llevarle el desayuno a la cama? Hazlo este sábado! Por qué esperar a ese día, o al de los Enamorados, para darle a esa mujer especial en tu vida (madre, hija, esposa, novia, arrejunte) un regalo que sea significativo? No mata un poquito lo bonito del regalo?

(Y para tí, que tienes a tu pareja físicamente lejos, no te sientas mal hoy. Celebra que tu corazón late al mismo ritmo que otro en todo este ancho mundo, y suspira por el momento en el que se volverán a ver, tocar, besar. La distancia física no es ni remotamente tan mala como la distancia sentimental. Sonrie, dale muchos besos digitales a quien los espera, y vean la misma estrella a la misma hora esta noche, con la seguridad de que esa persona también lo estará haciendo).

Como les dije antes, no pierdan la bonita tradición de regalarle algo a su pareja (o a esa que quisieran que lo fuera) el día de hoy (no sé en los demás países, pero en Venezuela hoy se celebra el Día de los Enamorados, o San Valentín). Pero mañana, piensen en darle algo de nuevo. Y la semana que viene, sin razón, sorpréndanla con otro detalle.

Dicen por ahí que los pequeños detalles son los que hacen la diferencia, y ya somos muchos a los que se nos ha olvidado eso.

Feliz día...


No puedes tomar responsabilidad por la felicidad de alguien más. -- xkcd

Nunca creí en San Nicolás, porque sabía que ningún blanco entraría a mi barrio de noche. -- Dick Gregory

He vivido ochenta años de vida, y no he aprendido nada, salvo a resignarme y convencerme de que las moscas nacen para ser comidas por arañas, y el hombre nace para ser devorado por el dolor. -- Voltaire

No hagas de tu vida un borrador, pues puede que no tengas tiempo de pasarlo a limpio. -- A. Rossato

4 comentarios:

CHJ dijo...

"Dicen por ahí que los pequeños detalles son los que hacen la diferencia, y ya somos muchos a los que se nos ha olvidado eso".

Nunca es tarde para recordarlo.


Un besote ;)

Lycette Scott dijo...

Jejejeje para mí este día es demasiado comercial

Vanessa Cobis dijo...

Me senti identificada, la gente a perdido la noción de los detalles en cualquier fecha sin atender a ninguna razón en particular, más que la celebración de la existencia de esa persona que consideras especial, del agradecimiento que siempre está presente por que este en tu vida, y por tener el maravilloso privilegio de contar con ella y poder cada día conocerla más y más.
Cualquier, detalle es válido ,desde una nota escrita en una servilleta, hasta la grata compañía de tu amigo incluso de tu familia.Espero que nunca dejen de decir un "te quiero" acompañado de cualquier demostración que nunca estará sobrando. Creanmelo.

Oscuridad dijo...

Gracias por estas notas, aunque no estén precisamente en servilletas... Besos a las tres.